Nota

Universidad Nacional del Comahue - Facultad de Humanidades

26 de Enero de 2009 |

El principal recurso ganadero, en peligro

Los mallines del centro oeste neuquino están desapareciendo debido al sobrepastoreo, lo que ha provocado importantes procesos de degradación de la vegetación y los suelos. Esto se desprende de una investigación que apunta a la construcción de clausuras en distintas zonas para evaluar su recuperación natural.
El principal recurso ganadero, en peligro

Son el recurso ganadero indispensable para la veranada e invernada y, sin embargo, están en peligro debido a la excesiva presencia de su principal beneficiario. Los mallines del centro oeste de la provincia de Neuquén están desapareciendo lentamente debido al sobrepastoreo, lo que ha generado importantes procesos de degradación de la vegetación y los suelos.

A esta conclusión se arribó con el proyecto de investigación “Procesos naturales y modificaciones antrópicas en humedales en el centro oeste de la provincia de Neuquén”, que llevan adelante integrantes del Departamento de Geografía.

“Hace dos años que estamos con este trabajo. Ya habíamos detectado este fenómeno en el departamento de Minas, en Chos Malal, antes de comenzar a trabajar en Catan Lil”, explicó el magíster Oscar Peña. “En el término de cien años hay mallines que están totalmente destruidos y sufren un proceso de desertificación y un no regreso a las condiciones iniciales”.

Para poder analizar la situación, se optó por trabajar con dos humedales ubicados en un campo privado de Aluminé, comparando los datos que surgen de las salidas del terreno con la respuesta espectral a través de imágenes satelitales, para luego determinar los pasos a seguir.

“Por un lado, vamos comparando el comportamiento de la vegetación en respuesta a las características climáticas del año, o sea, de acuerdo a las precipitaciones y a las temperaturas. En función de eso, se determina la carga ganadera que se le puede poner al mallín para no degradarlo”, puntualizó Peña.

El peor escenario

La planificación del ganado se realiza normalmente con años medios, con comportamiento medio de las precipitaciones y de la temperatura en años húmedos. Pero no se considera año seco, época donde se produce el sobrepastoreo y, consecuentemente, la erosión de los suelos.

Al respecto, Peña, jefe del Departamento de Geografía, manifestó que hay que hacer una salvedad: “No es lo mismo un campo privado donde hay alambrados, rotación de animales y pasto complementario, que una comunidad indígena. En Catan Lil, hacen la veranada y la invernada en el mismo lugar y está sobrecargado. Justamente, los campos que tiene la comunidad no son los mejores”.

En el caso de Minas y Chos Malal, el mallín está en una zona cóncava, en una depresión, donde hay agua superficial y subterránea, vital para el humedal.

El agua llega por escurrimiento superficial pero también subterráneo, entonces la napa freática está en el cauce central, en la superficie. “Si por efecto de la erosión hídrica, eólica y por el pisoteo, eso se va profundizando, el nivel de la napa freática va bajando. Si el cauce central se profundiza por erosión, la napa freática va a estar más abajo. Entonces, se va perdiendo el tipo de vegetación porque cada uno está adaptado a determinadas características. Necesita agua pero las raíces están a 40 cm. Si la napa freática está a un metro y medio de profundidad, inevitablemente va a morir”.

De esta manera, las plantas que necesitan poca agua comienzan a invadir la zona antes ocupada por el mallín, lo que genera el peor escenario posible, como ocurre en la zona conocida como Invernada Vieja, en Minas. “Lo que antes era el camino de trashumancia de la invernada a la veranada, ahora está totalmente destruido y es muy difícil de recuperar. Las obras que se necesitan para mejorar esos mallines requerirían mucho dinero”

Ante este panorama, una posible solución está en poner troncos de manera tal que frenen el escurrimiento y decante en el lugar. Eso sí, “en los casos que tengan una profundización de 4 o 5 metros, ya es tarde”, acotó el magíster.

Cabe destacar que si no se realiza un manejo importante, hasta los mallines privados corren peligro con un mal uso de las acequias y el aumento de escorrentía de la velocidad del agua que puede llegar a profundizar ese sistema.

En este sentido, desde el proyecto de investigación se han ido construyendo clausuras dentro del mallín, con jaulas de 2 metros de largo por 1 de ancho, “tan cerradas que no entran ni los pajaritos”.

En el verano, el equipo se dirige a la zona y corta la vegetación medio metro un mes, otro metro al mes siguiente y así sucesivamente. El material recolectado es pesado y estudiado para detectar que se esté generando en los diferentes cauces del humedal.

“Lo que queremos es ver en una zona que no está pastoreada cómo se recupera la vegetación. No le podemos dar información al productor y decirle cuántos animales puede tener si no contamos con esos datos”, aclaró Peña. “Para ello, hay que tener una correlación entre lluvia, fusión de la nieve y vegetación. Hay que hacerlo así porque no hemos tenido buenos resultados de las mediciones que hicimos ahora, algunas dan correlación y otras no. Como mínimo necesitamos seis años”.

Enrique Manses
Mónica Reynoso
Mario González
Universidad Nacional del Comahue

Departamento de Prensa
cyt@central.uncoma.edu.ar
www.uncoma.edu.ar


NOTAS DESTACADAS
Una barra de cereal nutritiva con material residual de la elaboración de cerveza
Cómo afectará el cambio climático a las áreas de distribución del quebracho blanco
Jóvenes y el cuidado de su salud: las relaciones de micromachismo a revisar
Modelos matemáticos: desde lo abstracto hasta su aplicabilidad
Durante la última década crecieron los episodios de consumo excesivo de alcohol en la Argentina
Hacia un uso sustentable de las tierras en la producción agrícola
NOVEDADES
Un científico rosarino estudia las estrellas de neutrones
La UNR producirá medicamentos pediátricos críticos
Científicos tucumanos realizan diagnósticos por medio de inteligencia artificial
Cuál es la percepción social acerca de la enfermería comunitaria
La Máquina de Desaparecer: una instalación del fotoperiodista Eduardo Longoni
La universidad pública apuesta al desarrollo de medicamentos, tratamientos y tecnología médica
AGENDA
NOTAS RELACIONADAS
NOTAS MÁS LEÍDAS
La producción de biogás y biofertilizantes a partir de desechos agrícolas es una oportunidad para pymes agropecuarias
Convierten desechos agroindustriales en suplementos dietarios naturales
El sedentarismo, la obesidad y su impacto en los niños
Desarrollan nanopartículas para el tratamiento de enfermedades genéticas
SENASA aprobó una innovadora vacuna contra la rabia animal producida por la UNL
NOTAS ACADÉMICAS
El cine y la literatura a la luz de las nuevas tecnologías
Una investigadora de la UNQ en Harvard
Carlos Castro: “El objetivo es alumbrar aquellos espacios en los que creíamos que no era posible la luz"
Ramiro Perrotta, biotecnólogo de la UNQ, participará del proyecto para resucitar al mamut lanudo
Esponja y trapo rejilla ¿aliados en la cocina o reservorio de bacterias?


logo SIU logo CIN logo SPU logo Ministerio de Educación

Argentina Investiga - Todos los derechos reservados