Nota

Universidad Nacional de Córdoba - Facultad de Ciencias Médicas

14 de Septiembre de 2020 | 7 ′ 40 ′′

El bajo peso y la obesidad mórbida impactan en la calidad del semen

Un equipo de investigadores analizó datos de más de 20 mil pacientes para relacionar el Índice de Masa Corporal con la ocurrencia de patologías seminales. A partir de la información analizada proponen redefinir las categorías en las que se encuadran a los pacientes. Los nuevos valores de referencia constituyen una potencial herramienta de uso clínico para los andrólogos y reproductólogos.

Diversos estudios desarrollados en modelos animales y humanos han constatado el impacto de la obesidad sobre la fisiología reproductiva. En las últimas décadas, el foco de atención se ha trasladado paulatinamente del componente femenino hacia el masculino.

Hasta aquí, la literatura disponible sugería que un elevado Índice de Masa Corporal (IMC) –la medida antropométrica más utilizada que relaciona el peso de un individuo con su altura– influía negativamente en la dimensión reproductiva de los varones. Sin embargo, nunca se había determinado cuál era el rango de adiposidad óptimo para su potencial fértil.

“Notamos que la bibliografía exageraba un poco el efecto del IMC sobre la calidad espermática. Leíamos artículos que afirmaban rotundamente que el sobrepeso impactaba negativamente y, en nuestro laboratorio, comprobábamos que el sobrepeso, e incluso algunos grados de obesidad, no provocaban daños importantes. Cuando logramos juntar un número grande de casos, advertimos que la obesidad mórbida en varones –un índice de masa corporal mayor a 40–, sí tenía un marcado efecto negativo sobre la calidad espermática”, explica a Argentina Investiga Ana Carolina Martini, investigadora del Instituto de Fisiología, dependiente de la Facultad de Ciencias Médicas de la Universidad Nacional de Córdoba y del INICSA (Conicet-UNC).

Con esa observación de base, detectaron que hasta el presente todos los estudiosos del tema utilizan la clasificación tradicional de IMC (propuesta por Dyer y colaboradores en 1975 y adoptada por la Organización Mundial de la Salud -OMS), diseñada para predecir el riesgo cardiovascular de una persona vinculado a la obesidad. Esta clasificación, sin embargo, no necesariamente es válida para estimar la calidad espermática.

De esta manera, el equipo liderado por Martini se planteó contribuir a este vacío del conocimiento. En primera instancia, caracterizaron la calidad espermática en relación al IMC en 20.563 varones que asistieron al Laboratorio de andrología y Reproducción de Córdoba (LAR) y aceptaron participar del estudio, entre noviembre de 2006 y diciembre de 2017.

Los pacientes fueron categorizados como de bajo peso, normopeso, con sobrepeso, obeso u obeso mórbido, es decir, la clasificación clásica propuesta por la OMS. Se trata de una muestra única y muy contundente por el número significativo de individuos que abarcó.

Con esa categorización realizada, luego evaluaron la asociación entre el IMC y la frecuencia de ciertas patologías espermáticas (como oligozoospermia, astenozoospermia y teratozoospermia). A continuación, determinaron los valores de IMC a partir de los cuales se incrementa el riesgo de sufrir alguna de esas alteraciones espermáticas.

“Las variables del espermograma (concentración, recuento total, motilidad, morfología, alfa-glucosidasa neutra y fructosa) mostraron, en general, un patrón de alteraciones en los grupos con bajo peso y obesidad mórbida. La incidencia de las patologías seminales oligozoospermia y teratozoospermia fue más elevada en estos dos grupos, mientras que la astenozoospermia fue más frecuente entre los obesos mórbidos”, describe Martini.

Un dato sobresaliente del estudio indica que el grupo integrado por personas con obesidad mórbida tiene 2,15 veces (Odds Ratio – OR) más chances de sufrir oligozoospermia que un paciente con IMC normal. Para el resto de las categorías, las chances también fueron significativas respecto del grupo normopeso, aunque más bajas que para quienes padecen obesidad mórbida.

Los OR para astenozoospermia fueron significativos en todos los grupos respecto a normopeso, excepto en bajo peso. Y las chances de padecer teratozoospermia sólo fueron significativas en la obesidad mórbida.

“Finalmente se determinaron seis variables: volumen, concentración, morfología, motilidad, motilidad rápida y madurez nuclear espermática, cuyas frecuencias de anormalidades se ajustaban lineal o cuadráticamente al IMC y se las utilizó para definir nuevos grupos de IMC que estimaran la calidad de semen, como posible herramienta de uso clínico para los andrólogos. Vale aclarar que esto aplica sólo a la calidad espermática; no evaluamos la fertilidad, ni el perfil de hormonas reproductivas de los pacientes, ni el riesgo cardiovascular. La intención es que para los reproductólogos, el IMC se readecúe en función de estos cuatro nuevos grupos, ya que estos sí tienen valor predictivo andrológico”, apunta la científica.

La nueva recategorización

Para lograr un diagnóstico andrológico más preciso, el equipo de investigación propuso una recategorización del IMC que separó todo el rango de índices en cuatro grupos (en lugar de los cinco que venían utilizándose).

De menor a mayor frecuencia de alteraciones espermáticas, los cuatro grupos son:

Grupo 1 | De 20 a 32 kg/m2. Es el que presentó menor frecuencia de anormalidades espermáticas. Se trata de pacientes con normopeso; con sobrepeso –dato que indica que el sobrepeso no impacta en la calidad seminal– y los primeros obesos, que también están en este grupo.

Grupo 2 | <20 y >32 a 37 kg/m2. Son pacientes con IMC menor a 20, es decir, los que tienen bajo peso y los que tienen los valores más bajos dentro del normopeso. También dentro de este grupo están los pacientes con IMC entre 32 y 37, es decir, obesos. Tienen su calidad espermática alterada respecto del grupo 1.

Grupo 3 | >37 a 42 kg/m2. Son pacientes obesos y obesos mórbidos cuya calidad espermática está aún más alterada que en el grupo 2.

Grupo 4 | <42 kg/m2. Son obesos mórbidos con IMC de más de 42. La característica principal son los que muestran las mayores alteraciones en la calidad seminal.

“En resumen, tener sobrepeso no parece ejercer un impacto negativo sobre la calidad espermática. Pero sí lo hace tener bajo peso. Por último, el mayor impacto negativo en la calidad del semen lo sufren los pacientes con un grado importante de obesidad, especialmente los mórbidos”, concluye Martini.

“Tomando en consideración la bibliografía disponible y los resultados de este trabajo, podemos inferir que tanto el bajo peso como la obesidad mórbida suponen un factor de impacto negativo sobre la fisiología reproductiva en los varones. Los valores de corte determinados en este estudio y la tabla de valores esperados constituyen una potencial herramienta de uso clínico para los andrólogos y reproductólogos”, resume Martini.

Patologías seminales

El resultado de un análisis del semen (espermograma) se considera normal, cuando en la muestra hay como mínimo un 40% de los espermatozoides móviles, una morfología de criterio estricto del 4% o más y una concentración mínima de 15 millones de espermatozoides/ml.

Equipo multidisciplinario de trabajo

Ana Carolina Martini (directora del estudio), Nicolás Ramírez, Eugenia Luque, Pedro Torres y Santiago Bianconi – Instituto de Fisiología dependiente de la Facultad de Ciencias Médicas (UNC) y miembros del Inicsa (Conicet-UNC). Arnaldo Mangeaud – Cátedra de Bioestadística de la Facultad de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales (UNC). Rosa Molina y Andrea Tissera – Laboratorio de Andrología y Reproducción (LAR) de Córdoba. Fernando Beltramone, José Sad-Larcher y Gustavo Estofán – Centro Integral de Ginecología, Obstetricia y Reproducción (CIGOR) de Córdoba.

Andrés Fernández
Universidad Nacional de Córdoba

Prosecretaría de Comunicación Institucional
comunicacion@rectorado.unc.edu.ar
www.unc.edu.ar


NOTAS DESTACADAS
El doctor en Ciencias Químicas de la UNR Ariel Sarotti fue distinguido con el premio Houssay 2021
Científicos de la UNLP avanzan en una nueva terapia para combatir células tumorales
Un formulado con bacterias nativas permitiría reducir a la mitad el uso de fertilizantes en los cultivos
Ensayan una terapia localizada para atacar tumores con microondas
“El Trabajo: entre lo público, lo privado y lo íntimo. Comparaciones y desafíos internacionales del cuidado”
Descubren cómo funciona una proteína clave para la sinapsis neuronal
NOVEDADES
Científicos tucumanos realizan diagnósticos por medio de inteligencia artificial
Cuál es la percepción social acerca de la enfermería comunitaria
La Máquina de Desaparecer: una instalación del fotoperiodista Eduardo Longoni
La universidad pública apuesta al desarrollo de medicamentos, tratamientos y tecnología médica
Una nueva especie de parásito fue descubierta en Pampa de Achala
Los cuerpos dóciles: la educación física infantil durante la dictadura
AGENDA
NOTAS RELACIONADAS
NOTAS MÁS LEÍDAS
Los cuerpos dóciles: la educación física infantil durante la dictadura
Diplomatura en Cannabis y sus usos medicinales - UNAJ
Economía del hidrógeno: la UNRN realiza estudios clave para su desarrollo en la Argentina
Ciencia ciudadana: diseñan una aplicación para monitorear la calidad del aire en el Conurbano
Carvedilol: un fármaco para la hipertensión resultó efectivo en el tratamiento del Chagas
NOTAS ACADÉMICAS
El cine y la literatura a la luz de las nuevas tecnologías
Una investigadora de la UNQ en Harvard
Carlos Castro: “El objetivo es alumbrar aquellos espacios en los que creíamos que no era posible la luz"
Ramiro Perrotta, biotecnólogo de la UNQ, participará del proyecto para resucitar al mamut lanudo
Esponja y trapo rejilla ¿aliados en la cocina o reservorio de bacterias?

logo SIU logo CIN logo SPU logo Ministerio de Educación

Argentina Investiga - Todos los derechos reservados