Nota

Universidad Juan Agustín Maza - Facultad de Ciencias Veterinarias y Ambientales

11 de Octubre de 2021 | 4 ′ 48 ′′

Fitotoxicidad en el agua de riego del arbolado mendocino

Investigadores llevan adelante un proyecto para evaluar el riesgo de fitotoxidad del agua que nutre las especies arbóreas de la ciudad de Mendoza. Detectaron la presencia de un riesgo de moderado a severo en zonas del microcentro y aquellas donde se concentra la actividad gastronómica.
Fitotoxicidad en el agua de riego del arbolado mendocino

Mendoza es reconocida como una ciudad oasis y se compone de una triada esencial: acequia, árbol y agua. Las tres son dependientes una de la otra y cobran vital importancia en el abordaje de cualquier temática ambiental.

Un trabajo de investigación de la Universidad Maza que se desarrolla desde hace algunos años pudo diagnosticar la presencia de un riesgo de fitotoxicidad, de moderado a severo, en algunas zonas del arbolado de la capital provincial. Las áreas más críticas fueron el microcentro y aquellas donde se concentra la actividad gastronómica.

La reducción de los niveles de fitotoxicidad ocasionada por la disminución de la circulación de personas como consecuencia de la pandemia quedó atrás y se busca un mayor control a futuro para reducir la contaminación y permitir el normal crecimiento y el sano desarrollo de los árboles.

El origen del proyecto

En 2019 el director del proyecto Marcos Giai presentó su tesis de maestría en Gestión Integral de Recursos Hídricos, cuyo tema fue la calidad del agua de riego del arbolado público lineal de la Ciudad de Mendoza. En su investigación bibliográfica no encontró ninguna referencia a la calidad de agua de las acequias locales: había algunas muy generales referidas al agua de riego agrícola, de uso recreativo o de potabilización, pero casi nada en materia de riego urbano.

La finalidad del estudio fue sentar lineamientos de gestión del agua de riego, en particular sobre la calidad del agua. Para ello, se diseñó un proyecto de monitoreo con el fin de realizar ensayos de calidad fitotóxica con biomarcadores en distintos lugares de muestreo, teniendo en cuenta la densidad de sombras de la Ciudad. Este se aplicó en zonas residenciales y comerciales.

Una vez efectuado el procedimiento, se compararon los valores de fitotoxicidad de cada punto de muestreo con el control (agua del Canal Jarillal, que es el afluente que provee el agua de riego de las acequias). Con los resultados obtenidos se elaboró un mapa semaforizado con las áreas de mayor nivel de fitotoxicidad (concentradas en su mayoría en el área del microcentro y en zonas comerciales gastronómicas) y otras con menor, o nulo nivel de fitotoxicidad (residenciales).

“La zona del microcentro tenía valores muy significativos respecto al resto. Esta situación estaba asociada a la actividad antrópica concentrada allí”, explicó Giai.

El impacto de la pandemia

En abril de 2020, durante la etapa de aislamiento, se volvió a muestrear y se encontró una muy marcada disminución de los valores, mientras que en septiembre del mismo año, cuando aún regía el distanciamiento social obligatorio, los valores volvieron a aumentar, producto de la reducción de algunas de las restricciones a la circulación.

¿Qué sucede en la actualidad?

La Municipalidad dispuso de los valores de fitotoxicidad del agua de riego del arbolado público lineal como otro indicador de calidad ambiental. Actualmente se desarrolla un proceso de información en tiempo real del mapa de riesgo semaforizado, para que los vecinos conozcan el comportamiento de este indicador en ocasión de los muestreos que se realizarán.

“Se prevé, en un futuro mediato, continuar con este monitoreo bimestralmente, focalizado en el área más afectada y en la zona gastronómica de la Ciudad. También buscaremos monitorear los posibles contaminantes que infieren en la fitotoxicidad y la calidad del agua durante 2022, sumando más variables que influyen en la calidad del agua de riego” detalló Giai, con quien trabajan los investigadores Gerardo Graña y Beatriz Damiani.

El rol de la comunidad

Los valores de fitotoxicidad hallados se vinculan con el fenómeno del cambio climático y la pregunta es cómo va a afectar en el futuro a nuestra ciudad oasis. Por ello, las políticas públicas le dan una participación al vecino, que se muestra muy activo y comprometido, realizando solicitudes de poda, la remoción de residuos o la limpieza de acequias. Esto conforma una retroalimentación importante. Las personas cuidan sus árboles porque les dan abrigo a sus viviendas, las ayudan a controlar su temperatura y porque saben que son muy importantes para la vida.

“Yo creo que todas estas medidas proambientales redundarán positivamente en la triada acequia-árbol-agua, generando un ambiente y una ciudad sustentable”, cerró el investigador.

Fitotoxicidad en el agua de riego del arbolado mendocino

Gabriel Omar Chaud @

Gabriel Omar Chaud


NOTAS DESTACADAS
Por qué fallaron las encuestas en 2019
Las transformaciones sociales que dejó la pandemia
La importancia de la alimentación de los adultos mayores para prevenir enfermedades
El trabajo de la Universidad por la ampliación de derechos
Mi reloj interno: una aplicación para mejorar el sueño
Con la ayuda de un implante cerebral una persona ciega logró ver formas y objetos
NOVEDADES
Son víctimas de la quinta pandemia de cólera los restos humanos hallados en una fosa común del siglo XIX en Córdoba
Ontología crítica del encierro: una obra que aborda la desigualdad desde lo subjetivo
La diversidad de plantas en los techos verdes favorece la variedad de insectos benéficos
Fabricarán snacks de frutas con alto valor nutricional
La UNT logró patentar un queso enriquecido con yacón
Un sensor electroquímico para la detección de soja transgénica en semillas
AGENDA
NOTAS RELACIONADAS
VIH, la otra pandemia

VIH, la otra pandemia

Cristian Alberti, comunicador, docente e investigador de la UniverSIDAd Nacional de Rosario, analiza los discursos en torno al HIV-SIDA, desde sus ...

Arquitectura de la pospandemia

Arquitectura de la pospandemia

Miguel Ángel Vecino, docente e investigador de la UNNOBA, explica las nuevas prioridades para el diseño de espacios compartidos a partir de las ...

NOTAS MÁS LEÍDAS
La presencia de microplásticos en líquenes afecta la salud humana y la biodiversidad
Cultura pop: entre la celebración y la resignificación
La UNT logró patentar un queso enriquecido con yacón
Erosión hídrica, el enemigo silencioso que ataca el suelo
El panorama a futuro después de la pandemia
NOTAS ACADÉMICAS
Las tecnologías digitales como constructoras de subjetividad
Un espacio para que la economía vuelva a ser política y social
El panorama a futuro después de la pandemia
Por un big data más igualitario
Estrés académico: un análisis sobre el miedo a rendir exámenes

logo SIU logo CIN logo SPU logo Ministerio de Educación

Argentina Investiga - Todos los derechos reservados