Nota

Universidad Nacional del Nordeste - Facultad de Odontología

03 de Noviembre de 2008 | 4 ′ 3 ′′

Universitarios admiten la influencia de la publicidad en la automedicación

Un relevamiento dejó al descubierto que el 84 por ciento de los encuestados en algún momento utilizó medicamentos porque lo “recetaba” una publicidad.

Se ha evolucionado hacia una automedicación ‘irresponsable’ o autoprescripción.

Tras advertir trastornos de conducta y también en el rendimiento académico de los alumnos, docentes de la Facultad de Odontología de la UNNE encararon una investigación que permitiera determinar el consumo de medicamentos de la población estudiantil de esta carrera. La marcada influencia publicitaria de la industria farmacológica fue uno de los datos más llamativos que surgió del relevamiento.

La automedicación es considerada uno de los grandes flagelos de la salud pública, pero esto no ocurre solo en la Argentina, sino que es un fenómeno global. La mitad de los Argentinos hace un mal uso de los medicamentos, lo que causa la muerte de 700 personas por año y alrededor de 1000 internaciones hospitalarias en el país. Analgésicos, antibióticos, antiácidos y sedantes lideran el ranking de la automedicación en el país.

El trabajo demostró que los fármacos más utilizados corresponden al Sistema Nervioso Central y al sistema Musculoesquelético. Según explicó Julio Lotero, profesional a cargo del trabajo, para los alumnos relevados “la ingesta de fármacos es sinónimo de salud”. Entre los encuestados, el 84 por ciento reconoció que alguna vez consumió medicamentos influenciado por la publicidad; en su gran mayoría son analgésicos y antiinflamatorios no esteroideos. Lotero señaló en este punto que, con esta tendencia, se produce un consumo elevado de AINEs, sustancia que podría dar lugar a la aparición de efectos adversos importantes, sobre todo en el aparato gastrointestinal.

En la investigación se examinaron a 100 estudiantes, 20 de cada año de la carrera. Los datos fueron extraídos por monitores a través de una encuesta estructurada con preguntas cerradas y abiertas. Las variables consideradas fueron edad, sexo, año que cursa, medicamento o medicamentos que consume, finalidad terapéutica, quién lo recomendó e influencia de la publicidad.

Entre las mujeres encuestadas se evidenció la utilización de un peligroso psicofármaco, el clonazepam. En una oportunidad fue tomado como ansiolítico, por indicación de familiares.

Los profesionales a cargo del trabajo indicaron: “Deberían evaluarse las causas que motivan el uso de este psicofármaco a fin de determinar la racionalidad de su utilización, debido a la posibilidad que tiene de afectar la capacidad cognitiva y el rendimiento psicofísico en el estudiante de odontología por la gran actividad manual que despliega durante su trayecto formativo”.

Además de Lotero, el trabajo fue realizado por María Sartirana, Adriana Tejero, Belén Tarallo, Ángel Torres, Pablo Montiel y Sergio Morales.

Los investigadores señalan que por cuestiones culturales y sociales de la población, la sobreprescripción y dispensación por parte de profesionales de la salud y la presión de la industria farmacéutica a través de la publicidad, muchas veces “engañosa”, hacen del uso del medicamento sinónimo de salud.

“Tal conducta creó un problema para la salud pública y para la sociedad toda, denominado ´medicalización de la salud´, explicó Lotero.

También mencionan que la Organización Mundial de la Salud (OMS) reconoce y acepta la automedicación. Pero cuando ésta es “responsable”. Y ejemplifican el uso de medicamentos de libre acceso (sin receta médica) para el alivio de síntomas poco graves como las dolencias leves de garganta, estómago u oído, y siempre y cuando esta automedicación no reemplace “el contacto del profesional con el paciente”.

En un resumen del trabajo realizado, el grupo sostiene: “Como consecuencia del advenimiento explosivo y con pocas diferencias con otros medicamentos ya existentes, nuevas especialidades farmacéuticas son estimuladas por políticas fundamentadas en el mercado y en el criterio regulatorio de oferta-demanda, sin tener en cuenta juicios de valor basados en evidencias científicas y justificaciones razonables para la conservación de la salud del hombre”.

“Se evolucionó hacia una automedicación ´irresponsable´ o autoprescripción, puesto que se deja absolutamente de lado el papel del profesional médico–odontólogo para la prevención y tratamiento de problemas agudos de salud y de algunos síntomas de enfermedades crónicas”, consideraron.

“En la autoprescripción, se deja a un lado al facultativo, y es el paciente quien decide qué medicamento tomará y contrapone a la autoprescripción, o uso indiscriminado de fármacos sin indicación ni supervisión facultativa”, agregaron.

Juan Monzón Gramajo
José Goretta
Laura Duarte Galarza
Universidad Nacional del Nordeste

Departamento de Comunicación Institucional
monzongramajo@hotmail.com
www.unne.edu.ar


NOTAS DESTACADAS
Una barra de cereal nutritiva con material residual de la elaboración de cerveza
Cómo afectará el cambio climático a las áreas de distribución del quebracho blanco
Jóvenes y el cuidado de su salud: las relaciones de micromachismo a revisar
Modelos matemáticos: desde lo abstracto hasta su aplicabilidad
Durante la última década crecieron los episodios de consumo excesivo de alcohol en la Argentina
Hacia un uso sustentable de las tierras en la producción agrícola
NOVEDADES
Un científico rosarino estudia las estrellas de neutrones
La UNR producirá medicamentos pediátricos críticos
Científicos tucumanos realizan diagnósticos por medio de inteligencia artificial
Cuál es la percepción social acerca de la enfermería comunitaria
La Máquina de Desaparecer: una instalación del fotoperiodista Eduardo Longoni
La universidad pública apuesta al desarrollo de medicamentos, tratamientos y tecnología médica
AGENDA
NOTAS RELACIONADAS
NOTAS MÁS LEÍDAS
La producción de biogás y biofertilizantes a partir de desechos agrícolas es una oportunidad para pymes agropecuarias
Convierten desechos agroindustriales en suplementos dietarios naturales
El sedentarismo, la obesidad y su impacto en los niños
SENASA aprobó una innovadora vacuna contra la rabia animal producida por la UNL
Desarrollan nanopartículas para el tratamiento de enfermedades genéticas
NOTAS ACADÉMICAS
El cine y la literatura a la luz de las nuevas tecnologías
Una investigadora de la UNQ en Harvard
Carlos Castro: “El objetivo es alumbrar aquellos espacios en los que creíamos que no era posible la luz"
Ramiro Perrotta, biotecnólogo de la UNQ, participará del proyecto para resucitar al mamut lanudo
Esponja y trapo rejilla ¿aliados en la cocina o reservorio de bacterias?


logo SIU logo CIN logo SPU logo Ministerio de Educación

Argentina Investiga - Todos los derechos reservados