Nota

Universidad Nacional de Córdoba - Facultad de Psicología

24 de Octubre de 2011 | 6 ′ 44 ′′

El desarrollo evolutivo de los niños según sus dibujos

Un estudio sobre las ilustraciones realizadas por 175 chicos cordobeses de entre 2 y 12 años, reveló que los menores de clase media superan los niveles esperables de expresión gráfica y utilizan más el color e incorporan acciones en sus obras. Aunque sus pares de sectores urbano-marginales tienen una representación más adecuada de la figura humana, sus trabajos son menos creativos. Recomiendan el acceso temprano a la escolaridad para facilitar el desempeño académico y la adquisición de habilidades.

Cuando dibujan formas libres, la mayoría de los niños de clase media superan con amplitud los niveles evolutivos esperables para su edad, tienen más desarrollada su creatividad, lo que pone de relieve la importancia de la estimulación de su ambiente. Como contracara, durante la fase preescolar los chicos de sectores vulnerables logran una representación más clara de la figura humana, lo que se adjudica a una percepción más concreta y vivencial del cuerpo propio.

En general, ambos grupos se nivelan durante la etapa escolar e incorporan a sus ilustraciones los modelos del entorno social, como la televisión, la moda y los juguetes. Sin embargo, entre los 10 y 12 años, un gran porcentaje de menores de sectores urbano marginales no alcanza los niveles evolutivos esperables en su expresión gráfica. La brecha es coherente con la diferencia de intereses y necesidades ligadas a sus situaciones contextuales, que orientan a unos hacia el mundo del trabajo y a otros hacia el desarrollo intelectual.

Los datos son el resultado de un estudio exploratorio que comparó los dibujos de figuras humanas y formas libres confeccionados por 175 niños de la ciudad de Córdoba -96 de clase media y 79 pertenecientes a sectores urbano marginales-, de entre 2 y 12 años. La recolección de las producciones se realizó en escuelas, jardines y comedores que reciben a chicos de asentamientos en terrenos fiscales o villas de la periferia y de las guarderías y escuelas provinciales de barrios residenciales de la ciudad de Córdoba.

Llevada a cabo entre 2008 y 2009, la investigación fue impulsada por las integrantes de la cátedra “Psicología evolutiva de la niñez”, de la Facultad de Psicología de la UNC. Surgió, entre otros motivos, por la necesidad de recabar información concreta para delinear estrategias de intervención en el marco del programa de extensión “Salud integral del niño”, que desde 1999 lleva adelante ese equipo en escuelas públicas, privadas y especiales de la capital y localidades del interior provincial, como Santa Rosa de Calamuchita y Alta Gracia.

La importancia del dibujo en el desarrollo evolutivo del niño radica en que constituye una forma de imitación de la realidad, un intermediario entre la imagen mental y el juego. Refleja la comprensión, la representación espacial y el modo de concebir las cosas. A través de la ilustración, el chico representa lo que le interesa, preocupa o desea. Implica, además, un indicador de la transformación que va sufriendo la función motriz, desde movimientos que son una descarga kinestésica (garabato) hasta las coordinaciones viso-motoras con las que es posible lograr la representación fiel de un modelo. Gracias a esta maduración, cuando el niño dibuja, llega a controlar sus movimientos y a desarrollar habilidades para la motricidad fina, además de acceder a la representación simbólica de objetos y sentimientos.

El dibujo también constituye para los chicos un logro personal, una manifestación propia y singular de quienes, en edad temprana, dependen de los demás. María Elena Cordera, directora de la investigación, explica a InfoUniversidades que representar objetos en un espacio bidimensional, como una hoja, un pizarrón o incluso la pared, distintos al espacio tridimensional donde habitualmente se mueve, demanda poner en juego diversas funciones y coordinar capacidades visuales, motrices y representativas que son plasmadas en una obra singular, en un área nueva (bidimensional).

La representación gráfica también es un vehículo para la escritura, de ahí la importancia de estimular a los chicos que no alcanzan los niveles acordes a su etapa de desarrollo. La idea es que el niño pueda tener otros recursos para expresarse en forma creativa.

“En los infantes de los sectores más necesitados, que están más ligados a cuestiones concretas y realidades que los superan, el acceso a lo simbólico es más difícil, porque deja de ser un estímulo importante para ellos, ya que las necesidades concretas de la vida cotidiana los obligan a trabajar o a enfrentar situaciones que les impiden contar con los apoyos necesarios para acceder a este universo de la cultura, del símbolo”, explica la especialista.

Junto a la experiencia de dibujar, el juego también desempeña un papel esencial en el avance de los niños: “Practicar un deporte e integrar un equipo, le permite al niño evaluar los movimientos del resto de los jugadores, idear una planificación y una estrategia de acción. Esto está relacionado con su desarrollo, porque traducir en forma racional esa práctica e intelectualizarla, también es una forma de acceder al símbolo y al desenvolvimiento social”, subraya la investigadora. En este sentido, la situación es diferente para el chico que sólo juega el rato que permanece en la esquina “mientras limpia parabrisas de los autos”.

A partir de estos resultados, el equipo de investigación recomienda favorecer el acceso temprano a la escolaridad, para permitir la manipulación de materiales apropiados a la expresión creativa y al desarrollo del grafismo, esencial para facilitar el desempeño escolar y la adquisición de habilidades. Las autoras proponen implementar estrategias de orientación para padres y docentes de manera que ambos puedan estimular el grafismo y el juego como conductas promotoras del acceso al símbolo, al universo del “como si...”.

Sobre las acciones de transferencia que se derivarán del trabajo, Cordera destaca que la investigación les proporciona elementos para ir a la escuela y transmitir a los maestros por qué el niño debe dibujar. “En ocasiones, nos hemos encontrado con ámbitos educativos donde se piensa que para el alumno siempre es más importante resolver un problema en la pizarra que dibujar, porque se considera al dibujo sólo desde el entretenimiento. Es por esto que insistimos en re-significar al dibujo como actividad que contribuye al desarrollo integral del niño”, cierra.

Andrés Fernández


NOTAS DESTACADAS
Por qué fallaron las encuestas en 2019
Las transformaciones sociales que dejó la pandemia
La importancia de la alimentación de los adultos mayores para prevenir enfermedades
El trabajo de la Universidad por la ampliación de derechos
Mi reloj interno: una aplicación para mejorar el sueño
Con la ayuda de un implante cerebral una persona ciega logró ver formas y objetos
NOVEDADES
Son víctimas de la quinta pandemia de cólera los restos humanos hallados en una fosa común del siglo XIX en Córdoba
Ontología crítica del encierro: una obra que aborda la desigualdad desde lo subjetivo
La diversidad de plantas en los techos verdes favorece la variedad de insectos benéficos
Fabricarán snacks de frutas con alto valor nutricional
La UNT logró patentar un queso enriquecido con yacón
Un sensor electroquímico para la detección de soja transgénica en semillas
AGENDA
NOTAS RELACIONADAS
NOTAS MÁS LEÍDAS
La presencia de microplásticos en líquenes afecta la salud humana y la biodiversidad
Cultura pop: entre la celebración y la resignificación
La UNT logró patentar un queso enriquecido con yacón
Erosión hídrica, el enemigo silencioso que ataca el suelo
El panorama a futuro después de la pandemia
NOTAS ACADÉMICAS
Las tecnologías digitales como constructoras de subjetividad
Un espacio para que la economía vuelva a ser política y social
El panorama a futuro después de la pandemia
Por un big data más igualitario
Estrés académico: un análisis sobre el miedo a rendir exámenes


logo SIU logo CIN logo SPU logo Ministerio de Educación

Argentina Investiga - Todos los derechos reservados