Nota

Universidad Nacional del Litoral - Facultad de Bioquímica y Ciencias Biológicas

17 de Noviembre de 2008 |

Introducen un gen en cultivos para reducir el uso de insecticidas

Al alojar un gen de girasol en una planta de experimentación, científicos obtuvieron cultivos que son menos atacados por los insectos. Ese mismo transgén ya había mostrado conferir tolerancia a la sequía.
Introducen un gen en cultivos para reducir el uso de insecticidas

Descubren gen que mantiene activos los mecanismos de defensa de las plantas y una alta capacidad de resistencia a la sequía.

Todo comenzó de forma casual, cuando los expertos de la Cátedra de Biología Celular y Molecular de la Facultad de Bioquímica y Ciencias Biológicas sufrieron una invasión de mosquitas en su cámara de cultivo. Allí se estaban realizando diferentes experimentos sobre plantas de Arabidopsis thaliana, genéticamente modificadas con distintos genes vegetales para su estudio. Mientras los investigadores intentaban deshacerse de los insectos, notaron que las Arabidopsis modificadas genéticamente fueron atacadas en un grado mucho menor por las mosquitas.

Esas plantas modificadas tenían en su estructura un gen extraído del ADN del girasol, que el grupo patentó como el HaHb4 y que confiere una alta capacidad de resistencia a la sequía. La observación casual disparó un nuevo estudio por el que los científicos comprobaron que el gen agregado también mantiene activos y alertas constantemente los mecanismos de defensa de las plantas.

El transgén HaHb4 fue patentado por la UNL, el CONICET y la empresa Bioceres en 2004, luego de años de estudio.

El trabajo

Luego de la observación inicial, los investigadores se dieron a la tarea de descubrir por qué las plantas transgénicas no eran comidas por las moscas. “Pusimos larvas solamente con plantas modificadas, las dejamos que coman y las fuimos pesando. Las larvas que se alimentaban de plantas salvajes en paralelo tuvieron un desarrollo de peso normal, mientras que las que se alimentaban de las transgénicas no aumentaron de peso. Es decir que su desarrollo se detuvo”, contó Manavella.

Las experiencias también mostraron que los insectos, cuando podían elegir, preferían comer las plantas salvajes. Las plantas cuentan con una serie de genes que “perciben” lo que pasa afuera y disparan diferentes señales de acuerdo a la situación. Esa primera señal desencadena un efecto dominó o cascada, que permite a la planta responder a la situación externa. “Los genes de la respuesta a los insectos y la tolerancia a la sequía generalmente van de la mano, porque cuando la planta está sufriendo evita que los insectos se la coman”, señaló Manavella.

El fenómeno fue observado en plantas de experimentación, que no tienen interés comercial pero sirven para ensayar las respuestas del desarrollo vegetal a las condiciones del medioambiente.

En cultivos

En una segunda etapa, los investigadores estudiaron si estas respuestas se repiten en especies diferentes. “Para eso transformamos maíz y evaluamos lo ocurrido. Al comparar los datos de las áreas de hojas comidas, los insectos comían alrededor de un 30% menos las plantas transgénicas que las salvajes. Entre el 90% y 100% de las larvas de oruga que poníamos a que coman llegaban al estadio adulto -que es cuando vuelve a poner huevos- en las plantas salvajes. Mientras que en las transgénicas, sólo entre el 10% y 20% de las orugas llegaron a adultas”, detalló el investigador.

El disminuir de forma significativa la población de insectos en los cultivos tiene un fuerte impacto económico, porque disminuye las pérdidas de cantidad y calidad en la producción y reduce el uso de insecticidas.

Actualmente, se están haciendo ensayos en maíz, trigo y soja, con resultados alentadores. La fase de reproducción de semillas está a cargo de la empresa Bioceres.

Armas de defensa

Los genes poseen la información capaz de enviar señales que desencadenan funciones; al igual que un “interruptor” que dispara una reacción. La Dra. Raquel Chan, directora del proyecto, argumentó acerca del trabajo: “Lo que nosotros hacemos es tomar determinados genes, ponerlos en las plantas de formas de que estén muy expresados. Les ponemos un interruptor que hace que el gen, que normalmente sólo estaría ‘prendido’ cuando hay una condición adversa, lo esté todo el tiempo”.

En las plantas salvajes, el ataque de un insecto provoca una respuesta sistémica que las pone en estado de alerta y desencadena los mecanismos de defensa. Por una parte, produce una sustancia -inhibidores de proteasa- que, si bien no son tóxicos, afectan el sistema digestivo de los insectos y retrasan su desarrollo, lo que termina por matarlos.

Además, activan mecanismos indirectos en los cuales interviene una hormona vegetal llamada ácido jasmónico. Liberando productos volátiles -que constituyen las señales del lenguaje entre plantas- les avisan a sus vecinas y a las otras hojas de la planta atacada.

La verificación del aumento del ácido jasmónico en las plantas transgénicas se hizo en el Instituto Max Planck de Jena, Alemania.

En las plantas a las que se les agregó el “gen de la sequía” el estado de alerta fue permanente y los mecanismos estuvieron prendidos constantemente. “Es como una lucha constante entre las plantas y los insectos, en la que al hombre le conviene que gane la planta, sobre todo en los cultivos agronómicos”, comentó Manavella.

“El hecho de poder ver que este mecanismo de defensa se está reproduciendo al ponerle este gen en una planta como el maíz tiene una importancia biotecnológica fundamental. Y también biológica, porque demostramos que hay una conservación de mecanismos entre especies que son muy distantes”, indicó Chan.

Romina Kippes
Elizabeth Furlano
Andrea Vittori
Universidad Nacional del Litoral

Comunicación - Universidad Nacional del Litoral
avittori@unl.edu.ar
www.unl.edu.ar


NOTAS DESTACADAS
Ferroviarios: la historia recuperada de una tarea colectiva
Inteligencia artificial para prevenir fallas en gasoductos
Desarrollan un modelo hidrológico para la cuenca alta de La Picasa
Enología sustentable: buscan emplear los sarmientos de poda en la elaboración de los vinos
La importancia de los censos como herramienta científica y académica
Primer registro de Leishmania braziliensis en un murciélago de Corrientes
NOVEDADES
Diez especies de aves de Río Cuarto se benefician por el manejo orgánico
Crearon un cuero ecológico a base de hongos Reishi
Elaborarán barritas proteicas a partir de lactosuero
Un científico rosarino estudia las estrellas de neutrones
La UNR producirá medicamentos pediátricos críticos
Científicos tucumanos realizan diagnósticos por medio de inteligencia artificial
AGENDA
NOTAS RELACIONADAS
EcoCiencia
Cuidar el agua es clave

Cuidar el agua es clave

A raíz de la bajante extraordinaria del río Paraná, un equipo de investigadoras de la UNR realizó un informe sobre el consumo responsable de agua en ...

NOTAS MÁS LEÍDAS
La producción de biogás y biofertilizantes a partir de desechos agrícolas es una oportunidad para pymes agropecuarias
Elaborarán barritas proteicas a partir de lactosuero
“Yateí”, la abeja nativa sin aguijón es una excelente opción para diversificar la producción de miel
Jóvenes y el cuidado de su salud: las relaciones de micromachismo a revisar
Kit de riego automatizado que busca promover la soberanía alimentaria
NOTAS ACADÉMICAS
Fray Mamerto Esquiú, beato y defensor de la Constitución de 1853
La UNC forma parte del proyecto astronómico “Salta ventana al universo”
Diseño gráfico: el valor de la profesión y su importancia histórica
La participación política femenina en Córdoba, más allá de la historia escrita en masculino
El cine y la literatura a la luz de las nuevas tecnologías


logo SIU logo CIN logo SPU logo Ministerio de Educación

Argentina Investiga - Todos los derechos reservados