Nota

Universidad Nacional de Río Cuarto - Facultad de Agronomía y Veterinaria

12 de Diciembre de 2022 | 11 ′ 1 ′′

La UNRC patentó una técnica biológica que permite trasplantes entre distintas especies

Se trata de una prótesis de túnica bovina desnaturalizada y criopreservada que sirve para reemplazar tejidos. Ya probaron su efectividad en trasplantes homólogos y heterólogos, entre individuos vacunos y en ejemplares caninos y equinos. El Estado otorgó el derecho de propiedad para ejercer la exclusividad sobre la creación al investigador de la UNRC Oscar Luján.

Sutura túnica flava.

La Universidad Nacional de Río Cuarto logró la patente de invención para una tecnología biológica que permite trasplantes entre animales de distintas especies. El invento consiste en la utilización de la túnica flava bovina desnaturalizada y criopreservada para trasplantes homólogos y heterólogos en casos quirúrgicos que requieran un reemplazo de tejidos importantes, como hernias, eventraciones –mala cicatrización de una intervención quirúrgica– y exéresis de tumores

–extirpación completa–.

Esta innovadora técnica es el resultado del trabajo de más veinte años del doctor Oscar Luján, junto con su equipo del área de Medicina y Cirugía Experimental del Departamento de Clínica Animal de la Facultad de Agronomía y Veterinaria.

Luján es autor de la primera tesis en el país referida a cirugía bovina. Es médico veterinario, especialista en Ciencias Clínicas y doctor en Ciencias Agropecuarias. Se desempeña como profesor titular en las asignaturas Técnica Quirúrgica y Semiología y propedéutica de la Universidad Nacional de Río Cuarto.

En estas dos décadas, el investigador llegó a la conclusión de que “la túnica flava es una membrana biológica de fácil obtención y útil para reparar defectos de la pared abdominal en los bovinos”, tras realizar varios trabajos experimentales, con lo que en definitiva es la parte clara del corte del vacío que se separa para comer un asado.

Para obtener esta prótesis biológica, se extrae la túnica flava de animales bovinos recién faenados, se la desengrasa totalmente y se eliminan restos musculares. Inmediatamente se la sumerge en una solución de alcohol etílico 96º y timerosal al 2% por 48 horas. Luego, se enjuaga la prótesis con solución fisiológica estéril y se la fija en glicerina durante siete días, periodo tras el cual se la enjuaga nuevamente con solución fisiológica estéril y se la pone en el freezer a -80º C.

El Estado concedió derecho para la protección de esta invención. La patente le da a la UNRC el derecho exclusivo a impedir que terceras personas exploten comercialmente la invención protegida durante veinte años, a cambio de revelar la invención al público.

El título de patente de invención que acaba de ser otorgado, textualmente dice: “La administración nacional de patentes, conforme lo resuelto en el expediente respectivo y en virtud de lo dispuesto por la ley 24.481 y su decreto reglamentario (decreto 260/96, anexo II) extiende en nombre de la Nación Argentina el presente título a la Universidad Nacional de Río Cuarto. Inventor es Luján, Oscar Enaldo”. Y agrega que “acredita la concesión de patente de invención sobre: Prótesis biológica de túnica bovina desnaturalizada y criopreservada para trasplantes homólogos y heterólogos”, documentación cuya copia fiel quedó depositada en el Instituto Nacional de la Propiedad Industrial. El término por el que se concedió la patente es por veinte años improrrogables, contados a partir de la presentación de la solicitud, por lo cual expirará el día 26 de enero de 2038.

La felicidad por el reconocimiento

“Me siento feliz, porque se reconoce un trabajo que llevó muchos estudios durante varios años”, indicó Luján a Argentina Investiga, quien además acaba de publicar como autor principal, junto a otros docentes investigadores de la UNRC, el “Manual de Técnica Quirúrgica Veterinaria”, de 380 páginas, en las que se definen, describen y desarrollan conceptos enriquecidos por la experiencia de años en el quirófano, puntualmente en lo relacionado con conocimientos de cirugía y anestesiología.

Sobre la innovación patentada, el docente comentó: “Nos encontrábamos ante la necesidad de un tejido de reemplazo para cubrir estructuras como los anillos herniarios o las pérdidas de tejidos por traumatismos o por exéresis, es decir, extirpación de tumores”.

“Las prótesis de las que disponíamos eran muy débiles. Y pensé en algún tejido que tuviera resistencia y no generara rechazo. Así, surgió la posibilidad de utilizar la túnica flava, que es una parte de la fase abdominal profunda de los bovinos, donde está muy desarrollada, y es lo que se conoce vulgarmente como la telita del vacío; es lo que cubre el músculo recto abdominal. Una vez elegido el tejido, comencé a pensar en el proceso de desnaturalización, con el cual evitar posibles rechazos”, dijo.

Y agregó: “La desnaturalización se logró a partir de la combinación de dos sustancias desengrasantes, el timerosal al 2% alcohol de 96º. Me llevó muchos años determinar que la proporción ideal para evitar rechazos era exactamente el cincuenta por ciento de cada elemento”.

En referencia al proceso, Oscar Luján detalló: “Previamente, a la túnica flava se las desgrasa, se le quitan todos los restos de tejidos adiposos y musculares, que son antígenos es decir que provocan que el sistema inmunitario produzca anticuerpos contra sí mismo. Se sumerge durante 48 en esa solución, luego de lo cual se enjuaga la prótesis con solución fisiológica estéril y se la fija en glicerina durante siete días, a una temperatura de 4º, después se enjuaga nuevamente con solución fisiológica estéril. De inmediato, se coloca en recipientes estériles a -80º, a la espera de ser utilizando ante cualquier urgencia”.

“Este proceso me llevó muchos años de trasplantes. Y se demostró que en bovinos no provocaba rechazos. Hice estudios histopatológicos e inmunohistoquímicos. Esa fue la base de mi tesis de doctorado, la primera de cirugía bovina del país”, puntualizó el doctor Oscar Luján y acotó: “Agradezco a la Facultad de Agronomía y Veterinaria de la UNRC, porque me brindó toda la estructura y los medios para que pudiera realizar este estudio”.

“Posteriormente, seguí trabajando con trasplantes en caninos y en equinos. De esta manera, se abre una línea de investigación interesante para las nuevas generaciones de cirujanos veterinarios”, expresó, al tiempo que agradeció al área de Vinculación Tecnológica de la UNRC por los trámites realizados para la consecución de esta patente de invención.

Cuando resulta indispensable un tejido de reemplazo

En la práctica de la clínica quirúrgica de grandes animales, en especial la de los bovinos, se presentan casos en los que se hace indispensable la utilización de un tejido de reemplazo como única forma para dar solución a hernias y eventraciones pos quirúrgicas, como así también en traumatismos graves o exéresis de tumores con pérdida de tejidos.

Los defectos de la pared abdominal que siguen a una intervención quirúrgica con cicatrización deficiente, separación de la fascia aponeurótica y músculo, con la formación de eventraciones postoperatorias o hernias incisionales, son complicaciones frecuentes que ocasionan traumatismo de las estructuras herniadas. La reparación de la pared abdominal plantea, en ocasiones, un problema de difícil solución. Y esas situaciones son en las que está indicado el empleo de materiales protésicos.

En hernias de anillo grande y bordes redondeados firmes, la reparación convencional con sutura puede fallar por el incremento de tensión inducido por la tracción y el desgarro tisular subsecuente. En estos casos, es necesario el empleo de un material que sirva para completar el cierre permanente de la pared abdominal. Ya se venían usando mallas sintéticas como complemento, en la resolución quirúrgica de orificios herniarios de gran extensión en bovinos. Y de diferentes membranas biológicas utilizadas como trasplante, tales como pericardio, duramadre, piel, amnios y otros menos frecuentes. Pero, son frágiles y no reúnen las condiciones que se necesitan para la reparación de la pared abdominal de los bovinos.

Por ello, el doctor Oscar Luján buscó un tejido cuya constitución histológica lo hiciera más apto, de acuerdo con las funciones anatómicas que tiene en un animal en pie. Y comenzó a trabajar con la túnica flava, que para su utilización requiere ser desnaturalizada y conservada. Se trata de un tejido elástico, de un color amarillento, de allí su nombre de flava. Está bien adaptada para el sostén pasivo de las vísceras abdominales y es más gruesa en su parte ventral, donde el peso es mayor. La porción dorsal se diseca con facilidad respecto del músculo subyacente, pero su fracción central intercambia fibras con la aponeurosis –membrana conjuntiva que recubre los músculos y sirve para fijarlos a otras partes del cuerpo– del oblicuo externo y se halla adherida con mayor firmeza.

En perros y caballos

Este uso de la túnica flava bovina es viable en otras especies de animales domésticos, como equinos y caninos, con lo que pasan a ser intervenciones heterólogas o xenoinjertos. Son trasplantes de tejidos de dos especies diferentes, con la finalidad de solucionar patologías quirúrgicas que necesitan de reemplazo de tejido.

Se practicaron cirugías reparadoras en perros y caballos, y se comprobó la efectividad de la túnica flava desnaturalizada para reemplazar tejidos. En ningún caso, hubo signos clínicos de rechazo. En caninos se utilizó la túnica flava desnaturalizada en hernias perineales, que lograron ser reparadas en su totalidad. Y en equinos se utilizó en casos de traumatismos con pérdida importante de tejidos, con excelentes resultados. En una urgencia, se comprobó que la túnica flava bovina trasplantada a otras especies no produce rechazo.

En medio de esta larga carrera en búsqueda de una nueva solución, el trabajo científico del doctor Oscar Luján dio un salto sustantivo en 2009, cuando le salvó la vida a una potranca con materiales biológicos de vaca. Este avance fue fruto de una circunstancia desgraciada. El animal de seis meses, por ir a gran velocidad detrás de su madre, embistió un alambrado que no pudo visualizar por su corta edad e inexperiencia, lo cual provocó el destrozo de su cavidad nasal con compromiso óseo, pérdida de material y una separación de los bordes de la herida, que comprometía seriamente su vida. Fue entonces cuando se decidió hacer por primera vez un xenoinjerto con túnica flava bovina en un animal de otra especie. Se le trasplantó un segmento de este material como un parche biológico que protegiera a una malla de polipropileno que actuaría de sostén al tejido cicatrizal. Y el resultado fue la supervivencia de la potrilla.

Producción Periodística:
Deolinda Abate Daga

Responsable Institucional:
Deolinda Abate Daga
Universidad Nacional de Río Cuarto

Departamento de Prensa y Difusión
prensa@rec.unrc.edu.ar
www.unrc.edu.ar


NOTAS DESTACADAS
Investigadores de la UNLP avanzan con la exploración de la tumba de Amenmose en Egipto
Investigadoras estudian un nexo entre esterilidad masculina y VPH
Un test para detectar genes que desarrollan la celiaquía
Ensayan la eficacia antiinflamatoria y anticancerígena de especies autóctonas del Iberá
Evaluará aerogeneradores a escala para optimizar la producción de energía eólica
Mejor prevenir que curar: cuidando nuestros suelos
NOVEDADES
Trabajan en crear un dispositivo para identificar Clamidia y Gonorrea
El lagarto cordobés que cambia de color para mostrar sus habilidades de competencia
Estudian la “coreografía cósmica” que forman las órbitas de un particular sistema exoplanetario
Recetario dietoterápico: reformulan recetas tradicionales con menor valor calórico
Nueva herramienta para estimar la compactación de los suelos
Novedosa microválvula para aliviar el glaucoma
AGENDA
NOTAS RELACIONADAS
NOTAS MÁS LEÍDAS
Bioimpresión 3D para heridas crónicas
Único estudio en el país: La virtualidad en pandemia empeoró el rendimiento en los ingresantes universitarios y ayudó a los avanzados
“En la inteligencia artificial hubo una revolución”
Estudian las posibles parasitosis que se transmiten en plazas públicas
Cursos y talleres para 2024-UNT.
NOTAS ACADÉMICAS
La construcción de memoria en las escrituras del yo
Manejo ambiental y solidaridad

logo SIU logo CIN logo Ministerio de Capital Humano

Argentina Investiga - argentinainvestiga@siu.edu.ar - Todos los derechos reservados - Publicación Digital - ISSN 2953-402X