Nota

Universidad Argentina de la Empresa - Facultad de Ciencias Jurídicas y Sociales

01 de Enero de 2018 | 4 ′ 9 ′′

Los porteños y los bonaerenses prefieren leer en papel

Nueve de cada diez personas leyeron al menos un libro en papel en el último año. Tres más de los que lo hicieron en formato digital, asegura una investigación de la Fundación UADE. A pesar de ser más económico, los e-books no son los más elegidos por los vecinos de Capital Federal y el Conurbano que se aferran a lo clásico.

Lo tradicional derrota a lo innovador, al menos en la literatura. Un estudio del Instituto de Ciencias Sociales y Disciplinas Proyectuales (INSOD) de la Fundación UADE determinó que los porteños prefieren leer libros en papel antes que en formato digital. Inmersos en una actualidad en la que los avances tecnológicos modificaron muchos de los hábitos de la sociedad, nueve de cada diez personas aseguraron que leyeron al menos un libro en papel en el último año. Tres personas más de las que lo hicieron en digital. Resultados que demuestran que la aplicación de la tecnología no logró modificar del todo la antigua costumbre de pasar la hojas del papel.

Si en algo se diferencian los libros electrónicos de los físicos es en su precio. A pesar de que el formato en papel es más caro que el digital, esta realidad no parece ser un impedimento en la decisión de compra de las personas. “It”, la reconocida novela de terror escrita por Stephen King que recientemente se estrenó en el cine, cuesta cerca de $450 en papel en las principales librerías. Mientras que en formato digital la editorial lo vende por $100 y puede conseguirse por no menos de $20 en las páginas más conocidas de comercio electrónico o incluso gratis. “Se evidencia una gran tendencia a descargar los libros en lugar de comprarlos en las tiendas virtuales o a compartirlos entre amigos, según los datos que obtuvimos”, asegura Alejandra Fuentes Cuiñas, investigadora responsable del proyecto.

La baja fidelidad de los porteños y los bonaerenses con los dispositivos digitales diseñados exclusivamente para leer es un punto a tener en cuenta para los desarrolladores de esta tecnología. Los e-reader como Kindle o Sony Reader son las plataformas menos elegidas por los porteños; sólo una de cada 10 personas lo utilizó en el último año. Prefieren inclinarse al smartphone, que es el más elegido de los dispositivos para esta actividad, aunque no sea su principal función pero que otorga la posibilidad de realizar otras tareas al mismo tiempo, como responder mensajes de WhatsApp o monitorear las redes sociales.

Otro de los formatos que cobraron notoriedad en los últimos años con los avances de la tecnología aplicados a la lectura fue el audiobook. Una plataforma que transforma al lector en oyente. “Aunque más de la mitad de los encuestados afirmaron conocerlos, sólo un 5% los utilizó alguna vez. Denota que tampoco es una plataforma con la que se hayan familiarizado los lectores del área Metropolitana de Buenos Aires”, explica Fuentes Cuiñas.

Los más de 500 encuestados, de 18 a 65 años que participaron de este estudio, arrojaron otros datos importantes. “Más de la mitad de las personas que desean leer más libros no pueden hacerlo por falta de tiempo o porque hacen actividades físicas que no les dejan espacio para seguir una lectura”, afirman los investigadores. A la hora de elegir un género, dos de cada tres encuestados prefieren las novelas de distintas temáticas: infantiles y juveniles (26%) en primera medida, generales (25%)y de ciencia ficción (14%). El resto se inclina por obras de autoayuda y de superación, y por las referidas a negocios y ciencias económicas, entre muchas otras. Además, nueve de cada diez personas afirmaron que mientras leen atraviesan por distintas situaciones que los llevan a estar “compenetrados” en el texto y a “olvidarse” de sus problemas.

Leandro Ezequiel Ungaro @

Diego Nicolás Dagnino


NOTAS DESTACADAS
Por qué fallaron las encuestas en 2019
Las transformaciones sociales que dejó la pandemia
La importancia de la alimentación de los adultos mayores para prevenir enfermedades
El trabajo de la Universidad por la ampliación de derechos
Mi reloj interno: una aplicación para mejorar el sueño
Con la ayuda de un implante cerebral una persona ciega logró ver formas y objetos
NOVEDADES
Son víctimas de la quinta pandemia de cólera los restos humanos hallados en una fosa común del siglo XIX en Córdoba
Ontología crítica del encierro: una obra que aborda la desigualdad desde lo subjetivo
La diversidad de plantas en los techos verdes favorece la variedad de insectos benéficos
Fabricarán snacks de frutas con alto valor nutricional
La UNT logró patentar un queso enriquecido con yacón
Un sensor electroquímico para la detección de soja transgénica en semillas
AGENDA
NOTAS RELACIONADAS
NOTAS MÁS LEÍDAS
La presencia de microplásticos en líquenes afecta la salud humana y la biodiversidad
Cultura pop: entre la celebración y la resignificación
La UNT logró patentar un queso enriquecido con yacón
Erosión hídrica, el enemigo silencioso que ataca el suelo
El panorama a futuro después de la pandemia
NOTAS ACADÉMICAS
Las tecnologías digitales como constructoras de subjetividad
Un espacio para que la economía vuelva a ser política y social
El panorama a futuro después de la pandemia
Por un big data más igualitario
Estrés académico: un análisis sobre el miedo a rendir exámenes

PALABRAS CLAVES
e-bookdigital
logo SIU logo CIN logo SPU logo Ministerio de Educación

Argentina Investiga - Todos los derechos reservados