Nota

Universidad Nacional del Sur - Rectorado

06 de Mayo de 2019 | 5 ′ 2 ′′

“Una de cada cuatro personas tiene o tendrá problemas de salud mental”

Así lo afirma la psicóloga argentina Dévora Kestel, recientemente nombrada directora del Departamento de salud mental y Abuso de Sustancias de la Organización Mundial de la Salud (OMS), entrevistada por Argentina Investiga durante una charla en la Universidad Nacional del Sur.

Devora Kestel

“Una de cada cuatro personas tuvo, tiene o tendrá algún problema de salud mental o por uso de sustancias en su vida. Es cada vez más alto el porcentaje de estos trastornos, tanto en países desarrollados como en aquellos con más dificultades”, comenzó diciendo la especialista, que nació en Médanos y creció en Bahía Blanca, obtuvo una maestría en La Plata y otra en Londres y tiene más de veinticinco años de experiencia internacional en Europa, el Caribe y América Latina, implementando y asesorando a los gobiernos sobre políticas nacionales relacionadas con los sistemas de salud mental.

“La presencia de esta problemática es muy amplia; de todas las enfermedades, las relacionadas con la salud mental lamentablemente ha ido ganando terreno”, acotó.

Entre las dificultades para abordar el tema, enunció la falta de recursos humanos y materiales: “Según datos del Atlas 2017 de la OMS, sólo el 1% de las fuerzas de trabajo de salud trabaja en salud mental y, de ellos, el 43% son enfermeras, 8% psiquiatras, 3% trabajadores sociales, 7% psicólogos. El 45% de la población vive en países en donde hay un psiquiatra cada 100 mil habitantes.

“El otro de los inconvenientes es el presupuesto limitado; a nivel global la media de lo que se dedica a salud mental del presupuesto de salud es del 2%. Como consecuencia de eso, existe una brecha de tratamiento mínimo efectivo para la salud mental (por ejemplo depresión, ansiedad y trastornos por uso de sustancias), sea en países de ingresos altos, que en países de ingresos bajos y medios, donde la brecha es mayor.

A modo de ejemplo, indicó que para la ansiedad, el porcentaje de atención en países de ingresos bajos es del 2% y en países de ingresos altos del 14%. “Aún en los países más desarrollados el porcentaje es bajo. En el caso de depresión, las cifras son del 4% y del 22%. Y en consumo de sustancias, del 1% en países de ingresos bajos y del 10% en los más ricos”.

“Los datos indican que las enfermedades contagiosas o de salud materno infantil han ido disminuyendo en países en vías de desarrollo, mientras que los problemas de salud mental han ido aumentando, y éstos, además, comienzan a edades muy tempranas”.

Dentro de las cifras que derivan en situaciones de salud mental, citó que “una de cada tres mujeres y niñas van a experimentar violencia en su vida; 2 billones de personas son afectados por la violencia en 35 países, 36,7 millones de personas están afectadas por HIV y un billón de personas está afectada por vivir en condiciones de pobreza”.

“Las personas con trastornos mentales severos se mueren entre 15 y 20 años antes que los que no tienen esos problemas. Pero mueren por enfermedades que podrían ser curadas, como hipertensión, diabetes. ¿Por qué una persona que está enferma mentalmente tiene, además, que estar penalizada? Si no tiene los medios económicos tiene riesgo de terminar en la calle, o institucionalizada. El enfoque centrado en la persona es un camino a recorrer”, indicó.

En 2013, 194 Estados miembros de la OMS decidieron que la salud mental es prioritaria y aprobaron el Plan Integral de Salud Mental 2013-2020. “Hay que recontextualizar la problemática, el mundo no ha respondido a la evidencia científica disponible. Hay disputas eternas que hacen que no se avance y la ciencia no ha tomado el tema tan en serio. Por ejemplo, se debería integrar la salud mental en otras disciplinas como HIV, tuberculosis, salud materno-infantil.

Especificó que la prevención del suicidio es uno de los aspectos pendientes y de mayor gravedad: “Aumenta la cantidad de casos, no se logran superar los tabús y es la primera causa de muerte en menores de 25 años. El suicidio se puede prevenir, hay que ver cómo se hace”, concluyó.

Kestel fue designada directora del Departamento de Salud Mental y Abuso de Sustancias de la Organización Mundial de la Salud (OMS) en enero de 2019. Ese mes, se la reconoció como una de las mujeres que marcan agenda, en el acto por el Día de la Mujer desarrollado en la UNS.

La nueva carrera Tecnicatura Universitaria en Acompañante Terapéutico de la UNS tuvo 880 inscriptos y la primera actividad fue la charla brindada por Kestel en el Aula principal del Rectorado, en Bahía Blanca.

Marcelo C. Tedesco
Universidad Nacional del Sur

Dirección de Prensa y Ceremonial
prensa@uns.edu.ar
www.uns.edu.ar


NOTAS DESTACADAS
Estudian los mecanismos cerebrales previos a las acciones motoras
Analizan mohos del pacú que podrían ser utilizados como alimento en piscicultura
Políticas públicas para Ciencia y Técnica: hacia la construcción de un Estado innovador
Mejoran prótesis de titanio para reducir infecciones y rechazos
La relación entre las patologías intestinales y las enfermedades articulares
Tras las huellas de los animales en el Parque Ecológico Urbano de Río Cuarto
NOVEDADES
La universidad pública apuesta al desarrollo de medicamentos, tratamientos y tecnología médica
Una nueva especie de parásito fue descubierta en Pampa de Achala
Los cuerpos dóciles: la educación física infantil durante la dictadura
Carvedilol: un fármaco para la hipertensión resultó efectivo en el tratamiento del Chagas
Investigadores de la UNT producirán harina de batata apta para celíacos
Fluoruro en aguas de consumo
AGENDA
NOTAS RELACIONADAS
NOTAS MÁS LEÍDAS
Ejercicios para disminuir la ansiedad durante el embarazo
Wanda, La China, Pampita y Paula Chaves y los estereotipos en los medios de comunicación
Dos astrónomos y una estudiante de la UNLP investigan qué hay en el centro de la Vía Láctea
Porotos con sello local, una alternativa para la alimentación animal en la Norpatagonia
Un sistema para predicción y alerta meteorológico a corto plazo
NOTAS ACADÉMICAS
Una investigadora de la UNQ en Harvard
Carlos Castro: “El objetivo es alumbrar aquellos espacios en los que creíamos que no era posible la luz"
Ramiro Perrotta, biotecnólogo de la UNQ, participará del proyecto para resucitar al mamut lanudo
Esponja y trapo rejilla ¿aliados en la cocina o reservorio de bacterias?
Las tecnologías digitales como constructoras de subjetividad

logo SIU logo CIN logo SPU logo Ministerio de Educación

Argentina Investiga - Todos los derechos reservados