Nota

Universidad Nacional de Córdoba - Facultad de Ciencias Económicas

25 de Julio de 2022 | 7 ′ 52 ′′

Durante la última década crecieron los episodios de consumo excesivo de alcohol en la Argentina

A partir de datos del INDEC de 2009, 2013 y 2018, un estudio analizó la evolución de la ingesta de alcohol en la población argentina. Si bien el consumo general se mantuvo en los mismos niveles, el porcentaje de personas que presentó patrones nocivos de consumo creció del 16% en el primer período, al 24% en el último. El problema alcanza a todos los estratos socioeconómicos por igual.

“El consumo de alcohol, junto con el tabaco, las dietas malsanas y la falta de actividad física son los cuatro factores principales de riesgo de enfermedades crónicas no transmisibles en el mundo. En ese grupo están las cardiopatías, enfermedades respiratorias, el cáncer, la obesidad y la diabetes; las mismas que representan una pesada carga económica y un gran número de muertes y morbilidades prematuras”, apunta a Argentina Investiga Andrea Carrazana Rivera, becaria doctoral de Conicet y una de las autoras del paper “Desigualdades socioeconómicas en el consumo de alcohol en Argentina”, publicado en la prestigiosa revista norteamericana “Drug and Alcohol Dependence”.

En el mundo, los países prestan cada vez más atención a esas patologías por el impacto que su tratamiento tiene para sus economías. Esa fue una de las razones que impulsó la realización del estudio, que se inscribe en una novedosa área de producción del conocimiento: la economía de la salud.

El trabajo fue dirigido por Mariana de Santis, investigadora de la Facultad de Ciencias Económicas de la UNC y del Centro de Investigaciones y Estudios sobre Cultura y Sociedad (UNC/Conicet).

A partir de una aproximación desde la salud pública, la investigación hace foco en la conducta y el estilo de vida asociados al consumo problemático de alcohol, que supone la ingesta de sesenta gramos de alcohol puro, o más, en el lapso de una hora. Y a esa mirada le incorporaron dimensiones económicas, como el ingreso per cápita del hogar.

“Lo usamos para ver si el consumo de alcohol y el patrón nocivo está más concentrado entre personas de mayores o menores ingresos, desde un abordaje de la Teoría del Consumidor que se utiliza en microeconomía”, explica de Santis.

El análisis se basó en información de la Encuesta Nacional de Factores de Riesgo del INDEC correspondiente a 2009, 2013, y 2018 (con 34.732, 32.365 y 29.224 personas encuestadas, respectivamente). “Es la única encuesta representativa de toda la población argentina que proporciona datos sobre alcohol. Si bien no tiene variables tan específicas –como el tipo de alcohol que se consume, precios u otros datos más precisos–, sí nos permite identificar el patrón de consumo nocivo”, advierte Carrazana Rivera.

El trabajo requirió identificar qué porcentaje de personas consumen alcohol y, entre ellas, cuántas presentan un patrón de ingesta nociva. Para ello, utilizaron como referencia el “consumo episódico excesivo”, que ocurre cuando el nivel de alcohol en sangre alcanza niveles muy altos en un corto plazo y puede provocar mareos, náuseas o desmayos.

Los resultados más llamativos

En 2009, el 53% de varones y mujeres mayores de 18 años reconoció haber consumido alcohol en el último mes. En 2013, ese porcentaje fue del 54%; y en 2018, del 53%.

“El número se sostiene a lo largo de los años y esos datos no suponen necesariamente un consumo problemático. Pero cuando evaluamos la prevalencia del consumo episódico excesivo, observamos que en 2009 el 16% de las personas que ingirieron alcohol tuvieron este tipo de comportamiento. En 2013, el porcentaje fue del 19%, y en 2018, creció al 24%, sin discriminar por segmento socioeconómico”, describe de Santis.

“Los datos revelan que el consumo de alcohol no aumentó tanto, pero está concentrado en los sectores más ricos: el 46.8% de la población de menos recursos económicos admitió haber bebido el mes previo a la encuesta, mientras que en el segmento de mayores recursos económicos ese porcentual fue del 63%”, subrayan las investigadoras.

“Si desagregamos por género, el consumo es mucho más alto entre varones: un 66% de ellos en 2018, contra un 43% de mujeres que declaró haber bebido, aunque sea una copa, en el mes previo a la encuesta”, explica la becaria doctoral.

“Lo interesante es que en las tres ondas (2009, 2013 y 2018), el consumo de alcohol se mantuvo. Pero las proporciones de consumo episódico excesivo aumentaron mucho. En varones pasó del 23% en 2009, al 31% en 2018. Y en mujeres saltó del 7% en 2009, al 15% en 2018”, según describen las investigadoras. El grupo etario con mayor porcentaje de consumo con patrón nocivo corresponde a jóvenes de 18 a 24 años.

Consumos nocivos por sector socioeconómico

Para el análisis de los datos, de Santis y Carrazana Rivera aplicaron una metodología usada internacionalmente, conocida como “Índice de concentración”. En esencia, permite advertir si el consumo es parejo en todos los niveles per cápita de la población o si, por el contrario, está concentrado entre los que tienen ingresos más bajos o más altos.

“Si miramos el consumo nocivo de toda la población en su conjunto, el resultado indica que se concentra en los más pobres. Pero cuando empezamos a mirar por grupos, ahí es posible advertir que, si entre las personas más jóvenes tradicionalmente existía algún gradiente socioeconómico, este dejó de estar presente”, explican las autoras del estudio.

Las investigadoras dividieron a la población por quintiles de ingreso per cápita: el primer 20% representa el segmento de menores ingresos; y el último, la franja con los niveles económicos más altos.

“A lo largo de los años, el 46% del primer quintil consumió alcohol, pero en el segmento de mayores ingresos, ese porcentaje asciende al 63%. En economía esto se llama ‘Bien Normal’: más dinero tenés, más comprás. Pero cuando nos enfocamos en el consumo episódico excesivo, encontramos que en 2009 en el primer quintil era el 20%, y para 2018 había aumentado al 26%. Para el quintil más alto, en 2009 fue 16% y en 2018 saltó al 22 %. Lo que interpretamos, considerando los intervalos, es que la estadística se emparejó y ese gradiente dejó de existir”, afirma de Santis.

“Ya no importa si sos una persona rica o pobre. Estadísticamente, no puede afirmarse que el consumo nocivo entre la población entre 18 y 34 años esté asociado al nivel de ingreso. Emborracharse de este modo no es privativo de ningún sector socioeconómico. Para 2018, vemos con preocupación que en la franja de jóvenes es un hábito transversal de toda la sociedad”, concluye la directora del estudio.

¿Por qué medir las desigualdades socioeconómicas?

“Uno de los objetivos del milenio –y la Organización Mundial de la Salud también lo ha planteado–, es disminuir las desigualdades en los servicios de salud. Es decir, que la enfermedad no se acumule en los sectores más pobres. Entonces, se trata de atender esos grupos específicos donde se concentra la enfermedad”, explican las autoras del estudio y agregan: “Con este paper, buscamos identificar esos grupos, teniendo en cuenta el nivel socioeconómico donde se concentra el problema de consumo nocivo”.

La publicación científica

Socioeconomic inequalities in alcohol consumption in Argentina: Comparative analysis from 2009, 2013, and 2018, de Andrea Carrazana Rivera y Mariana De Santis. Publicado en Drug and Alcohol Dependence, julio de 2021.

Andrés Fernández
Universidad Nacional de Córdoba

Prosecretaría de Comunicación Institucional
comunicacion@rectorado.unc.edu.ar
www.unc.edu.ar


NOTAS DESTACADAS
Una barra de cereal nutritiva con material residual de la elaboración de cerveza
Cómo afectará el cambio climático a las áreas de distribución del quebracho blanco
Jóvenes y el cuidado de su salud: las relaciones de micromachismo a revisar
Modelos matemáticos: desde lo abstracto hasta su aplicabilidad
Durante la última década crecieron los episodios de consumo excesivo de alcohol en la Argentina
Hacia un uso sustentable de las tierras en la producción agrícola
NOVEDADES
Un científico rosarino estudia las estrellas de neutrones
La UNR producirá medicamentos pediátricos críticos
Científicos tucumanos realizan diagnósticos por medio de inteligencia artificial
Cuál es la percepción social acerca de la enfermería comunitaria
La Máquina de Desaparecer: una instalación del fotoperiodista Eduardo Longoni
La universidad pública apuesta al desarrollo de medicamentos, tratamientos y tecnología médica
AGENDA
NOTAS RELACIONADAS
NOTAS MÁS LEÍDAS
La producción de biogás y biofertilizantes a partir de desechos agrícolas es una oportunidad para pymes agropecuarias
Convierten desechos agroindustriales en suplementos dietarios naturales
El sedentarismo, la obesidad y su impacto en los niños
SENASA aprobó una innovadora vacuna contra la rabia animal producida por la UNL
Desarrollan nanopartículas para el tratamiento de enfermedades genéticas
NOTAS ACADÉMICAS
El cine y la literatura a la luz de las nuevas tecnologías
Una investigadora de la UNQ en Harvard
Carlos Castro: “El objetivo es alumbrar aquellos espacios en los que creíamos que no era posible la luz"
Ramiro Perrotta, biotecnólogo de la UNQ, participará del proyecto para resucitar al mamut lanudo
Esponja y trapo rejilla ¿aliados en la cocina o reservorio de bacterias?

logo SIU logo CIN logo SPU logo Ministerio de Educación

Argentina Investiga - Todos los derechos reservados