Nota

Universidad Nacional de Tucumán - Facultad de Ciencias Exactas y Tecnología

03 de Enero de 2022 | 3 ′ 56 ′′

Con la ayuda de un implante cerebral una persona ciega logró ver formas y objetos

El tucumano Fernando Farfán, doctor en Ciencias Biológicas y docente de la Universidad Nacional de Tucumán (UNT), participó de la investigación española pionera en conseguir que una persona no vidente distinga formas y objetos.

Fotografía cedida por Eduardo Fernández, por medio del investigador tucumano

El trabajo es realizado por un equipo de investigadores de la Universidad Miguel Hernández de Elche, en Alicante (España), liderado por Eduardo Fernández, director del Grupo de Neuroingeniería Biomédica. El doctor en Ciencias Biológicas Fernando Farfán obtuvo una beca de cooperación.

El equipo logró hacer su primer experimento con la implementación de un ojo biónico en la paciente Bernardeta Gómez, de 57 años, quien quedó ciega por una septicemia hace 16 años. Con la ayuda de un implante cerebral, resultó ser capaz de distinguir formas simples y letras.

El aparato consta de dos partes, una implantada en el cerebro, y otra sección externa. Es la primera vez que se usa un sistema como este en una persona invidente. La máquina “traduce” lo que la cámara captura en señales electrónicas que se envían, con la ayuda de un cable, a un receptor que se incorpora quirúrgicamente en la parte posterior del cráneo de la paciente.

Farfán dirige el Laboratorio de Investigación en Neurociencia de Tecnologías Aplicadas, que depende de la Facultad de Ciencias Exactas de la UNT y del Instituto Superior de Investigaciones Biológicas. Desde hace casi diez años estudia la percepción y el procesamiento de la información sensorial (tacto, visión, audición, olfato y gusto) en los seres vivos. Analiza cómo viaja esa información a través del sistema nervioso y cómo es interpretada por el cerebro.

A principios de 2021, el investigador ganó una beca del CONICET para realizar estudios en la UMH y se integró al equipo liderado por Eduardo Fernández. Su rol consistió en validar el funcionamiento del sistema desarrollado por los españoles. Pudo determinar si las respuestas de percepción proporcionadas por la paciente (Bernardeta) evocaban respuestas corticales relacionadas. Tambien analizó los registros de las señales captadas en un electroencefalograma, que es el aparato que registra la actividad del cerebro durante las pruebas. También colaboró en el diseño de un sistema que autorregula la intensidad de la estimulación, para que la paciente sea capaz de percibir los “fosfenos” sin necesidad de sobreestimulación. Los fosfenos son un fenómeno visual en forma de flashes o puntos luminosos. Cuando se utiliza demasiada estimulación se afecta la resolución espacial de los fosfenos y las formas se perciben menos definidas.

El docente comentó que los diseños logrados serán aplicados a un nuevo paciente en enero o febrero de 2022, porque ya concluyeron los ensayos con Bernardeta. “La única herramienta que tenemos para diseñar/optimizar los próximos protocolos son los registros electrofisiológicos que se realizaron en Berna”, explica.

Farfán asegura que en Tucumán existe un enorme potencial en recursos humanos para realizar investigaciones similares a la de España. “Pero el instrumental utilizado para esos estudios es muy caro; por ejemplo, cada electrodo implantado a Berna cuesta entre 800 y 1.500 euros (más un costo adicional para aumentar los procesos de biocompatibilidad). Los equipos utilizados para registrar y estimular son carísimos, cuestan alrededor de los 500.000 euros”, señaló el científico a Argentina Investiga.

El docente está convencido de que la interpretación de las señales en los ensayos, el procesamiento de la información y los protocolos de validación podrían diseñarse y evaluarse en Tucumán. Y consideró clave la cooperación científica con diferentes grupos de investigación -como el de España-, que están a la vanguardia del conocimiento y que pueden aportar al crecimiento de la ciencia local.

Fotografía de parte del sistema electrónico que posibilitó los ensayos

Daniela Orlandi
Universidad Nacional de Tucumán

Dirección de Medios y Comunicación Institucional
danielaorlandi@rectorado.unt.edu.ar
www.unt.edu.ar


NOTAS DESTACADAS
Estudian los mecanismos cerebrales previos a las acciones motoras
Analizan mohos del pacú que podrían ser utilizados como alimento en piscicultura
Políticas públicas para Ciencia y Técnica: hacia la construcción de un Estado innovador
Mejoran prótesis de titanio para reducir infecciones y rechazos
La relación entre las patologías intestinales y las enfermedades articulares
Tras las huellas de los animales en el Parque Ecológico Urbano de Río Cuarto
NOVEDADES
La universidad pública apuesta al desarrollo de medicamentos, tratamientos y tecnología médica
Una nueva especie de parásito fue descubierta en Pampa de Achala
Los cuerpos dóciles: la educación física infantil durante la dictadura
Carvedilol: un fármaco para la hipertensión resultó efectivo en el tratamiento del Chagas
Investigadores de la UNT producirán harina de batata apta para celíacos
Fluoruro en aguas de consumo
AGENDA
NOTAS RELACIONADAS
NOTAS MÁS LEÍDAS
Ejercicios para disminuir la ansiedad durante el embarazo
Wanda, La China, Pampita y Paula Chaves y los estereotipos en los medios de comunicación
Dos astrónomos y una estudiante de la UNLP investigan qué hay en el centro de la Vía Láctea
Un sistema para predicción y alerta meteorológico a corto plazo
Porotos con sello local, una alternativa para la alimentación animal en la Norpatagonia
NOTAS ACADÉMICAS
Una investigadora de la UNQ en Harvard
Carlos Castro: “El objetivo es alumbrar aquellos espacios en los que creíamos que no era posible la luz"
Ramiro Perrotta, biotecnólogo de la UNQ, participará del proyecto para resucitar al mamut lanudo
Esponja y trapo rejilla ¿aliados en la cocina o reservorio de bacterias?
Las tecnologías digitales como constructoras de subjetividad

logo SIU logo CIN logo SPU logo Ministerio de Educación

Argentina Investiga - Todos los derechos reservados