Nota

Universidad Nacional de las Artes - Area Transdepartamental de Críticas de Artes

09 de Abril de 2009 |

Genealogía de las pantallas: el caso iPhone

Desde la bidimensionalidad propuesta inicialmente por la pintura, las pantallas están presentes en casi todos los ámbitos. La fotografía, el cine, la televisión y las computadoras forman parte de una serie de pantallas que suponen distintos empleos, según cada usuario. Con la aparición del iPhone, la relación con el nuevo dispositivo cambia. En el trabajo de investigación “Regreso a ‘Pantallas’” se plantean algunos aspectos de este vínculo.

Nuestra cultura está atravesada por las pantallas, esas “superficies laminares al servicio de fines diversos relacionados con la atenuación, el reflejo o la proyección de los rayos luminosos”, según define el director del Area Transdepartamental de Crítica de Arte, doctor Oscar Traversa, en su trabajo “Regreso a ‘Pantallas’”. El uso que se les da habitualmente a estos instrumentos se relaciona con la presentación de imágenes y sonidos en un montaje que sirve como “soporte de la producción social de sentido y, en consecuencia, como agente de construcción de la realidad”.

Así, las pantallas cinematográfica y televisiva se destacan sobre otras configuraciones como la escritura, la pintura o la fotografía, cuya incidencia en la producción de fenómenos sociales es “a nivel planetario”. Teniendo en cuenta esta condición es posible plantear cuál sería su estatuto en una actualidad signada por una tecnología en expansión constante, hecho que posibilita distintos vínculos con las pantallas que aparecen en el mercado y, en consecuencia, en la cultura contemporánea.

Desde las primeras imágenes en movimiento proyectadas en el cine y más tarde en la televisión, la relación entre percepción y pantalla durante el siglo XX fue modificándose. Según el modo de esta relación las pantallas implican una exterioridad corporal, mientras que las creadas a partir de las nuevas tecnologías requieren mayor proximidad. Así lo explica Traversa a InfoUniversidades: “Cada régimen de pantalla implica cierto posicionamiento del cuerpo, no sólo en cuanto a las disposiciones de sus analizadores de la luz y del sonido, ojos y oídos, sino a todas las dimensiones de su despliegue (de distancia, musculares, de instalación en distintos ámbitos, etc.)”. Por lo tanto, la televisión es una experiencia pasiva, ya que en esta pantalla todo transcurre sin necesidad del control del usuario, mientras que en las pantallas interactivas de la computadora o del celular su intervención es fundamental.

El trabajo de Oscar Traversa se aproxima, en el apartado llamado “Coda”, a uno de los fenómenos sociales y de consumo más resonantes: el lanzamiento del iPhone, el teléfono celular de avanzada creado por Apple. Según su perspectiva, pensar a este nuevo invento como una pantalla es una verdad parcialmente, ya que “no se inscribe en los mismos relatos que permitieron y habilitaron la gigantesca expansión del cine y la televisión”, de modo que sólo podría asociarse con estos dispositivos desde lo apariencial.

El iPhone implica un fundamento funcional desde sus orígenes, ya que reúne varias aplicaciones en un mismo aparato. Apple lo presenta como un teléfono inteligente multimedia, que incluye cámara de fotos, procesador de textos, servicios de internet y reproductor de música, entre otras alternativas. La pantalla táctil “multi-touch” tiene un teclado virtual, múltiples herramientas y tres sensores: uno de proximidad, otro de luz ambiental y un tercero (un “giróscopo”, indica Traversa) que detecta la orientación del teléfono y cambia la pantalla según cómo esté colocado.

De este modo, el iPhone sería “un cuasi-aditamento corporal” porque está preparado para modificar la pantalla, adaptando el tamaño de imagen o la intensidad del sonido según la proximidad del usuario. La pantalla del iPhone puede entenderse a la vez como espacio de transmisión y de producción en el que los menúes y las opciones disponibles se superponen a las imágenes, por lo que la pantalla táctil se convierte en una superficie “que ‘siente’, que acompaña a otra superficie que siente nuestro cuerpo”.

Así como en la pantalla grande de los cines o en las más pequeñas de los televisores, también es posible ver films completos en el iPhone (incluso existen trailers cinematográficos realizados especialmente para estos celulares). Con las nuevas tecnologías se reformulan las condiciones de reconocimiento, dado que sus pantallas son individualizadas y no permitirían constituir vínculos que habiliten una producción social de sentido. Por lo tanto, y como propone Traversa a modo de conclusión, este fenómeno en desarrollo permanente que impulsa a las nuevas tecnologías (la Wii, de Nintendo; la HP TouchSmart: el BlackBerry) requiere de una disciplina a la luz de la que se puedan observar estas cuestiones, una protosemiótica como punto de partida para comprender más en profundidad la “genealogía de las pantallas” y su impacto social en la cultura actual.

Betina Bróccoli


NOTAS DESTACADAS
Por qué fallaron las encuestas en 2019
Las transformaciones sociales que dejó la pandemia
La importancia de la alimentación de los adultos mayores para prevenir enfermedades
El trabajo de la Universidad por la ampliación de derechos
Mi reloj interno: una aplicación para mejorar el sueño
Con la ayuda de un implante cerebral una persona ciega logró ver formas y objetos
NOVEDADES
Son víctimas de la quinta pandemia de cólera los restos humanos hallados en una fosa común del siglo XIX en Córdoba
Ontología crítica del encierro: una obra que aborda la desigualdad desde lo subjetivo
La diversidad de plantas en los techos verdes favorece la variedad de insectos benéficos
Fabricarán snacks de frutas con alto valor nutricional
La UNT logró patentar un queso enriquecido con yacón
Un sensor electroquímico para la detección de soja transgénica en semillas
AGENDA
NOTAS RELACIONADAS
NOTAS MÁS LEÍDAS
La presencia de microplásticos en líquenes afecta la salud humana y la biodiversidad
Cultura pop: entre la celebración y la resignificación
La UNT logró patentar un queso enriquecido con yacón
Erosión hídrica, el enemigo silencioso que ataca el suelo
El panorama a futuro después de la pandemia
NOTAS ACADÉMICAS
Las tecnologías digitales como constructoras de subjetividad
Un espacio para que la economía vuelva a ser política y social
El panorama a futuro después de la pandemia
Por un big data más igualitario
Estrés académico: un análisis sobre el miedo a rendir exámenes


logo SIU logo CIN logo SPU logo Ministerio de Educación

Argentina Investiga - Todos los derechos reservados