Nota

Universidad Nacional de San Luis - Facultad de Química, Bioquímica y Farmacia

09 de Mayo de 2022 | 4 ′ 55 ′′

La relación entre las patologías intestinales y las enfermedades articulares

Científicos de la Universidad Nacional de San Luis (UNSL) estudian los mecanismos por los cuales una infección que causa una patología en el intestino, como una gastroenteritis, puede dejar una secuela crónica en las articulaciones. La enfermedad articular se llama artritis reactiva y afecta fundamentalmente a personas jóvenes.

Dra. María Silvia Di Genaro

La doctora María Silvia di Genaro es la directora del proyecto de investigación llamado “Asociación intestinoarticulación en espondiloartritis periférica: rol de la microbiota intestinal”, recientemente seleccionado en la convocatoria Proyectos de Investigación Científica y Tecnológica (PICT) financiados por la Agencia Nacional de Promoción de la Investigación, el Desarrollo Tecnológico y la Innovación a través del Fondo para la Investigación Científica y Tecnológica (FONCyT).

Las investigadoras y los investigadores de la UNSL se encuentran estudiando un grupo de enfermedades inflamatorias articulares llamadas espondiloartritis. Dentro de ese grupo hay una patología particular que se desencadena como consecuencia de una infección gastrointestinal.

Para hallar esa conexión entre intestino y articulación, el proyecto propone profundizar la investigación en un escenario más amplio, a partir del estudio de la microbiota intestinal (conjunto de bacterias que cumplen funciones importantes en la absorción de nutrientes y proveen de ciertas vitaminas fundamentales) y qué ocurre con ella cuando un agente patógeno la infecta. “Analizamos qué desequilibrio se produce a nivel intestinal que puede provocar que con el tiempo deje una secuela crónica articular (…) Hace varios años que venimos estudiando el mecanismo de esta enfermedad”, le dijo la científica a Argentina Investiga.

La investigadora de la UNSL/Conicet, reconocida nacional e internacionalmente por sus estudios en inmunología, expresó que esta situación afecta fundamentalmente a jóvenes e indica limitaciones en su calidad de vida y en sus posibilidades laborales. “Es una enfermedad que se llama artritis reactiva y pertenece al grupo de las espondiloartritis”.

En el laboratorio

A la convocatoria se presentaron con dos líneas de investigación: una básica, que propone ahondar en el estudio de un modelo en ratones deficientes; y otra en humanos, que trabaja de forma articulada con reumatólogos de San Luis, centrando el estudio en los líquidos sinoviales.

En la primera línea se infectan los ratones con una bacteria que causa problemas gastrointestinales. “Hemos visto que estos ratones sobreviven a la infección pero desarrollan inflamaciones articulares. Lo hemos estudiado hace varios años y hemos publicado los resultados sobre el desequilibrio inmunológico”, dijo di Genaro.

En la segunda línea los estudios se centran en los líquidos sinoviales para determinar si en ese microambiente de articulación, representado por este líquido –que se halla en las cavidades articulares–, hay componentes de la microbiota y están estimulando células de la articulación llamadas fibroblastos que tapizan la articulación y le producen un desequilibrio inflamatorio.

En este caso las espondiloartritis son distintas a otras enfermedades articulares como la artritis reumatoidea y/o la artrosis. “En este caso las espondiloartritis son enfermedades que afectan articulaciones grandes en forma asimétrica, fundamentalmente las rodillas (…) Por lo general la inflamación articular aparece aproximadamente cuatro semanas después de la manifestación gastrointestinal”.

¿Por qué afecta a los jóvenes? La científica explicó que la asociación con la edad puede tener que ver con la vida y los hábitos que cada uno tiene y que lo exponen más a ciertas infecciones. “Mientras más conocemos de esta patología es mejor para poder aportar blancos terapéuticos precisos para que se pueda resolver la inflamación y, consecuentemente, la calidad de vida y las posibilidades laborales de las personas que lo padecen”.

En el laboratorio se estudia, con el modelo de ratones, la microbiota intestinal tratando de analizar un tipo de bacterias que se adhieren a la mucosa intestinal y se sabe que desencadenan una respuesta particular en la mucosa. “Lo que queremos ver es si estos ratones deficientes que desarrollan la artritis tienen una alteración en esas bacterias de la microbiota. Comenzamos el estudios desde allí”, señaló la especialista.

En el caso de los líquidos sinoviales, la doctora di Genaro explicó que se ha realizado un paneo general de componentes proteicos y se han tratado de ver secuencias de péptidos y a qué bacterias podrían corresponder. “Hay partes de nuestro cuerpo que son estériles, es decir que no deberían tener bacterias. Hay otra partes que sí están colonizadas por ejemplo: la piel, la mucosa bucal, y los intestinos. Uno espera que el líquido sinovial no tenga componentes bacterianos. Sin embargo, en estos pacientes con espondiloartritis pudimos identificar algunos componentes que se asociaron a los de la microbiota. Queremos ahondar en ese estudio” concluyó.

Fabiola Gisel Aranda
Universidad Nacional de San Luis

Área de Prensa Institucional
prensa@unsl.edu.ar
www.unsl.edu.ar


NOTAS DESTACADAS
Estudian los mecanismos cerebrales previos a las acciones motoras
Analizan mohos del pacú que podrían ser utilizados como alimento en piscicultura
Políticas públicas para Ciencia y Técnica: hacia la construcción de un Estado innovador
Mejoran prótesis de titanio para reducir infecciones y rechazos
La relación entre las patologías intestinales y las enfermedades articulares
Tras las huellas de los animales en el Parque Ecológico Urbano de Río Cuarto
NOVEDADES
La universidad pública apuesta al desarrollo de medicamentos, tratamientos y tecnología médica
Una nueva especie de parásito fue descubierta en Pampa de Achala
Los cuerpos dóciles: la educación física infantil durante la dictadura
Carvedilol: un fármaco para la hipertensión resultó efectivo en el tratamiento del Chagas
Investigadores de la UNT producirán harina de batata apta para celíacos
Fluoruro en aguas de consumo
AGENDA
NOTAS RELACIONADAS
NOTAS MÁS LEÍDAS
Ejercicios para disminuir la ansiedad durante el embarazo
Wanda, La China, Pampita y Paula Chaves y los estereotipos en los medios de comunicación
Dos astrónomos y una estudiante de la UNLP investigan qué hay en el centro de la Vía Láctea
Porotos con sello local, una alternativa para la alimentación animal en la Norpatagonia
Un sistema para predicción y alerta meteorológico a corto plazo
NOTAS ACADÉMICAS
Una investigadora de la UNQ en Harvard
Carlos Castro: “El objetivo es alumbrar aquellos espacios en los que creíamos que no era posible la luz"
Ramiro Perrotta, biotecnólogo de la UNQ, participará del proyecto para resucitar al mamut lanudo
Esponja y trapo rejilla ¿aliados en la cocina o reservorio de bacterias?
Las tecnologías digitales como constructoras de subjetividad

logo SIU logo CIN logo SPU logo Ministerio de Educación

Argentina Investiga - Todos los derechos reservados