Nota

Universidad Argentina de la Empresa - Facultad de Ingeniería y Ciencias Exactas

25 de Enero de 2021 | 6 ′ 37 ′′

Microorganismos nativos que mejoran la producción hortícola

El Instituto de Tecnología (INTEC) de la Fundación UADE desarrolló una colección de Microorganismos nativos que mejoran la nutrición y salud de las plantas sin la necesidad de utilizar agroquímicos.

El sector hortícola cumple un rol importante en nuestro país, que incluye la satisfacción de la demanda interna de alimentos para una dieta equilibrada hasta la generación de trabajo genuino. Esencialmente, las hortalizas son valoradas por su gran contenido en vitaminas, minerales y fibras que favorecen una dieta equilibrada. Es por esto, que los alimentos que ingerimos deben estar aptos para el consumo sin la presencia de agroquímicos que perjudican la salud.

Actualmente, en los sistemas de producción intensivos se utilizan insumos químicos, como fertilizantes y fitosanitarios. Estos agentes son usados por los productores por su capacidad de proteger a los cultivos contra cualquier tipo de plaga que los pueda dañar durante su crecimiento. Sin embargo, la aplicación incorrecta representa un riesgo para la salud de los ecosistemas y de las personas, principalmente si no se respetan los tiempos de carencia. El tiempo de carencia de un fitosanitario es el tiempo mínimo que debe transcurrir entre la última aplicación del producto y la cosecha del cultivo para su comercialización.

Como alternativa a los productos químicos, han aparecido pequeños productores dedicados a la horticultura agroecológica y la orgánica ofreciendo un diferencial para un público creciente. A grandes rasgos, estas prácticas buscan prescindir parcial o totalmente de los insumos químicos, acercándose a un modelo de producción que sintonice con los procesos naturales.

Estas nuevas tendencias abrieron el camino al desarrollo de insumos innovadores, entre los que se encuentran los inoculantes microbianos. Estos son productos basados en microorganismos vivos e inocuos que estimulan el crecimiento y sanidad de las plantas, convirtiéndose en una alternativa ecológica para el sector hortícola.

Investigadores del Instituto de Tecnología de UADE aislaron y seleccionaron hongos del género Trichoderma, que funcionan como biofertilizantes para especies hortícolas de hoja como la rúcula. Ensayos de plantas realizados en condiciones de vivero demostraron que la inoculación con estos hongos estimula la germinación e incrementa el peso fresco de las plantas hasta un 75% en comparación con plantas no inoculadas. Esto se debe a la capacidad de estos hongos de actuar como biofertilizantes y bioestimulantes, favoreciendo el crecimiento de las plantas.

Los resultados sugieren que inoculantes en base a cepas nativas de Trichoderma representarían una opción ecológica y económica para incrementar la productividad de estos cultivos reduciendo el uso excesivo de agroquímicos.

En tiempos donde se busca la generación de medios sustentables para evitar la contaminación del medio ambiente, la inoculación de microorganismos nativos que mejoran la nutrición de la planta sin el uso de agroquímicos puede llegar a ser una verdadera opción. Más todavía, si las universidades comienzan a investigar y explorar en la temática. El potencial que el sistema científico y de educación superior le pueden dar a la identificación de inoculantes nativos va a mejorar el rendimiento de la producción agropecuaria sin la utilización agroquímicos. De esta manera, se podrá producir en condiciones ecológicas más sustentables y amigables sin resignar alta productividad.

El sector hortícola cumple un rol importante en nuestro país, que incluye la satisfacción de la demanda interna de alimentos para una dieta equilibrada hasta la generación de trabajo genuino. Esencialmente, las hortalizas son valoradas por su gran contenido en vitaminas, minerales y fibras que favorecen una dieta equilibrada. Es por esto, que los alimentos que ingerimos deben estar aptos para el consumo sin la presencia de agroquímicos que perjudican la salud.

Actualmente, en los sistemas de producción intensivos se utilizan insumos químicos, como fertilizantes y fitosanitarios. Estos agentes son usados por los productores por su capacidad de proteger a los cultivos contra cualquier tipo de plaga que los pueda dañar durante su crecimiento. Sin embargo, la aplicación incorrecta representa un riesgo para la salud de los ecosistemas y de las personas, principalmente si no se respetan los tiempos de carencia. El tiempo de carencia de un fitosanitario es el tiempo mínimo que debe transcurrir entre la última aplicación del producto y la cosecha del cultivo para su comercialización.

Como alternativa a los productos químicos, han aparecido pequeños productores dedicados a la horticultura agroecológica y la orgánica ofreciendo un diferencial para un público creciente. A grandes rasgos, estas prácticas buscan prescindir parcial o totalmente de los insumos químicos, acercándose a un modelo de producción que sintonice con los procesos naturales.

Estas nuevas tendencias abrieron el camino al desarrollo de insumos innovadores, entre los que se encuentran los inoculantes microbianos. Estos son productos basados en microorganismos vivos e inocuos que estimulan el crecimiento y sanidad de las plantas, convirtiéndose en una alternativa ecológica para el sector hortícola.

Investigadores del Instituto de Tecnología de UADE aislaron y seleccionaron hongos del género Trichoderma, que funcionan como biofertilizantes para especies hortícolas de hoja como la rúcula. Ensayos de plantas realizados en condiciones de vivero demostraron que la inoculación con estos hongos estimula la germinación e incrementa el peso fresco de las plantas hasta un 75% en comparación con plantas no inoculadas. Esto se debe a la capacidad de estos hongos de actuar como biofertilizantes y bioestimulantes, favoreciendo el crecimiento de las plantas.

Los resultados sugieren que inoculantes en base a cepas nativas de Trichoderma representarían una opción ecológica y económica para incrementar la productividad de estos cultivos reduciendo el uso excesivo de agroquímicos.

En tiempos donde se busca la generación de medios sustentables para evitar la contaminación del medio ambiente, la inoculación de microorganismos nativos que mejoran la nutrición de la planta sin el uso de agroquímicos puede llegar a ser una verdadera opción. Más todavía, si las universidades comienzan a investigar y explorar en la temática. El potencial que el sistema científico y de educación superior le pueden dar a la identificación de inoculantes nativos va a mejorar el rendimiento de la producción agropecuaria sin la utilización agroquímicos. De esta manera, se podrá producir en condiciones ecológicas más sustentables y amigables sin resignar alta productividad.

Leandro Ezequiel Ungaro
Universidad Argentina de la Empresa

Departamento de Prensa
loferraro@uade.edu.ar
www.uade.edu.ar


NOTAS DESTACADAS
Nanopartículas de óxido para el tratamiento de enfermedades genéticas
Semillas ancestrales en panes más sanos y nutritivos
Investigadores de la UNT producirán harina de batata apta para celíacos
Jóvenes y el cuidado de su salud: las relaciones de micromachismo a revisar
Cómo afectará el cambio climático a las áreas de distribución del quebracho blanco
Una barra de cereal nutritiva con material residual de la elaboración de cerveza
NOVEDADES
Elaborarán barritas proteicas a partir de lactosuero
Un científico rosarino estudia las estrellas de neutrones
La UNR producirá medicamentos pediátricos críticos
Científicos tucumanos realizan diagnósticos por medio de inteligencia artificial
Cuál es la percepción social acerca de la enfermería comunitaria
La Máquina de Desaparecer: una instalación del fotoperiodista Eduardo Longoni
AGENDA
NOTAS RELACIONADAS
EcoCiencia
Cuidar el agua es clave

Cuidar el agua es clave

A raíz de la bajante extraordinaria del río Paraná, un equipo de investigadoras de la UNR realizó un informe sobre el consumo responsable de agua en ...

NOTAS MÁS LEÍDAS
La producción de biogás y biofertilizantes a partir de desechos agrícolas es una oportunidad para pymes agropecuarias
El sedentarismo, la obesidad y su impacto en los niños
Convierten desechos agroindustriales en suplementos dietarios naturales
SENASA aprobó una innovadora vacuna contra la rabia animal producida por la UNL
“Yateí”, la abeja nativa sin aguijón es una excelente opción para diversificar la producción de miel
NOTAS ACADÉMICAS
El cine y la literatura a la luz de las nuevas tecnologías
Una investigadora de la UNQ en Harvard
Carlos Castro: “El objetivo es alumbrar aquellos espacios en los que creíamos que no era posible la luz"
Ramiro Perrotta, biotecnólogo de la UNQ, participará del proyecto para resucitar al mamut lanudo
Esponja y trapo rejilla ¿aliados en la cocina o reservorio de bacterias?

logo SIU logo CIN logo SPU logo Ministerio de Educación

Argentina Investiga - Todos los derechos reservados