Nota

Universidad Nacional de Cuyo - Instituto de Ciencias Básicas

02 de Agosto de 2010 |

Descontaminar el laboratorio: analizan muestras contaminantes con una técnica ecológica

A partir del empleo de solventes biodegradables, un grupo de científicos desarrolló una técnica para detectar los bromados retardadores del fuego, un compuesto tóxico muy común en el medioambiente que se emplea en numerosos productos como carcazas de computadoras y alfombras, entre otros. Dado que estos tóxicos permanecen en la naturaleza, son comunes los análisis para medir su presencia, pero para hacerlo se usan otros solventes contaminantes que la nueva técnica diseñada reemplaza por productos ecológicos.

¿Puede suceder que un científico que analiza factores contaminantes en un laboratorio también esté contaminando? La respuesta es sí, y para evitarlo, el bioquímico Ariel Fontana trabaja en el desarrollo de una nueva metodología que descubre contaminantes ambientales persistentes, con una técnica ecológica.

Su objeto de estudio son los bromados retardadores del fuego (o éteres difenilos policromados, PBDEs), compuestos contaminantes nuevos, empleados a nivel industrial como aditivos en una gran variedad de polímeros, como telas, alfombras, partes electrónicas, automotores y carcazas de computadoras, entre otros.

“Como su nombre lo indica, los PBDEs son agregados a estos polímeros, que se usan para incrementar la resistencia a iniciar y propagar el fuego y, por lo tanto, reducir su inflamabilidad -explica Fontana a InfoUniversidades-. Estos compuestos muestran similar toxicidad y comportamiento químico que los ya conocidos bifenilos policlorados (PCBs)”.

Según los especialistas, los PBDEs tienen estabilidad y persistencia en la naturaleza, es decir, que se acumulan en el ambiente y en organismos vivos. Por lo que son muy comunes los estudios para medir su presencia en el ambiente. Sin embargo, estos análisis suelen emplear grandes cantidades de solventes orgánicos tóxicos que el grupo de investigación en Química Analítica, integrado por Fontana junto a los doctores Rodolfo Wuilloud, Jorgelina Altamirano y María Silva, intenta superar.

“La tendencia de nuestra investigación es desarrollar metodologías analíticas que consuman la menor cantidad posible de solventes orgánicos volátiles, un problema que se da tanto a nivel ambiental como operativo. Usamos solventes alternativos poco contaminantes, como tensoactivos o detergentes capaces de biodegradarse, por eso puede considerarse ecológico”, especifica el bioquímico.

El método

Los ensayos de los investigadores se centraron en muestras de agua de lagos y ríos de Mendoza. “En la naturaleza, específicamente en el agua, los PBDEs se encuentran en concentraciones muy bajas; es por eso que resulta indispensable el uso de técnicas rápidas y eficientes para su detección. Y en esto nosotros siempre buscamos minimizar el uso de otras metodologías que emplean grandes cantidades de solventes orgánicos tóxicos”, especifica Fontana.

Para analizar las muestras utilizaron la técnica de la cromatografía gaseosa (CG), que requiere, primero, extraer estos compuestos de la muestra: esto es, sacarlos de la muestra a un medio que permita analizarlos; en este caso, un equipo cromatógrafo de gases. Así comienza un proceso en el que se le agrega el tensoactivo o detergente no contaminante para aislar y extraer los PBDEs y, por último, se determina y cuantifica la presencia de los compuestos de forma confiable y precisa.

Los resultados obtenidos en los espejos de agua mendocinos mostraron que el nivel de contaminación con PBDEs es relativamente bajo. Pero esto no fue una sorpresa para el grupo, sabedor de que este tipo de contaminantes tiene tendencia a depositarse en mayor medida en sedimentos. “En este momento nuestro grupo de investigación desarrolla nuevas técnicas aplicables a muestras de sedimentos o barros de ríos y lagos de la provincia. Por lo que, una vez obtenidos los resultados, se podrá llegar a una conclusión más confiable del grado de contaminación con PBDEs”, completa Fontana.

Martina Funes
Universidad Nacional de Cuyo

Área de Divulgación científica
prensa@uncu.edu.ar
www.uncu.edu.ar


NOTAS DESTACADAS
Estudian los mecanismos cerebrales previos a las acciones motoras
Analizan mohos del pacú que podrían ser utilizados como alimento en piscicultura
Políticas públicas para Ciencia y Técnica: hacia la construcción de un Estado innovador
Mejoran prótesis de titanio para reducir infecciones y rechazos
La relación entre las patologías intestinales y las enfermedades articulares
Tras las huellas de los animales en el Parque Ecológico Urbano de Río Cuarto
NOVEDADES
La universidad pública apuesta al desarrollo de medicamentos, tratamientos y tecnología médica
Una nueva especie de parásito fue descubierta en Pampa de Achala
Los cuerpos dóciles: la educación física infantil durante la dictadura
Carvedilol: un fármaco para la hipertensión resultó efectivo en el tratamiento del Chagas
Investigadores de la UNT producirán harina de batata apta para celíacos
Fluoruro en aguas de consumo
AGENDA
NOTAS RELACIONADAS
NOTAS MÁS LEÍDAS
Ejercicios para disminuir la ansiedad durante el embarazo
Wanda, La China, Pampita y Paula Chaves y los estereotipos en los medios de comunicación
Dos astrónomos y una estudiante de la UNLP investigan qué hay en el centro de la Vía Láctea
Un sistema para predicción y alerta meteorológico a corto plazo
Porotos con sello local, una alternativa para la alimentación animal en la Norpatagonia
NOTAS ACADÉMICAS
Una investigadora de la UNQ en Harvard
Carlos Castro: “El objetivo es alumbrar aquellos espacios en los que creíamos que no era posible la luz"
Ramiro Perrotta, biotecnólogo de la UNQ, participará del proyecto para resucitar al mamut lanudo
Esponja y trapo rejilla ¿aliados en la cocina o reservorio de bacterias?
Las tecnologías digitales como constructoras de subjetividad

logo SIU logo CIN logo SPU logo Ministerio de Educación

Argentina Investiga - Todos los derechos reservados