Nota

Universidad Nacional de Cuyo - Facultad de Filosofía y Letras

07 de Diciembre de 2009 |

Elaboraron la historia de la vitivinicultura en Mendoza

Un grupo de historiadores decidió relatar el fenómeno del vino en la provincia de Mendoza desde una mirada cultural, a partir del análisis de cómo esta industria influyó en el desarrollo de la idiosincracia regional. Además del aspecto económico, la vitivinicultura es la clave del desarrollo social y cultural, porque más allá de la explosión de inversiones de los últimos años, la vid y el vino siempre estuvieron presentes en el desarrollo y progreso de la región y fue a partir de esta industria, que nacieron actividades paralelas como el turismo. También, el paisaje vitivinícola mendocino está arraigado a la historia de la provincia.
Elaboraron la historia de la vitivinicultura en Mendoza

Luego de una década en la que el vino argentino encontró los mercados internacionales, cosechó premios y reconocimientos y atrajo fuertes inversiones, surgieron innumerables estudios sobre su importancia económica. Sin embargo, poco se hizo desde el punto de vista cultural, es decir, qué representa la vitivinicultura para una región como Mendoza, donde se produce el 80% de los vinos del país.

Para encontrar una respuesta, un grupo de investigadores de la UNCuyo decidió contar “La historia de la vitivinicultura a través de sus protagonistas”, un relato que traspone la visión de la fase industrial y aborda el significado del vino tanto social como cultural en la provincia. Así lo sostiene Adolfo Cueto, director de la investigación: “La vitivinicultura es una actividad económica y productiva que, por su propia naturaleza, trasciende los límites de estos campos para transformarse en generadora y motor de la matriz e identidad social, política y cultural de Mendoza. La vitivinicultura es generadora de un sentimiento de pertenencia a la región”.

Así, respetando una cronología, los historiadores rescataron del pasado el accionar de los diferentes hacedores de la vitivinicultura, “aquellos actores sociales cuyas acciones impactaron en el desarrollo vitivinícola a lo largo de la historia de la región”, explican.

La liturgia del vino

Según los historiadores, los primeros viñedos implantados en el país estaban en Santiago del Estero hacia 1553, ya que esta es la primera fundación en el actual territorio argentino. De allí habría llegado la primera cepa que se planta en Mendoza. Pero otras fuentes afirman que fue desde Santiago de Chile desde donde llegó la vid a la provincia, “esto tiene fuerza si se tiene en cuenta que Francisco de Villagra llega al territorio mendocino en 1551, y si bien no se funda la ciudad hasta 1561, el intercambio con el pueblo huarpe por el sistema de encomienda es una práctica corriente”.

Más allá del origen incierto, sí es verídico que fueron los curas españoles los que “importaron” las primeras plantas, ya que la elaboración de vino estuvo originalmente vinculada a la liturgia religiosa del catolicismo más que a una actividad comercial. “El vino, clave en la misa cristiana y por ende en la evangelización española en América, hace que la vitivinicultura encuentre en las órdenes religiosas a sus primeros hacedores”, analizan los investigadores.

Además, otro aspecto que fundamenta la tesis es que el vino -desde sus orígenes y hasta el siglo XVIII- más que un acompañante en las comidas, era un alimento básico en la dieta mediterránea, justamente la de los españoles en tiempos de la conquista.

Ahora bien, ¿cuándo se transformó la vitivinicultura en una industria pilar de Mendoza? Cueto señala a InfoUniversidades que fue importante desde la fundación de la ciudad, aunque existían otras actividades económicas, como la producción de cereales, los alfalfares y el engorde de ganado, con fuerte protagonismo. Pero el salto se da a fines del siglo XIX, con la inmigración europea mediterránea (españoles e italianos) “que significa un aporte cualitativo de mano de obra y un mercado consumidor local” para el vino, recuerda Cueto. Y si a ello se suma la llegada del ferrocarril, la transformación técnica y tecnológica, la crisis de la producción cerealera y el comercio ganadero, se dio todo para la primera explosión de la vitivinicultura como base de la economía mendocina. “Desde 1885 empieza un proceso espectacular de crecimiento y desarrollo hacia la vitivinicultura moderna, aunque aún no podrá hablarse de monocultivo”, advierte el historiador.

Mendoza, país del vino

El equipo de Cueto se planteó que su trabajo también debe servir para aprovechar el nuevo fenómeno del turismo (las bodegas como atractivo para visitantes) y, desde otra perspectiva, como base de datos para asesorar en políticas públicas y privadas relacionadas con la actividad vitivinícola.

“Hay un despertar que revaloriza a la cultura del vino más allá de su naturaleza inicial, generando la necesidad de información y conocimiento de aspectos hasta ahora no analizados”, analiza Cueto. Por eso, era imprescindible elaborar “una historia de la vitivinicultura a través de sus hacedores y protagonistas, que permita comprender la complejidad económica, social, política y cultural que ella encierra”, concluye el investigador.

Martina Funes
Universidad Nacional de Cuyo

Área de Divulgación científica
prensa@uncu.edu.ar
www.uncu.edu.ar


NOTAS DESTACADAS
Nanopartículas de óxido para el tratamiento de enfermedades genéticas
Semillas ancestrales en panes más sanos y nutritivos
Investigadores de la UNT producirán harina de batata apta para celíacos
Jóvenes y el cuidado de su salud: las relaciones de micromachismo a revisar
Cómo afectará el cambio climático a las áreas de distribución del quebracho blanco
Una barra de cereal nutritiva con material residual de la elaboración de cerveza
NOVEDADES
Elaborarán barritas proteicas a partir de lactosuero
Un científico rosarino estudia las estrellas de neutrones
La UNR producirá medicamentos pediátricos críticos
Científicos tucumanos realizan diagnósticos por medio de inteligencia artificial
Cuál es la percepción social acerca de la enfermería comunitaria
La Máquina de Desaparecer: una instalación del fotoperiodista Eduardo Longoni
AGENDA
NOTAS RELACIONADAS
EcoCiencia
Cuidar el agua es clave

Cuidar el agua es clave

A raíz de la bajante extraordinaria del río Paraná, un equipo de investigadoras de la UNR realizó un informe sobre el consumo responsable de agua en ...

NOTAS MÁS LEÍDAS
La producción de biogás y biofertilizantes a partir de desechos agrícolas es una oportunidad para pymes agropecuarias
El sedentarismo, la obesidad y su impacto en los niños
Convierten desechos agroindustriales en suplementos dietarios naturales
SENASA aprobó una innovadora vacuna contra la rabia animal producida por la UNL
“Yateí”, la abeja nativa sin aguijón es una excelente opción para diversificar la producción de miel
NOTAS ACADÉMICAS
El cine y la literatura a la luz de las nuevas tecnologías
Una investigadora de la UNQ en Harvard
Carlos Castro: “El objetivo es alumbrar aquellos espacios en los que creíamos que no era posible la luz"
Ramiro Perrotta, biotecnólogo de la UNQ, participará del proyecto para resucitar al mamut lanudo
Esponja y trapo rejilla ¿aliados en la cocina o reservorio de bacterias?

PALABRAS CLAVES
vitiviniculturacepa
logo SIU logo CIN logo SPU logo Ministerio de Educación

Argentina Investiga - Todos los derechos reservados