Nota

Universidad Nacional de Lanús - Departamento de Salud Comunitaria

22 de Junio de 2020 | 7 ′ 29 ′′

Cárceles y consumos problemáticos: reflexiones urgentes acerca de la pandemia

Grupos de trabajo de la UNL sobre Derechos Humanos y Consumo elaboraron aportes específicos para el tiempo bisagra que genera el avance de la pandemia. Abordan la necesidad de aplicar medidas sanitarias a partir de la aplicación de protocolos claros ante casos sospechosos, la provisión de insumos de higiene y limpieza de los lugares de detención, así como la urgencia de garantizar la continuidad de los cuidados formales e informales para las personas con consumos problemáticos.

Los eventos violentos que sucedieron en los últimos días en distintas unidades penitenciaras a lo largo del país dan cuenta de que no se está avanzando en responder a las necesidades de la población privada de la libertad. La demora en la respuesta judicial con respecto a modificaciones en regímenes de detención, como por ejemplo prisiones domiciliarias, genera un incumplimiento estatal a las recomendaciones de organismos internacionales de Derechos Humanos.

Los grupos de trabajo sobre Territorios y Derechos Humanos y Consumo del Doctorado y de la Maestría en Salud Mental Comunitaria del Departamento de Salud Comunitaria de la Universidad Nacional de Lanús elaboraron aportes específicos por el avance de la pandemia por COVID-19.

Desde el comienzo de la emergencia sanitaria se han emitido varios pronunciamientos respecto a la problemática de la población carcelaria y consecuentes recomendaciones a diferentes niveles de actuación. A grandes rasgos, estos apuntan a la adopción de medidas sanitarias, la reducción de la superpoblación de los lugares de encierro y la adopción de medidas de compensación (como por ejemplo la autorización para la utilización de celulares). La repercusión y la discusión política, comunicacional y social que se generó por estas medidas no puede ocultar que son necesarias para evitar un aumento de la violencia en dicho ámbito particularmente complejo, así como para prevenir la extensión de la pandemia en contextos de encierro.

Cárceles y salud mental

Consideramos importante señalar la preocupación acerca de la respuesta sanitaria en el ámbito penitenciario. Asegurar la provisión de servicios de salud suficientes y de calidad es responsabilidad de las diferentes jurisdicciones estatales: sin embargo también implica un desafío para los y las trabajadores de la salud. Producir cuidados para padecimientos subjetivos, en un escenario de tensiones y violencias así como en un contexto en que las prestaciones sanitarias no pueden escapar a las lógicas penitenciarias, resulta complejo y requiere de estrategias creativas y novedosas que no siempre pueden producirse e implementarse en una situación definida por la escasez de personal y la ausencia de estímulos para el trabajo.

En este marco, es necesario instar a la implementación de programas de capacitación sobre bioseguridad, así como al compromiso de cumplimiento por parte del personal de seguridad, quienes desarrollan actualmente y a raíz del contexto una novedosa función de cuidado al interior del penal.

Personas que usan drogas

En estos días se habla del aumento de situaciones de ansiedad, angustia, tristeza, melancolía, abatimiento, desorganización de la vida cotidiana, dificultades para conciliar el sueño, entre otras. En las personas con consumos problemáticos, estos padecimientos suelen tener relación con incrementos en los deseos de consumir y en transformaciones sobre sus prácticas de consumo.

En este contexto consideramos importante que, quienes producimos cuidados formales o informales con personas con consumos problemáticos, busquemos garantizar la continuidad de dichos cuidados. Por otro lado, es importante tener en cuenta que las personas que usan drogas se enfrentan a riesgos adicionales en el marco de la pandemia, que requieren consideración e intervenciones particulares. Por ejemplo, compartir un cigarrillo, un vapeador, una pipa o cualquier otro equipo de inhalación o inyección puede promover el contagio por contacto, pero también porque el consumo de algunas sustancias es responsable de producir intensa tos que incrementa la diseminación viral.

Asimismo conviene advertir que, debido a la prevalencia de algunas condiciones crónicas de salud entre las personas con consumos problemáticos de sustancias, muchas de ellas presentarán un riesgo particular de contraer una enfermedad respiratoria grave si se infectan con COVID-19.

Algunos ejemplos podrían ser:

* La prevalencia de las enfermedades pulmonares obstructivas crónicas (EPOC) y el asma es más alta entre las personas que consumen drogas que en la población general (Palmer et al., 2012).

* Existe una alta incidencia de enfermedades cardiovasculares entre las personas que se inyectan drogas y aquellas que usan cocaína (Thylstrup et al., 2015) (Schwartz et al., 2010).

* El consumo de tabaco y la dependencia de la nicotina pueden aumentar sus riesgos de experimentar resultados más negativos.

* Las prevalencias de portación de VIH, de hepatitis virales y de cáncer de hígado son altas entre las personas que utilizan drogas inyectables.

Por otro lado, las restricciones a la movilidad de las personas debido al aislamiento físico, preventivo y obligatorio complican el acceso a las drogas que consume esta población habitualmente y podría incrementar cuadros de abstinencia, así como situaciones de violencia vinculadas con la obtención de estas sustancias, tanto desde las y los usuarios como desde quienes las trafican.

Antes de finalizar, resulta ineludible advertir sobre los riesgos asociados a la estadía en ciertos centros de internación para el tratamiento de drogas y servicios de bajo umbral, cuyo incumplimiento de condiciones materiales mínimas (llegando incluso al hacinamiento) dificulta la posibilidad de implementar algunas medidas de higiene y distanciamiento físico, fragilizando así la continuidad y las condiciones en que se producen los cuidados.

Los grupos de investigación que llevan adelante estos aportes están conformados por Alejandra Barcala, Mariano Poblet Machado, Pablo Quatrini, Leandro Sabatini, Cecilia Ros, Luciana Rubel y Alejandro Wilner.

Los canales institucionales tanto para casos de denuncia y control ante abusos policiales, como ante violencia familiar o sexual o situaciones relacionadas con uso de drogas:

** Secretaría de Derechos Humanos de la Nación, línea para informar sobre hechos de Violencia Institucional, Tel. 0800-122-5878.

** Órgano de Revisión de Salud Mental, para informar sobre cualquier situación que involucre los derechos de los usuarios y usuarias de los servicios de salud mental (011) 4342-5916/5848 (Fax) 4342-5839 – 0800-333-6776, Mail organoderevision@mpd.gov.ar

**Comité Nacional para la Prevención de la Tortura, para informar sobre malos tratos, abusos, agravamiento de condiciones de detención, torturas, violencia institucional. E-mail: administracion@cnpt.gob.ar

** Respecto de violencia familiar y sexual, la línea 137 (Ministerio de Justicia y DDHH de la Nación) atiende las 24 horas, los 365 días del año. Funciona desde el año 2006 y es atendida por profesionales de Psicología, Trabajo Social y un equipo jurídico, todos con una larga trayectoria de acompañamiento, orientación y seguimiento en estas situaciones de emergencia.

** La línea 141 de escucha y atención de SEDRONAR es un servicio gratuito, anónimo, de alcance nacional y que atiende las 24 horas de cada día. El mismo tiene por objeto acompañar a aquellas personas que atraviesan situaciones de consumo de sustancias, como así también a quienes solicitan ayuda para un/a familiar o amigo/a.

Canal de Youtube del Doctorado en Salud Mental Comunitaria:

www.youtube.com/channel/UC9uFgRsWgJbx_pCp81inx4Q

Facebook: www.facebook.com/smcunla/

Valeria Pujol Buch @

Valeria Pujol Buch


NOTAS DESTACADAS
Mi reloj interno: una aplicación para mejorar el sueño
Desarrollan parches para combatir peligrosas bacterias resistentes a los antibióticos
Con la ayuda de un implante cerebral una persona ciega logró ver formas y objetos
El papel que jugaron las vacunas para controlar enfermedades
Una fórmula para hamburguesas veganas con proteínas de alto valor biológico
Una sola ronda con varios mates
NOVEDADES
Son víctimas de la quinta pandemia de cólera los restos humanos hallados en una fosa común del siglo XIX en Córdoba
Ontología crítica del encierro: una obra que aborda la desigualdad desde lo subjetivo
La diversidad de plantas en los techos verdes favorece la variedad de insectos benéficos
Fabricarán snacks de frutas con alto valor nutricional
La UNT logró patentar un queso enriquecido con yacón
Un sensor electroquímico para la detección de soja transgénica en semillas
AGENDA
NOTAS RELACIONADAS
Arquitectura de la pospandemia

Arquitectura de la pospandemia

Miguel Ángel Vecino, docente e investigador de la UNNOBA, explica las nuevas prioridades para el diseño de espacios compartidos a partir de las ...

NOTAS MÁS LEÍDAS
Diseñan un parche inteligente para curar heridas crónicas
La presencia de microplásticos en líquenes afecta la salud humana y la biodiversidad
Cultura pop: entre la celebración y la resignificación
Diseñan planta recicladora que dará mezcla asfáltica a partir de neumáticos en desuso
La UNT logró patentar un queso enriquecido con yacón
NOTAS ACADÉMICAS
Las tecnologías digitales como constructoras de subjetividad
Un espacio para que la economía vuelva a ser política y social
El panorama a futuro después de la pandemia
Por un big data más igualitario
Estrés académico: un análisis sobre el miedo a rendir exámenes

logo SIU logo CIN logo SPU logo Ministerio de Educación

Argentina Investiga - Todos los derechos reservados