Nota

Universidad Maimónides - Facultad de Ciencias Médicas

27 de Febrero de 2012 | 4 ′ 30 ′′

Viejos árboles protegen a más de 1.000 animales

Los viejos árboles deben dejarse en pie para proteger a más de 1.000 animales que anidan en ellos. Así lo reveló un estudio de la Fundación Azara y la Universidad Maimónides comentado por la prestigiosa revista “Science”. En los huecos de los árboles, creados por pájaros carpinteros o por degradación, una gran diversidad de especies como aves, pequeños mamíferos e insectos hallan ambientes seguros para dormir, reproducirse, y criar pichones.

Kristina Cockle inspeccionando un hueco generado por degradación en una vieja cancharana de la selva Misionera. Foto: K. Palenque.

Los viejos árboles deben protegerse para salvar los hogares de más de 1.000 especies de aves y mamíferos que anidan en sus huecos. La mayoría de los animales no puede excavar su propio hueco, y depende de otros ya formados. El estudio comprobó que en Argentina la mayoría de los animales anida en huecos conformados por daños y degradación, un proceso que puede tardar varios siglos.

El estudio, publicado este mes en la revista “Frontiers in Ecology and the Environment”, y comentado en el último número de la prestigiosa revista “Science”, examinó los huecos que las aves y los mamíferos usan para anidar en diferentes partes del mundo. El equipo de investigación, liderado por la doctora Kristina Cockle, indagó en cómo los huecos fueron generados y qué especies los empleaban.

En los bosques, los huecos son creados en los árboles en poco tiempo por pájaros carpinteros, o más lentamente, cuando los árboles envejecen y empiezan a degradarse por dentro. Aves como loros, tucanes, pequeños pajaritos, lechuzas además de mamíferos como marsupiales y ardillas voladoras, hacen sus nidos en los huecos de árboles porque ofrecen ambientes seguros para dormir, reproducirse, y criar pichones. Los insectos, las serpientes, y las ranas también utilizan huecos en los árboles.

Cockle y su equipo de investigación encontraron que en la mayoría del mundo -Sudamérica, Europa, Asia y Australia- más del 75 por ciento de los huecos usados por las aves fueron creados por daño y degradación. “Cuando los animales dependen de huecos formados por degradación, dependen de árboles grandes, mayormente vivos” indicó Cockle a InfoUniversidades. “La mayoría de los árboles tiene que tener más de 100 años antes de empezar a tener estos huecos, y los huecos grandes para animales como tucanes o loros llevan más tiempo aún”.

En Norteamérica, el equipo encontró resultados muy diferentes: los pájaros carpinteros hicieron hasta un 99 por ciento de los huecos usados por las aves. Globalmente, los huecos en árboles escasean. Muchos esfuerzos para proteger a los animales que anidan en estos huecos se han enfocado en proteger a los pájaros carpinteros porque se presumía que hacen la mayoría de los huecos.

“Las políticas forestales ayudan a proteger a los árboles jóvenes, pero promocionan la cosecha de los árboles de mayor edad, grandes, y vivos, justamente los árboles que son más necesitados por los animales que anidan en huecos” explica Cockle.

Los investigadores monitorearon 2.805 huecos en la selva Misionera y bosques de Polonia y Canadá, entre 1979 y 2010. Identificaron cómo los huecos fueron formados y los chequearon cada año para saber si aún eran útiles. “Algunos de los huecos en Misiones fueron usados hasta siete veces en cinco años por cuatro especies diferentes de aves” dice Cockle. “Un buen hueco puede sostener muchísima fauna durante su vida”.

Cockle y su equipo encontraron que aunque los pájaros carpinteros hacen huecos de buena calidad en Misiones y Polonia, los huecos formados por degradación fueron usados mucho más fuera de Norteamérica porque duraban mucho más tiempo.

En Misiones, los huecos de pájaros carpinteros duraban sólo alrededor de dos años, mientras que los huecos formados por degradación podrían tener una vida útil de unos 25 años. En Canadá, donde los animales anidan principalmente en huecos hechos por pájaros carpinteros, los huecos de carpinteros y los huecos hechos por degradación duran la misma cantidad de tiempo, alrededor de 14 años.

“Es importante reconocer el valor de estos árboles grandes vivos y debemos asegurar su manutención, especialmente en la selva donde los huecos formados por degradación duran muchos años y permiten que muchos animales en serio peligro de extinción se reproduzcan” concluyó Cockle.

Piriquita saliendo de su nido en un hueco generado por degradación en una vieja araucaria de la selva Misionera. Foto: K. Cockle.

Producción Periodística:


Responsable Institucional:
Adrián Giacchino
Universidad Maimónides

Departamento de Prensa
adrian.giacchino@fundacionazara.org.ar
www.maimonides.edu


NOTAS DESTACADAS
Un test para detectar genes que desarrollan la celiaquía
Investigadoras estudian un nexo entre esterilidad masculina y VPH
Evaluará aerogeneradores a escala para optimizar la producción de energía eólica
Mejor prevenir que curar: cuidando nuestros suelos
Bacterias resistentes a antibióticos en peces del río Paraná
Una gelatina vegetal contribuye a descontaminar aguas industriales
NOVEDADES
Estudian la “coreografía cósmica” que forman las órbitas de un particular sistema exoplanetario
Recetario dietoterápico: reformulan recetas tradicionales con menor valor calórico
Nueva herramienta para estimar la compactación de los suelos
Novedosa microválvula para aliviar el glaucoma
Un desarrollo argentino para combatir el dengue
Laboratorio de bioseguridad en el ámbito universitario
AGENDA
NOTAS RELACIONADAS
NOTAS MÁS LEÍDAS
Evalúan la mejora de la producción de paltas a partir de la abundancia de polinizadores
Analizan la capacidad de plantas nativas para remediar la toxicidad en vegetales agrícolas
El poder del viento: parque eólico experimental medirá el potencial productivo de energías limpias en el sector austral
Producción de carne vacuna a nivel regional: un aporte a la calidad de producto final
Diplomatura en Acompañamiento Terapéutico 2024-UMSA.
NOTAS ACADÉMICAS
La construcción de memoria en las escrituras del yo
Manejo ambiental y solidaridad


logo SIU logo CIN logo Ministerio de Capital Humano

Argentina Investiga - argentinainvestiga@siu.edu.ar - Todos los derechos reservados - Publicación Digital - ISSN 2953-402X