Nota

Universidad Nacional de San Martín - Instituto de Investigación e Ingeniería Ambiental

02 de Abril de 2009 |

Termo solar, una idea argentina

En general, la utilización de energía solar térmica en dispositivos portátiles no fue investigada. Estos nuevos productos, cuya fabricación se ha extendido en los últimos años debido a la importancia que adquirió la degradación del medio ambiente y por la competitividad económica que presentan, surgen con el fin de calentar el agua con la energía del sol, almacenarla con la misma eficiencia que un termo convencional y lograr alta portabilidad. El termo solar tiene patente en trámite, aunque su aparición en el mercado es inminente.
Termo solar, una idea argentina

El empleo del sol para el calentamiento de agua a través de colectores de uso doméstico es mundialmente conocido. Existen muchos fabricantes de equipos solares que utilizan distintas tecnologías, y lograron que su uso se haya expandido en los últimos años. Los factores para que sucediera esto son la importancia creciente que está tomando la degradación del medio ambiente y la competitividad económica de este tipo de tecnologías frente a las convencionales.

Sin embargo, la utilización de energía solar térmica en dispositivos portátiles no ha sido investigada, a excepción de las cocinas solares de diversos diseños, eficiencia, tamaño y, por supuesto, de distintos precios. Estas cocinas pueden usarse para calentar agua como función secundaria, pero tienen el inconveniente de que no permiten conservar el calor y son, generalmente, grandes en comparación con el tamaño que ocupa una convencional. Considerando estos antecedentes, surgió la idea de desarrollar el “termo solar”, según se comunicó a InfoUniversidades. El mismo debía conjugar tres factores:

a) Calentar el agua con la energía del sol.

b) Almacenarla para su uso posterior con la misma eficiencia que un termo convencional.

c) Lograr alta portabilidad.

Siguiendo estas premisas, se construyó el primer prototipo artesanal. Los resultados demostraron que funcionaba, y se siguió en su desarrollo. Trabajando sobre la geometría de los espejos reflectores y utilizando nuevos materiales, se construyó un segundo modelo, cuyos ensayos determinaron que se necesitaban 120 minutos para calentar el agua a 70ºC. Esto reflejaba una mejora sustancial en la eficiencia del sistema, pero todavía restaban ajustes por hacer.

Mientras se avanzaba, se comenzó a trabajar, paralelamente, con el diseño industrial del termo y se realizó la simulación digital de varios modelos. Finalmente, se completó el mejoramiento de la eficiencia y el producto comenzó a tener una forma más estética. Con ayuda de todos los investigadores, el termo solar fue finalista del concurso INNOVAR 2006.

A partir de la participación en este concurso comenzó la etapa de desarrollo con fines de comercialización, lo que implicó empezar desde cero, probando distintos tratamientos, ya que las ampollas que fabrica la empresa encargada de su producción son de un vidrio completamente distinto al utilizado en las ampollas artesanales de la muestra.

Tras un nuevo período de investigación, se logró mejorar la eficiencia del prototipo, y se obtuvo un termo que, cuando está abierto, puede calentar agua desde 20ºC a 80ºC en un tiempo que va entre 45 minutos a 1 hora, dependiendo de la época del año. Cuando está cerrado, funciona como un termo y pierde entre 4º y 5ºC por hora en comparación con un termo de acero inoxidable, que pierde 3ºC, y uno convencional de vidrio, que pierde 2ºC.

Con el uso de ampollas disponibles en el mercado, la producción de prototipos experimentales se hizo más accesible económicamente. Con estas mejoras incorporadas, se presentó nuevamente en el concurso INNOVAR 2008 y resultó, otra vez, finalista.

En esta etapa, el Instituto de Investigación e Ingenería Ambiental de la UNSAM colaboró con el proyecto financiando la elaboración de los modelos que se mostraron en la exposición, con un diseño más atractivo visualmente y con una idea más acabada de los obstáculos que quedan por resolver para lograr su comercialización.

El termo solar tiene la patente en trámite y se espera obtenerla a mediados de 2010. Mientras tanto, se desarrollan nuevos prototipos comerciales y afinan cuestiones de diseño. La intención es empezar a comercializarlos durante 2009.

Dolores Caviglia
Universidad Nacional de San Martín

Comunicación Institucional
dbarrera@unsam.edu.ar
www.unsam.edu.ar


NOTAS DESTACADAS
Una barra de cereal nutritiva con material residual de la elaboración de cerveza
Cómo afectará el cambio climático a las áreas de distribución del quebracho blanco
Jóvenes y el cuidado de su salud: las relaciones de micromachismo a revisar
Modelos matemáticos: desde lo abstracto hasta su aplicabilidad
Durante la última década crecieron los episodios de consumo excesivo de alcohol en la Argentina
Hacia un uso sustentable de las tierras en la producción agrícola
NOVEDADES
Un científico rosarino estudia las estrellas de neutrones
La UNR producirá medicamentos pediátricos críticos
Científicos tucumanos realizan diagnósticos por medio de inteligencia artificial
Cuál es la percepción social acerca de la enfermería comunitaria
La Máquina de Desaparecer: una instalación del fotoperiodista Eduardo Longoni
La universidad pública apuesta al desarrollo de medicamentos, tratamientos y tecnología médica
AGENDA
NOTAS RELACIONADAS
NOTAS MÁS LEÍDAS
La producción de biogás y biofertilizantes a partir de desechos agrícolas es una oportunidad para pymes agropecuarias
Convierten desechos agroindustriales en suplementos dietarios naturales
El sedentarismo, la obesidad y su impacto en los niños
SENASA aprobó una innovadora vacuna contra la rabia animal producida por la UNL
Desarrollan nanopartículas para el tratamiento de enfermedades genéticas
NOTAS ACADÉMICAS
El cine y la literatura a la luz de las nuevas tecnologías
Una investigadora de la UNQ en Harvard
Carlos Castro: “El objetivo es alumbrar aquellos espacios en los que creíamos que no era posible la luz"
Ramiro Perrotta, biotecnólogo de la UNQ, participará del proyecto para resucitar al mamut lanudo
Esponja y trapo rejilla ¿aliados en la cocina o reservorio de bacterias?


logo SIU logo CIN logo SPU logo Ministerio de Educación

Argentina Investiga - Todos los derechos reservados