Nota

Universidad Nacional de Córdoba - Facultad de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales

30 de Abril de 2012 | 3 ′ 53 ′′

La mayor base de datos sobre plantas del mundo

Ideada para investigar la biodiversidad y el cambio climático, la base de datos sobre plantas contiene unos 3 millones de datos individuales de 69 mil especies. Su creación fue posible gracias a la colaboración internacional de científicos de 106 instituciones. La iniciativa, inédita no sólo por la cantidad de información sino también por su estilo colaborativo global, es manejada por un comité coordinador del que forma parte Sandra Díaz, investigadora de la UNC.
La mayor base de datos sobre plantas del mundo

Los caracteres funcionales de las plantas determinan cuán rápido pueden crecer y cómo pueden reaccionar ante factores climáticos. También influyen sobre las propiedades de los ecosistemas, como la velocidad a la que se procesan los nutrientes, la cantidad de agua del suelo que regresa a la atmósfera, o la cantidad de carbono que se puede capturar de ella. La falta de datos sobre las características funcionales de un número alto de especies ha significado un cuello de botella en la construcción de modelos de los efectos del cambio ambiental global sobre los ecosistemas a gran escala.

La nueva base de datos, llamada TRY, promete superar este obstáculo, ya que posibilitará una representación más realista de la diversidad en los modelos integrados de ecología terrestre. Otro aspecto fundamental de la ecología al que TRY contribuye es la comprensión de los mecanismos más locales, ya que muestra cómo las plantas afectan los procesos de los ecosistemas y los beneficios que las sociedades obtienen de ellos.

Sandra Díaz, investigadora del Instituto Multidisciplinario de Biología Vegetal, participa del comité coordinador y señaló a InfoUniversidades que “la base se organizó como una iniciativa cooperativa o comunitaria; se solicitaba a los participantes que contribuyeran con sus datos para el bien de toda la comunidad científica y también se les ofrecían beneficios por su participación, como la estandarización y pulido de sus datos y el derecho de acceder a la información de otros. Al momento de contribuir, los autores deciden qué opciones de accesibilidad quieren tener para sus datos y estas opciones se pueden actualizar a medida que ellos lo decidan. La escala de los desafíos que enfrentamos requiere nuevos modos de hacer ciencia; hacen falta bases de datos y redes de investigadores de una magnitud y grado de integración mayores de los que son familiares a gran parte de la comunidad científica”.

En este sentido, TRY no es sólo un gran repositorio de información sino una iniciativa sin precedentes dentro de la ecología, desde el punto de vista del estilo comunal y global de colaboración.

“Las reglas de acceso a los datos dependen de si los interesados ya han depositado información en la base, del tipo de objetivo y también de las restricciones que ponga cada autor. Pero en todos los casos es totalmente gratuita y el espíritu general es avanzar progresivamente hacia el acceso libre para todos”, explica la investigadora.

La base está alojada en el Instituto Max Planck de Biogeoquímica de Jena, en Alemania. Otras instituciones que lideran la iniciativa son el Centre National de la Recherche Scientifique (CNRS), las universidades de París–Sud de Francia, Leipgzig y Macquarie de Australia.

La iniciativa es auspiciada por el Programa Global de la Geosfera y la Biosfera (IGBP) y DIVERSITAS (el Programa Internacional de la Ciencia de la Biodiversidad, del cual participa Argentina) y ha provisto datos de base a unos 70 proyectos de investigación. La contribución de caracteres funcionales de plantas de Argentina y América Latina es coordinada por el Núcleo DiverSus, con el apoyo del Instituto Interamericano sobre el Cambio Global (IAI).

La mayor base de datos sobre plantas del mundo

Centros de investigación (rojo) y sitios de campo (azul) de donde provienen los datos de caracteres funcionales de plantas que forman parte de TRY. Mapa realizado por J. Kattge, Instituto Max Planck sobre Biogeoquímica, Jena, Alemania.

Eliana Piemonte
Andrés Fernández
Mariana Mendoza
Universidad Nacional de Córdoba

Prosecretaría de Comunicación Institucional
comunicacion@rectorado.unc.edu.ar
www.unc.edu.ar


NOTAS DESTACADAS
Ferroviarios: la historia recuperada de una tarea colectiva
Inteligencia artificial para prevenir fallas en gasoductos
Desarrollan un modelo hidrológico para la cuenca alta de La Picasa
Enología sustentable: buscan emplear los sarmientos de poda en la elaboración de los vinos
La importancia de los censos como herramienta científica y académica
Primer registro de Leishmania braziliensis en un murciélago de Corrientes
NOVEDADES
Diez especies de aves de Río Cuarto se benefician por el manejo orgánico
Crearon un cuero ecológico a base de hongos Reishi
Elaborarán barritas proteicas a partir de lactosuero
Un científico rosarino estudia las estrellas de neutrones
La UNR producirá medicamentos pediátricos críticos
Científicos tucumanos realizan diagnósticos por medio de inteligencia artificial
AGENDA
NOTAS RELACIONADAS
NOTAS MÁS LEÍDAS
La producción de biogás y biofertilizantes a partir de desechos agrícolas es una oportunidad para pymes agropecuarias
Elaborarán barritas proteicas a partir de lactosuero
“Yateí”, la abeja nativa sin aguijón es una excelente opción para diversificar la producción de miel
Jóvenes y el cuidado de su salud: las relaciones de micromachismo a revisar
Kit de riego automatizado que busca promover la soberanía alimentaria
NOTAS ACADÉMICAS
Fray Mamerto Esquiú, beato y defensor de la Constitución de 1853
La UNC forma parte del proyecto astronómico “Salta ventana al universo”
Diseño gráfico: el valor de la profesión y su importancia histórica
La participación política femenina en Córdoba, más allá de la historia escrita en masculino
El cine y la literatura a la luz de las nuevas tecnologías


logo SIU logo CIN logo SPU logo Ministerio de Educación

Argentina Investiga - Todos los derechos reservados