Nota

Universidad de Buenos Aires - Facultad de Agronomía

29 de Septiembre de 2014 | 5 ′ 30 ′′

Nueva herramienta para calcular el riesgo ecotoxicológico de pesticidas

Está disponible online, para que productores, asesores técnicos y decisores políticos puedan estimar el riesgo asociado a la toxicidad de herbicidas, insecticidas y fungicidas, según las dosis aplicadas en un lote agrícola. La base de datos de esta novedosa herramienta, implementada por la cátedra de Cerealicultura, contiene 3.011 productos formulados que representan a 428 principios activos (o combinaciones) diferentes.

La Facultad de Agronomía de la Universidad Nacional de Buenos Aires (FAUBA) desarrolló un sistema de evaluación de riesgo de ecotoxicidad de pesticidas (RIPEST) que está disponible online y puede ser utilizado de manera libre y gratuita por agricultores, asesores técnicos y decisores políticos. “Desarrollamos una plataforma disponible en internet (malezas.agro.uba.ar/ripest) para que los tomadores de decisiones tengan herramientas de criterio ecológico para apoyar sus decisiones productivas”, explicó a Argentina Investiga Diego Ferraro, docente de la cátedra de Cerealicultura, investigador del Conicet y uno de los ejecutores de la herramienta.

Los usuarios pueden registrarse, ingresar online los nombres comerciales de los agroquímicos y las dosis que planean aplicar en sus cultivos, y estimar el riesgo asociado a la toxicidad de esos pesticidas sobre insectos y mamíferos. La información es almacenada para cada usuario en función del nombre del lote, del establecimiento al que pertenece, del cultivo y de la campaña analizada.

La base de datos de RIPEST contiene 3.011 productos formulados que representan a 428 principios activos (o combinaciones) diferentes. Además, este modelo de cálculo aporta una información sustancialmente mayor que las etiquetas de los productos comerciales, puesto que permite estimar el riesgo asociado a la cantidad de pesticidas que el productor aplica en un lote agrícola.

A partir de parámetros asociados a la toxicidad de cada pesticida y de la dosis utilizada en el lote, el sistema va sumando las unidades de toxicidad de cada aplicación en una campaña o cultivo para, finalmente, calcular un valor total para el lote (en una escala de 0 a 1). El valor de riesgo máximo es equivalente a la toxicidad del pesticida más tóxico a la dosis más elevada.

Por ejemplo, el paquete tecnológico más frecuente para soja en la zona de Norte de Buenos Aires con herbicidas (Glifosato, 2,4 D, Clorimurón), insecticidas (Cipermetrina y Clorpirifós) y fungicidas (Carbendazim y mezcla de estrobirulinas y triazoles) alcanza valores de riesgo de 0,6 para mamíferos y 0,48 para insectos, según el modelo.

Ferraro señaló que si bien el software no mide el impacto real (como el nivel de mortalidad de organismos, la concentración de pesticidas en el ambiente o los efectos de deriva de pesticidas por malas prácticas por parte del aplicador) RIPEST es capaz de ponderar la probabilidad de impacto (o riesgo) en función de los pesticidas usados y su dosis. Así, permite comparar el riesgo de estrategias contrastantes en el control de adversidades (plagas, enfermedades o malezas) y jerarquizarlas en función de su mayor o menor riesgo ecotoxicológico.

“RIPEST ubica el valor de riesgo estimado en cuatro categorías (alto, medio alto, medio bajo, y bajo). De esta manera, el usuario del modelo puede ponderar el riesgo asociado a la estrategia de uso de pesticidas elegida. La idea es que el productor o técnico complemente los resultados con otras evaluaciones de eficiencia en el control de la plaga considerada. De esta manera, a igualdad de eficiencia en el control deseado, el sistema puede ayudar a elegir una práctica en base al menor riesgo ecotoxicológico”, afirmó.

El investigador advirtió que existe una diferencia importante entre el peligro y el riesgo toxicológico: “Hay productos que pueden ser peligrosos en sí mismos, pero el riesgo se asocia a la probabilidad de que, efectivamente, generen un daño. En el caso de los pesticidas, puede haber un producto muy tóxico pero que usado en una dosis baja tenga un riesgo bajo, o viceversa. Este es un aspecto importante que permite determinar el modelo que pusimos en marcha”.

Además, subrayó que RIPEST va a ser de gran utilidad en el contexto actual de incremento de la problemática de malezas: “La aparición de malezas resistentes generada por el uso sistemático y casi exclusivo de glifosato, el herbicida más extendido en la agricultura argentina, provoca nuevos cambios en los paquetes tecnológicos que comienzan a volver a incluir productos de la década de los setenta y ochenta, con riesgos de ecotoxicidad más elevados”.

“Necesitamos saber qué va a pasar con las 35 millones de hectáreas agrícolas que tiene la Argentina si en muy pocos años cambiamos del uso de un sólo herbicida a dos o tres productos distintos, con diferentes modos de acción, que actúan de otro modo sobre el metabolismo de las plantas y que también pueden generar nuevas poblaciones resistentes a distintas herramientas de control”, dijo y apuntó que, en este sentido, el calculador de riesgo ecotoxicológico de pesticidas integra un proyecto más amplio del grupo de investigación, orientado a generar herramientas de simulación que también permita evaluar el riesgo de aparición de resistencia a herbicidas o de enmalezamiento en lotes de cultivos.

Martín Cagliani
Universidad de Buenos Aires

Comunicación – Divulgación Científica Secretaría de Relaciones Institucionales, Cultura y Comunicación
mcagliani@rec.uba.ar
www.uba.ar


NOTAS DESTACADAS
Una barra de cereal nutritiva con material residual de la elaboración de cerveza
Cómo afectará el cambio climático a las áreas de distribución del quebracho blanco
Jóvenes y el cuidado de su salud: las relaciones de micromachismo a revisar
Modelos matemáticos: desde lo abstracto hasta su aplicabilidad
Durante la última década crecieron los episodios de consumo excesivo de alcohol en la Argentina
Hacia un uso sustentable de las tierras en la producción agrícola
NOVEDADES
Un científico rosarino estudia las estrellas de neutrones
La UNR producirá medicamentos pediátricos críticos
Científicos tucumanos realizan diagnósticos por medio de inteligencia artificial
Cuál es la percepción social acerca de la enfermería comunitaria
La Máquina de Desaparecer: una instalación del fotoperiodista Eduardo Longoni
La universidad pública apuesta al desarrollo de medicamentos, tratamientos y tecnología médica
AGENDA
NOTAS RELACIONADAS
NOTAS MÁS LEÍDAS
La producción de biogás y biofertilizantes a partir de desechos agrícolas es una oportunidad para pymes agropecuarias
Convierten desechos agroindustriales en suplementos dietarios naturales
El sedentarismo, la obesidad y su impacto en los niños
Desarrollan nanopartículas para el tratamiento de enfermedades genéticas
SENASA aprobó una innovadora vacuna contra la rabia animal producida por la UNL
NOTAS ACADÉMICAS
El cine y la literatura a la luz de las nuevas tecnologías
Una investigadora de la UNQ en Harvard
Carlos Castro: “El objetivo es alumbrar aquellos espacios en los que creíamos que no era posible la luz"
Ramiro Perrotta, biotecnólogo de la UNQ, participará del proyecto para resucitar al mamut lanudo
Esponja y trapo rejilla ¿aliados en la cocina o reservorio de bacterias?

logo SIU logo CIN logo SPU logo Ministerio de Educación

Argentina Investiga - Todos los derechos reservados