Nota

Universidad Nacional de Luján - Departamento de Ciencias Básicas

22 de Noviembre de 2021 | 5 ′ 10 ′′

La presencia de microplásticos en líquenes afecta la salud humana y la biodiversidad

Investigadores de la Universidad Nacional de Luján detectaron la presencia de partículas de plástico en líquenes, contaminantes emergentes que tendrían consecuencias dañinas para la salud humana y la biodiversidad en general a causa de sus efectos tóxicos.

El Grupo de Estudio en Líquenes Argentinos (GELA) es un equipo de investigadores de la Universidad Nacional de Luján que se dedica al estudio de los líquenes, una asociación simbiótica entre hongos y algas o bacterias, que pueden crecer sobre los árboles, las rocas, los suelos o las redes de nailon.

A fines del año 2019, los investigadores comenzaron a estudiar las comunidades de líquenes que crecen sobre las redes de nailon (los típicos “cubre cercos”) en las zonas residenciales de la localidad de Luján. Revisando el “cuerpo” del liquen, llamado talo, detectaron en las muestras restos de lo que los investigadores clasifican como “material sintético”. En paralelo, a principios del año 2020, el doctor Stéfano Loppi, de la Universidad de Siena, Italia, investigador que hoy trabaja de manera articulada con el equipo de la UNLu, publicó un artículo científico donde demostraba que los líquenes eran capaces de acumular microplásticos.

Los microplásticos (partículas de plástico de menos de 5 mm de longitud) son un problema a nivel mundial, tanto por su producción como por su potencial acción tóxica para la salud humana. Hay trabajos que relacionan estos contaminantes con la aparición de lesiones inflamatorias a nivel pulmonar, otros los vinculan con algunos tipos de cáncer. También existen efectos nocivos registrados para las comunidades biológicas no humanas, por ejemplo, el daño tisular de las paredes del sistema digestivo en los caracoles (gasterópodos terrestres).

Así surge este proyecto de investigación llamado “Acumulación de microplásticos en líquenes como indicador de intensidad de urbanización”. Uno de sus objetivos es cuantificar el contenido de microplásticos en las especies de líquenes locales y relacionar este contenido con la intensidad de urbanización en cada sitio de muestra. Esto permitirá determinar en qué zonas de cada localidad hay más microplásticos en el aire y, por lo tanto, saber qué nivel de contaminación tiene el aire en cada lugar.

Para realizar este análisis, el equipo utiliza dos metodologías de trabajo: por un lado, un método pasivo, por el cual los investigadores realizan la colecta de líquenes que crecen naturalmente en los sitios con diferente nivel de urbanización y, por otro, un método activo por el que se realizan trasplantes. que implican llevar una especie de liquen a las diferentes zonas de muestreo y dejarla crecer por un determinado tiempo (aproximadamente un año, o más).

“Nos propusimos mediante este proyecto determinar cuánta cantidad de microplásticos hay en los líquenes que crecen sobre los troncos de los árboles y los postes de madera de diferentes campos de Luján, en diferentes áreas (casco urbano, zonas residenciales y zona agrícola), y compararlo con la cantidad de microplásticos que tienen los líquenes en la zona del basural de Luján, lugar donde se detectó mayor contenido de microplásticos dentro de los líquenes. Ya hemos conseguido las muestras y estamos en pleno proceso de laboratorio. En estos momentos estamos registrando los primeros resultados. En particular, hemos encontrado microplásticos en lugares donde no esperábamos encontrarlos” destacó a Argentina Investiga el doctor Jonatan Gómez, director del proyecto.

Los investigadores realizaron la cuantificación de microplásticos en líquenes en dos localidades bonaerenses: Luján y Lanús. En la localidad de Luján, el grupo GELA de la UNLu desde 2018 desarrolla proyectos relacionados a la comunidad liquénica local. Por otro lado, en colaboración con la doctora María Eugenia García, de la Universidad Nacional de Lanús, se replica la experiencia.

De esta forma, los investigadores plantean realizar la primera estimación en el país de los niveles de microplásticos en líquenes argentinos. “Esperamos tener a mitad del año próximo los resultados en la localidad de Lanús y en el proceso comenzaremos a poner a prueba el índice que generemos en otras localidades bonaerenses” señaló el especialista.

El proyecto se lleva a cabo a partir de la interacción de cuatro instituciones: la Universidad Nacional de Luján, mediante los miembros del grupo GELA y la colaboración del Departamento de Ciencias Básicas; la Universidad Nacional de Lanús, mediante la participación de la doctora García; la Universidad de Siena, a través de la asistencia técnica del doctor Loppi; y finalmente, la Dirección de Gestión Ambiental de la localidad de Luján.

“Nuestro objetivo final es desarrollar un índice que permita predecir el contenido de microplásticos en los líquenes en función del nivel de urbanización de varias localidades de la Argentina. Si los resultados son consistentes tendremos una herramienta sumamente útil para la gestión y la planificación del medio ambiente” destacó el director del proyecto.

Adrián Terrizzano
Juan Pablo Marangon
Belén Marchesotti
Eduardo Spalletta
Universidad Nacional de Luján

Departamento de Producción Informativa
noticiasunlu@unlu.edu.ar
www.unlu.edu.ar


NOTAS DESTACADAS
Una barra de cereal nutritiva con material residual de la elaboración de cerveza
Cómo afectará el cambio climático a las áreas de distribución del quebracho blanco
Jóvenes y el cuidado de su salud: las relaciones de micromachismo a revisar
Modelos matemáticos: desde lo abstracto hasta su aplicabilidad
Durante la última década crecieron los episodios de consumo excesivo de alcohol en la Argentina
Hacia un uso sustentable de las tierras en la producción agrícola
NOVEDADES
Un científico rosarino estudia las estrellas de neutrones
La UNR producirá medicamentos pediátricos críticos
Científicos tucumanos realizan diagnósticos por medio de inteligencia artificial
Cuál es la percepción social acerca de la enfermería comunitaria
La Máquina de Desaparecer: una instalación del fotoperiodista Eduardo Longoni
La universidad pública apuesta al desarrollo de medicamentos, tratamientos y tecnología médica
AGENDA
NOTAS RELACIONADAS
NOTAS MÁS LEÍDAS
La producción de biogás y biofertilizantes a partir de desechos agrícolas es una oportunidad para pymes agropecuarias
Convierten desechos agroindustriales en suplementos dietarios naturales
El sedentarismo, la obesidad y su impacto en los niños
SENASA aprobó una innovadora vacuna contra la rabia animal producida por la UNL
Desarrollan nanopartículas para el tratamiento de enfermedades genéticas
NOTAS ACADÉMICAS
El cine y la literatura a la luz de las nuevas tecnologías
Una investigadora de la UNQ en Harvard
Carlos Castro: “El objetivo es alumbrar aquellos espacios en los que creíamos que no era posible la luz"
Ramiro Perrotta, biotecnólogo de la UNQ, participará del proyecto para resucitar al mamut lanudo
Esponja y trapo rejilla ¿aliados en la cocina o reservorio de bacterias?

logo SIU logo CIN logo SPU logo Ministerio de Educación

Argentina Investiga - Todos los derechos reservados