Nota

Universidad Nacional de General Sarmiento - Secretaría General

03 de Septiembre de 2018 | 4 ′ 28 ′′

Lunfardo: identidad y orgullo lingüístico

Apoliyar, cobani, morfar, pilcha, fiaca. Es frecuente que el lunfardo se piense como algo acotado en el tiempo, pero lo cierto es que en nuestra comunicación diaria se utiliza una extensa lista de términos que forman parte de esta jerga. Las lingüistas Gabriela Resnik y Andrea Bohrn investigan sobre este fenómeno cultural, su historia y su vigencia.

Buenos Aires en camiseta por Calé

Expresión del habla popular de Buenos Aires extendida también a otras regiones de la Argentina, el lunfardo está vinculado con una etapa demográfica y culturalmente importante para la historia del país: la gran inmigración de segunda mitad del siglo XIX y principios del XX. Las lenguas de los inmigrantes son una de las fuentes donde se originan las palabras del lunfardo, pero éste abreva también en distintas vertientes que incluyen lenguas indígenas originarias, entre ellas el quichua y el guaraní, y otras formas del habla popular propias de cualquier pueblo.

“Se insiste con frecuencia en que el lunfardo surge del bajo fondo y la delincuencia, pero sus orígenes demuestran que esa no es la única fuente”, explica Gabriela Resnik, investigadora docente del Instituto del Desarrollo Humano (IDH) de la UNGS, quien agrega que “si bien el lunfardo tiene su núcleo en Buenos Aires, se encuentra en otras regiones como Córdoba o Salta. Eso nos lleva a repensar la definición tradicional del lunfardo como una expresión exclusivamente rioplatense o sólo de carácter carcelario/tumbero.”

Andrea Bohrn, quien también integra de la IDH, agrega que “hoy seguimos utilizando el lunfardo como forma del habla coloquial. Su alcance y formas de difundirse cambian según las distintas épocas, y su grado de aceptación también. Un vocabulario que puede estar estigmatizado socialmente, sancionado en una época, visto como vulgar, puede ser adoptado por distintas clases a lo largo del tiempo”.

En la actualidad convivimos con palabras que figuran en los primeros diccionarios de lunfardo, como guita, mina, pibe, y con otras de creación reciente. O, incluso, con algunas caídas en desuso, que se revitalizan. Un ejemplo es gato, recuperada en el último tiempo y una de las más antiguas (ya figuraba en diccionarios anteriores a 1915 con una connotación negativa).

Para Resnik, conocer palabras que se utilizaban en un sentido distinto al actual, o nuevos términos como rescatarse, dos pe (en vez de dos pesos) o alta llanta, permite identificar cómo el vocabulario popular abreva en diversas fuentes, que nutren las distintas variedades lingüísticas y van amalgamándose en lo que llamamos lunfardo. “Esto permite trazar un puente entre el pasado y el presente”, afirma.

Un ejemplo de ese puente se registra en el tango “El ciruja”, de principios del siglo pasado, que habla sobre un hombre que tajea a otro, pero no se refiere a una persona en situación de calle: ciruja, o cirujano, era una forma de llamar a los cuchilleros. Eso implica un proceso de codificación, y en ello es fundamental la vitalidad de las palabras.

Otro universo de continuidad es la música. Si bien el lunfardo se identifica con el tango, en la actualidad se encuentra presente en otros géneros, como el rock, la cumbia o el hip hop, dado que sus letras se inspiran en el habla popular.

En mayo de 2019 se llevará a cabo una Jornada sobre Lunfardo organizada por el Museo de la Lengua de la UNGS; un espacio que trabaja sobre las diversas manifestaciones sociales en el uso del lenguaje. “El lunfardo es un aspecto fundante de nuestra identidad cultural, su evolución es muy rica y su alcance va cambiando. El término en sí mismo invita a discutir qué es una lengua y cuáles son las fuentes desde donde se crean nuevas palabras”, asegura Resnik.

“El Museo trabaja temas de pluralidad y diversidad lingüística. Reconocer el habla coloquial no sólo hace a la identidad lingüística argentina, sino que permite reflexionar sobre el lugar del habla cotidiana”, define Bohrn, y concluye: “Muchas veces trabajamos con prejuicios y representaciones sobre la lengua, y poner en primer lugar al lunfardo permite a los hablantes darle valor a esa coloquialidad, que a menudo aparece reprimida, sesgada. Genera orgullo lingüístico”.

Gustavo Tapia
Brenda Liener
Marcela Bello
Universidad Nacional de General Sarmiento

Comunicación y Prensa UNGS
prensa@ungs.edu.ar
www.ungs.edu.ar


NOTAS DESTACADAS
Científicos revierten efectos adversos de diabetes en ratas
Ausencias con fuerza propia: contar la desaparición de personas desde el registro arqueológico
Ampliación y seguimiento de los derechos laborales de personas trans
Identifican contaminantes en la yerba mate, la miel y el té
Científicos de la UNLP avanzan en una nueva terapia para combatir células tumorales
El doctor en Ciencias Químicas de la UNR Ariel Sarotti fue distinguido con el premio Houssay 2021
NOVEDADES
Científicos tucumanos realizan diagnósticos por medio de inteligencia artificial
Cuál es la percepción social acerca de la enfermería comunitaria
La Máquina de Desaparecer: una instalación del fotoperiodista Eduardo Longoni
La universidad pública apuesta al desarrollo de medicamentos, tratamientos y tecnología médica
Una nueva especie de parásito fue descubierta en Pampa de Achala
Los cuerpos dóciles: la educación física infantil durante la dictadura
AGENDA
NOTAS RELACIONADAS
NOTAS MÁS LEÍDAS
Los cuerpos dóciles: la educación física infantil durante la dictadura
Diplomatura en Cannabis y sus usos medicinales - UNAJ
Una nueva especie de parásito fue descubierta en Pampa de Achala
Carvedilol: un fármaco para la hipertensión resultó efectivo en el tratamiento del Chagas
Contaminantes emergentes: analizan cómo se comportan y evalúan su permanencia en suelos
NOTAS ACADÉMICAS
El cine y la literatura a la luz de las nuevas tecnologías
Una investigadora de la UNQ en Harvard
Carlos Castro: “El objetivo es alumbrar aquellos espacios en los que creíamos que no era posible la luz"
Ramiro Perrotta, biotecnólogo de la UNQ, participará del proyecto para resucitar al mamut lanudo
Esponja y trapo rejilla ¿aliados en la cocina o reservorio de bacterias?

logo SIU logo CIN logo SPU logo Ministerio de Educación

Argentina Investiga - Todos los derechos reservados