Nota

Universidad Argentina de la Empresa - Facultad de Ciencias Económicas

03 de Marzo de 2014 | 6 ′ 29 ′′

Modelos para la planificación de políticas económicas

Desde hace más de 30 años, el Instituto de Economía de la Universidad Argentina de la Empresa trabaja sobre modelos de equilibrio general computado (MEGC), de la economía nacional y de la Ciudad de Buenos Aires. Sus desarrollos han sido transferidos a entidades regulatorias y ministerios nacionales. En la actualidad se trabaja en un modelo que permita entender el comportamiento de las pymes frente a distintas políticas económicas y situaciones generales de mercado.

Un MEGC es una representación numérica agregada de todos los mercados que componen una economía y sus relaciones.

¿Para qué sirven los Modelos de Equilibrio General Computado (MEGC)? El doctor Omar Chisari, director del Instituto de Economía, señala a Argentina Investiga que “los MEGC pueden resultar de suma utilidad para evaluar el impacto de distintas políticas económicas antes de que éstas sean tomadas por parte de las autoridades. Para las entidades prIVAdas pueden servir para proyectar cómo las recientes medidas gubernamentales o situaciones particulares de mercado pueden influir sobre otras variables de la economía y, por lo tanto, poder tomar decisiones que les permitan mejorar su situación competitiva a futuro”.

A modo de ejemplo, señala Chisari, “pueden servir para evaluar el impacto de sustituciones de impuestos, cambios en sus niveles, modificaciones en la política fiscal (empleo y tipo de gastos), modificaciones de aranceles para el comercio exterior, etc. La sustitución de impuestos puede llegar a mejorar el bienestar general, porque permite identificar alternativas para recaudar lo mismo, pero con impuestos que generen menores distorsiones en la economía. La reducción de aranceles normalmente baja los precios para los consumidores, pero esta política puede afectar al empleo. El modelo permite simular el resultado neto de este tipo de medidas, a fin de visualizar cuál sería la decisión más conveniente. También se pueden evaluar temas monetarios, aunque su aplicación es menos inmediata”.

Un MEGC es una representación numérica agregada de todos los mercados que componen una economía (y sus relaciones). En dicha economía intervienen productores y consumidores (debe tenerse en cuenta que la definición amplia de consumidores y productores incluye al Gobierno y a los agentes que representan al sector externo) con comportamientos establecidos mediante funciones de producción y de utilidad para los consumidores. Estos comportamientos dependen de los precios relativos (los cuales se modifican si se cambian variables del modelo).

Producto del acelerado incremento de la capacidad de cálculo computacional, los últimos años han llevado a una mayor utilización de esta metodología para la evaluación de políticas económicas. Chisari resalta que “un MEGC parte de una estructura matemática que refleja las características de una economía respetando la restricción presupuestaria agregada. Esta estructura matemática se traduce a un programa de cómputo para hacer simulaciones. A través de esas simulaciones pueden explorarse diversas cuestiones, como por ejemplo, cómo cambian los niveles de actividad de los distintos sectores, los niveles de bienestar de las familias y el resultado fiscal frente a diferentes políticas económicas o impactos del sector externo”.

La estructura matemática que constituye el núcleo de un MEGC contiene réplicas de los procesos de maximización de utilidad de las familias o consumidores, que determinan cuánto comprar de cada bien, de la maximización de beneficios de las empresas que determinan cuánto ofrecer y cuántos factores productivos contratar, de las reglas de compra de bienes y trabajo del sector público, y también réplicas de los mercados en los que se igualan oferta y demanda. Para poder construir estos modelos se parte de una matriz de contabilidad social, que refleja los flujos de intercambio entre sectores en un año. La matriz debe ser consistente de modo que no haya desequilibrios de mercados ni de presupuesto. También debe ser consistente con los datos de cuentas nacionales y de otras fuentes estadísticas.

Un MEGC permite una gran variedad de simulaciones. Por ejemplo, permite determinar cuáles son las ganancias para la economía modelada en el caso de que algunos sectores sean más productivos o eficientes, los efectos de la presión sindical sobre los salarios, cambios en impuestos y subsidios, modificaciones en aranceles y derechos de exportación, etc. En síntesis, permiten probar los efectos de distintas políticas económicas o situaciones generadas por distintos actores sobre la economía modelada (que puede ser la economía de un país, una provincia, o incluso, un conglomerado urbano). Estos modelos permiten simular cómo determinadas medidas o situaciones pueden impactar en la variación del PBI, de los niveles de actividad para las industrias, de las tasas de ganancias sectoriales, los niveles de vida de distintos tipos de familias, de la distribución del ingreso y la pobreza, e incluso, la situación fiscal.

El Instituto de Economía de UADE inició esta línea de investigación en 1993. Originalmente surgió para el análisis de cuestiones impositivas. El objetivo inicial fue analizar si la sustitución de impuestos distorsivos como el de Ingresos Brutos por un IVA homogéneo podría llegar a producir una mejora de bienestar. Luego se amplió la línea de trabajo hacia los sectores regulados. También se trabajó en el análisis regional de impuestos (separando la Ciudad de Buenos Aires del resto del país) y en el análisis de los efectos de la política fiscal sobre sectores productivos heterogéneos como las pymes.

En los años noventa, los modelos desarrollados por el Instituto de Economía fueron aplicados a temas regulatorios a solicitud de los entes locales de regulación y el Banco Mundial. En 2003 se construyó un MEGC de gran envergadura a solicitud de los ministerios de Economía, Trabajo y Cancillería, junto con el Banco Central. “El resultado de transferencia y aplicación fue muy bueno, incluyendo cursos de entrenamiento de los funcionarios”, acota el doctor Omar Chisari. En la actualidad, el equipo de esta línea de investigación que dirige Chisari y de la que también forman parte el doctor Carlos Romero y el licenciado Leonardo Mastronardi, trabaja con la Fundación Observatorio Pyme para construir un MEGC con sectores industriales heterogéneos, el cual permitirá identificar el efecto de determinadas políticas sobre la economía en general, y las pymes en particular.

Dr. Omar Chisari, Director del Insituto de Economía UADE

Leandro Ezequiel Ungaro
Universidad Argentina de la Empresa

Departamento de Prensa
loferraro@uade.edu.ar
www.uade.edu.ar


NOTAS DESTACADAS
Una barra de cereal nutritiva con material residual de la elaboración de cerveza
Cómo afectará el cambio climático a las áreas de distribución del quebracho blanco
Jóvenes y el cuidado de su salud: las relaciones de micromachismo a revisar
Modelos matemáticos: desde lo abstracto hasta su aplicabilidad
Durante la última década crecieron los episodios de consumo excesivo de alcohol en la Argentina
Hacia un uso sustentable de las tierras en la producción agrícola
NOVEDADES
Un científico rosarino estudia las estrellas de neutrones
La UNR producirá medicamentos pediátricos críticos
Científicos tucumanos realizan diagnósticos por medio de inteligencia artificial
Cuál es la percepción social acerca de la enfermería comunitaria
La Máquina de Desaparecer: una instalación del fotoperiodista Eduardo Longoni
La universidad pública apuesta al desarrollo de medicamentos, tratamientos y tecnología médica
AGENDA
NOTAS RELACIONADAS
NOTAS MÁS LEÍDAS
La producción de biogás y biofertilizantes a partir de desechos agrícolas es una oportunidad para pymes agropecuarias
Convierten desechos agroindustriales en suplementos dietarios naturales
El sedentarismo, la obesidad y su impacto en los niños
SENASA aprobó una innovadora vacuna contra la rabia animal producida por la UNL
Desarrollan nanopartículas para el tratamiento de enfermedades genéticas
NOTAS ACADÉMICAS
El cine y la literatura a la luz de las nuevas tecnologías
Una investigadora de la UNQ en Harvard
Carlos Castro: “El objetivo es alumbrar aquellos espacios en los que creíamos que no era posible la luz"
Ramiro Perrotta, biotecnólogo de la UNQ, participará del proyecto para resucitar al mamut lanudo
Esponja y trapo rejilla ¿aliados en la cocina o reservorio de bacterias?

logo SIU logo CIN logo SPU logo Ministerio de Educación

Argentina Investiga - Todos los derechos reservados