Nota

Universidad Nacional del Sur - Departamento de Biología, Bioquímica y Farmacia

05 de Marzo de 2012 | 4 ′ 42 ′′

Escherichia coli en arroyos y lagunas: un riesgo para tener en cuenta

La presencia de ganado o sus heces en lugares cercanos a cursos o reservorios de agua significa un riesgo de contagio con esta bacteria, que produce el Síndrome Urémico Hemolítico. Así lo determinó un estudio llevado a cabo en los cursos de agua de Sierra de la Ventana, uno de los principales destinos turísticos del interior de la provincia de Buenos Aires. La enfermedad generada por esta bacteria provoca gastroenteritis y lesiones serias en los riñones.
Escherichia coli en arroyos y lagunas: un riesgo para tener en cuenta

Investigadoras del departamento de Biología, Bioquímica y Farmacia confirmaron que las heces de los vacunos que se crían en campos cercanos a cursos y reservorios de agua son capaces de contaminarlas con una especie de la bacteria Escherichia coli.

Según explicaron a InfoUniversidades las doctoras María Amelia Cubitto y Patricia Marucci, un estudio realizado en los cursos de agua de la comarca de Sierra de la Ventana, en la provincia de Buenos Aires, determinó la existencia de una variedad de la bacteria Esherichia coli (la enterohemorrágica), que puede derivar en diarreas o gastroenteritis e, incluso, afectar los riñones, síntomas del síndrome urémico hemolítico. La localidad es uno de los principales destinos turísticos del interior bonaerense y, tal como indicaron, la situación puede repetirse en todos los espejos de agua y arroyos frecuentados por ganado.

“La bacteria Escherichia coli es común en el intestino, pero hay algunas variedades que pueden generar ciertas patologías. Habitan en el intestino de los vacunos y, además de los alimentos que derivan de los animales, se transmiten a través de las heces. La presencia del ganado en el sector cercano al agua implica que, con las lluvias, los excrementos terminen en los ríos y arroyos cercanos”, destacó Cubitto.

La investigadora agregó que la contaminación con esta variedad de la bacteria empieza con diarrea común, luego con presencia de sangre y produce una toxina que afecta seriamente a los riñones.

Las especialistas detectaron cuatro cepas de la citada bacteria en los arroyos del lugar analizado, en distintas épocas del año (en agosto, con 5º C en el agua), en diciembre (21º C) y en marzo (14º C).

“El problema es que esas aguas se usan con fines recreativos por la población, especialmente niños, lo cual implica que puedan enfermarse”.

El Síndrome Urémico Hemolítico es un trastorno que ocurre, generalmente, cuando una infección en el aparato digestivo produce sustancias tóxicas que destruyen los glóbulos rojos, causando lesión a los riñones. Se produce luego de una infección gastrointestinal con la bacteria Escherichia coli. Y, además de dolencias permanentes en los riñones que implican el tratamiento con diálisis y el cuidado de por vida en la alimentación, también puede ser mortal.

“Hicimos un estudio de la calidad de las aguas. En general, en los meses de invierno y primavera los valores eran los normales, el problema es en el verano porque la materia orgánica que hay en el agua, producto de elementos como restos de comidas que se desechan, hace que los microorganismos se reproduzcan. Ahora pretendemos saber cuánto sobreviven en el agua”, acotó Marucci.

Cuando la bacteria tiene pocos aportes de nutrientes se mantiene en estado latente, como dormida. Cuando encuentra materia orgánica se desarrolla. Consultadas sobre qué habría que hacer para evitar la situación, las investigadoras coincidieron en que la opción menos viable pero la más recomendable es alejar al ganado de los espejos de agua, para que la materia fecal no termine escurriéndose hacia allí.

“Sería ideal, pero también lo menos factible. Recomendamos que los niños que concurren a esos arroyos no tomen agua”, señalaron y agregaron que uno de los problemas es que no existen estudios sobre la calidad del agua en los espacios recreativos de la provincia de Buenos Aires.

La Escherichia coli, en su hábitat natural, vive en los intestinos de la mayor parte de los mamíferos sanos. En individuos sanos, es decir, si la bacteria no adquiere elementos genéticos que codifican factores virulentos, ésta actúa como un comensal, formando parte de la flora intestinal y ayudando así a la absorción de nutrientes. La fuente de contagio principal es la carne vacuna previamente contaminada e insuficientemente cocida, la leche no pasteurizada, los productos lácteos frescos manufacturados con leche no pasteurizada y el agua contaminada. También puede transmitirse de persona a persona.

Marcelo C. Tedesco
Universidad Nacional del Sur

Dirección de Prensa y Ceremonial
prensa@uns.edu.ar
www.uns.edu.ar


NOTAS DESTACADAS
Estudian los mecanismos cerebrales previos a las acciones motoras
Analizan mohos del pacú que podrían ser utilizados como alimento en piscicultura
Políticas públicas para Ciencia y Técnica: hacia la construcción de un Estado innovador
Mejoran prótesis de titanio para reducir infecciones y rechazos
La relación entre las patologías intestinales y las enfermedades articulares
Tras las huellas de los animales en el Parque Ecológico Urbano de Río Cuarto
NOVEDADES
La universidad pública apuesta al desarrollo de medicamentos, tratamientos y tecnología médica
Una nueva especie de parásito fue descubierta en Pampa de Achala
Los cuerpos dóciles: la educación física infantil durante la dictadura
Carvedilol: un fármaco para la hipertensión resultó efectivo en el tratamiento del Chagas
Investigadores de la UNT producirán harina de batata apta para celíacos
Fluoruro en aguas de consumo
AGENDA
NOTAS RELACIONADAS
NOTAS MÁS LEÍDAS
Ejercicios para disminuir la ansiedad durante el embarazo
Wanda, La China, Pampita y Paula Chaves y los estereotipos en los medios de comunicación
Dos astrónomos y una estudiante de la UNLP investigan qué hay en el centro de la Vía Láctea
Porotos con sello local, una alternativa para la alimentación animal en la Norpatagonia
Un sistema para predicción y alerta meteorológico a corto plazo
NOTAS ACADÉMICAS
Una investigadora de la UNQ en Harvard
Carlos Castro: “El objetivo es alumbrar aquellos espacios en los que creíamos que no era posible la luz"
Ramiro Perrotta, biotecnólogo de la UNQ, participará del proyecto para resucitar al mamut lanudo
Esponja y trapo rejilla ¿aliados en la cocina o reservorio de bacterias?
Las tecnologías digitales como constructoras de subjetividad

logo SIU logo CIN logo SPU logo Ministerio de Educación

Argentina Investiga - Todos los derechos reservados