Nota

Universidad Nacional del Litoral - Facultad de Agronomía y Veterinaria

02 de Enero de 2017 | 4 ′ 40 ′′

Brócolis fortificados para ayudar a prevenir enfermedades

Es la hortaliza acumuladora de selenio por excelencia, por eso investigadores de Esperanza trabajan en su biofortificación. El selenio es un elemento químico involucrado en el mecanismo de detoxificación de radicales libres y tiene efecto antioxidante, por eso se presume que hay una relación directa entre la falta de selenio, las enfermedades cardiovasculares y el desarrollo de cáncer.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda consumir unos 60 microgramos diarios de selenio, un micronutriente muy valioso que sólo se puede suplir por medio de la dieta y que ayuda a prevenir enfermedades cardiovasculares y cáncer. Sin embargo, en el país se consume sólo el cuarenta por ciento de esa cifra, según un estudio de la Facultad de Ingeniería Química (FIQ) de la Universidad Nacional del Litoral (UNL).

Con la idea de paliar esa ingesta subóptima en la Facultad de Ciencias Agrarias (FCA) de la UNL surgió la idea de biofortificar brócolis, una hortaliza considerada como gran productora de selenio orgánico: “Significa incrementar el contenido de elementos beneficiosos para la salud en los vegetales que consumimos. Por un lado, existe la biofortificación agronómica, que es la que llevamos adelante nosotros, y por otro, la biofortificación genómica, que se realiza a partir de la manipulación de genes en las plantas para que puedan asimilar los nutrientes de manera más eficiente a partir del suelo”, señaló a Argentina Investiga Fernando Muñoz, quien trabaja en el área de Cultivos Intensivos de la FCA y es investigador del Conicet.

El selenio está involucrado en el mecanismo de detoxificación de radicales libres y tiene un efecto antioxidante, por eso se presume que hay una relación directa entre la falta de selenio, las enfermedades cardiovasculares y el desarrollo de cáncer. “La utilización de brócoli es ideal porque es como una fábrica natural de selenio orgánico; el cual al ser incorporado por medio de la dieta queda más biodisponible para el organismo y cumple mejor las funciones metabólicas”, manifestó Muñoz.

Sales

Muñoz, quien presentará su trabajo a fines de septiembre en el 39º Congreso de Horticultura, informó que en el cinturón hortícola de Santa Fe se producen cerca de mil toneladas de brócoli al año y la idea es que los productores los biofortifiquen por medio de fertilización foliar, es decir, diseminando sales de selenio sobre las plantas. “Es un asperjado sobre las hojas. Fuimos probando distintas concentraciones en distintos estadios de la hortaliza”, acotó.

Al aplicar las sales en estadios tempranos de la planta, los investigadores testearon cómo el selenio “se mueve” desde las hojas hasta la cabeza, que es la parte que se consume. Luego cuantificaron la concentración del mineral y confirmaron que las plantas poseían el suficiente efecto antioxidante.

De acuerdo con Muñoz, las sales que utilizan para biofortificar son inorgánicas, producto de las extracciones de metales de las minas. “Son el residuo que queda de la refinación del cobre. En el país se suministran al ganado para mejorar la producción y la calidad de la leche. Al ser un agregado, los brócolis costarán un poco más que los comunes”, aclaró.

La idea es que cualquier productor disponga del formulado y que lo pueda aplicar sin necesidad de conocimientos especiales, como lo haría con otros fertilizantes foliares.

Residuos utilizables

De la planta de brócoli se consume sólo el 25%, que es la cabeza, mientras que el resto es material de descarte, pero según Muñoz podría aprovecharse para fabricar productos nutracéuticos, ya que posee una buena dosis de selenio. “Pueden realizarse purificaciones orgánicas para la generación de productos dietarios muy diferentes a los que hay en el mercado hoy y que son hechos a partir de sales inorgánicas”, diferenció.

Por último, contó que las sales pueden aplicarse en tomates y en plantas de hoja como lechuga, achicoria o rúcula. “En lugares como Finlandia ya se viene trabajando en programas de biofortificación desde la década del ochenta, aunque básicamente lo hacen en cereales, porque tienen un gran problema de baja incorporación de selenio en la dieta. De esta manera, bajaron notablemente el índice de mortalidad por enfermedades cardiovasculares y cáncer. En Argentina son las dos principales causas de muerte. En Santa Fe, por ejemplo, las primeras representan el 28% de los decesos, mientras que por enfermedades tumorales muere el 21%”, culminó.

Romina Kippes
Elizabeth Furlano
Andrea Vittori
Universidad Nacional del Litoral

Comunicación - Universidad Nacional del Litoral
avittori@unl.edu.ar
www.unl.edu.ar


NOTAS DESTACADAS
Estudian los mecanismos cerebrales previos a las acciones motoras
Analizan mohos del pacú que podrían ser utilizados como alimento en piscicultura
Políticas públicas para Ciencia y Técnica: hacia la construcción de un Estado innovador
Mejoran prótesis de titanio para reducir infecciones y rechazos
La relación entre las patologías intestinales y las enfermedades articulares
Tras las huellas de los animales en el Parque Ecológico Urbano de Río Cuarto
NOVEDADES
La universidad pública apuesta al desarrollo de medicamentos, tratamientos y tecnología médica
Una nueva especie de parásito fue descubierta en Pampa de Achala
Los cuerpos dóciles: la educación física infantil durante la dictadura
Carvedilol: un fármaco para la hipertensión resultó efectivo en el tratamiento del Chagas
Investigadores de la UNT producirán harina de batata apta para celíacos
Fluoruro en aguas de consumo
AGENDA
NOTAS RELACIONADAS
NOTAS MÁS LEÍDAS
Ejercicios para disminuir la ansiedad durante el embarazo
Wanda, La China, Pampita y Paula Chaves y los estereotipos en los medios de comunicación
Dos astrónomos y una estudiante de la UNLP investigan qué hay en el centro de la Vía Láctea
Un sistema para predicción y alerta meteorológico a corto plazo
Porotos con sello local, una alternativa para la alimentación animal en la Norpatagonia
NOTAS ACADÉMICAS
Una investigadora de la UNQ en Harvard
Carlos Castro: “El objetivo es alumbrar aquellos espacios en los que creíamos que no era posible la luz"
Ramiro Perrotta, biotecnólogo de la UNQ, participará del proyecto para resucitar al mamut lanudo
Esponja y trapo rejilla ¿aliados en la cocina o reservorio de bacterias?
Las tecnologías digitales como constructoras de subjetividad

logo SIU logo CIN logo SPU logo Ministerio de Educación

Argentina Investiga - Todos los derechos reservados