Nota

Universidad Nacional de Quilmes - Departamento de Economía y Administración

27 de Diciembre de 2021 | 6 ′ 0 ′′

Un espacio para que la economía vuelva a ser política y social

En entrevista con Argentina Investiga Juan Santarcángelo, docente e investigador de la UNQ, explica que el Doctorado en Desarrollo Económico que dirige está pensado desde una óptica multidisciplinar. No sólo incluye a la economía, sino a todas las ciencias sociales porque “los fenómenos no pueden comprenderse sin su contexto histórico y social” señala.

Reflexionar acerca del desarrollo económico es pensar en la economía, pero también en la política; es abordar el presente, pero también repasar la historia; es analizar los mercados, pero también el rol de los Estados; es mirar puertas adentro, pero también establecer una perspectiva comparada. Desde un enfoque transdisciplinario, el Doctorado que dirige Juan Santarcángelo, en la Universidad Nacional de Quilmes (UNQ), aporta herramientas para la discusión y la acción. Los estudiantes se gradúan con tesis valiosas y adquieren capacidades para participar del proceso de toma de decisiones en instituciones públicas y privadas.

–¿De qué se trata el Doctorado en Desarrollo Económico?

–Es el único Doctorado en el área que incorpora diferentes perspectivas. Cada fenómeno puede pensarse e interpretarse de distinta manera; los marcos teóricos habilitan priorizar diferentes aspectos y extraer algunas conclusiones. Te pongo un ejemplo: el desempleo. Para la teoría neoclásica dominante, el desempleo es el resultado de economías que evidencian problemas (producidos por la intervención estatal y los sindicatos fuertes) en el marco de mercados que en verdad son perfectos; para la teoría keynesiana, los mercados no funcionan perfectamente y el rol estatal es fundamental para solucionar el conflicto y achicar la desocupación; para el marxismo, es una necesidad del sistema y se explica por la dinámica de acumulación.

–De manera que un mismo fenómeno provoca la emergencia de diversos abordajes que implicarán distintas políticas.

–Exacto. Nuestro Doctorado propone analizar los mismos fenómenos pero desde diferentes marcos teóricos. Ello es bastante peculiar porque en la Argentina, la escuela que se enseña es la neoclásica. El problema, en definitiva, es que las políticas que se toman con base en esta línea teórica tienen impacto en la vida cotidiana de la gente. En los ‘90, Domingo Cavallo aplicó de manual todo lo que debe hacer un economista si el mundo funciona como lo hace el modelo neoclásico, y así terminamos en 2001 y 2002. Bajo esta premisa, armar un Doctorado cuyo eje esté colocado en el desarrollo económico implica pensar los problemas desde una óptica multidisciplinar. No sólo incluye a la economía (el crecimiento, la cultura productiva, la tecnología) sino a todas las ciencias sociales: ciencias políticas, sociología, historia (la calidad del empleo, la evolución del salario, las condiciones de vida, la distribución del ingreso). Los fenómenos no pueden comprenderse sin su contexto histórico y social.

–El Doctorado también incluye la perspectiva comparada…

–Sí, nos interesa comparar la situación argentina con las de otros países de América Latina y con otros fenómenos internacionales. A las naciones de nuestra región les ocurre más o menos lo mismo y afrontan etapas similares: en todas hubo sustitución de importaciones, un fuerte desarrollo industrial y clase trabajadora organizada, así como también, neoliberalismo impuesto por dictaduras. Asimismo, nos interesa pensar, desde una mirada crítica, la realidad social que nos toca vivir en el presente.

–¿Algún ejemplo?

–Tenemos muy incorporado el hecho de vivir en medio de la globalización. A priori, en el presente, el escenario globalizado pareciera brindar a todos los países las mismas posibilidades de desarrollo. Sin embargo, si revisamos la historia, no es más que una ilusión: en los años ‘70, el estructuralismo latinoamericano ya dividía al mundo en grupos de países centrales y periféricos. La corriente del imperialismo se orientaba en el mismo sentido: hay naciones que constituyen el imperio y otras que no. La carga simbólica que trajo consigo la hegemonía del modelo neoliberal erosionó y desplazó, en parte, este tipo de discusiones que se daban a partir de corrientes de pensamiento contrahegemónicas. Si para América Latina había alguna chance de desarrollo hay que remontarse a la aplicación de esas teorías estructuralistas e imperialistas que se perdieron a partir de los ‘80 y los ‘90.

–En este caso, la referencia también debe hallarse en la teoría de la dependencia.

–Tal cual. Los pensadores de la dependencia sostenían que no era posible el desarrollo como tal, de modo que lo que había que hacer era transformar el sistema. En el Doctorado, nosotros discutimos la teoría dominante de la globalización con estas otras, con la imperialista, la estructuralista y la de la dependencia. De aquí la importancia, de nuevo, del análisis comparado: abordar qué hizo China, Australia, cuáles fueron los caminos que tomó el sudeste asiático, o bien, las naciones nórdicas para resolver sus problemas de desarrollo. No para copiar estos modelos puertas adentro, sino para revisar algunas herramientas que en nuestro contexto podrían ser adaptadas y funcionar.

–Hay un núcleo duro de materias troncales y luego seminarios más bien específicos.

–Sí, se abordan cursos con temas específicos relacionados a lo financiero, por ejemplo: el dólar, fuga de capitales, el endeudamiento. Abordamos muchísimas áreas, pero en sentido general todas apuntan a lo mismo: se trata de pensar y reflexionar acerca de cómo hacer para que se desarrolle la Argentina. Hay una calidad de estudiantes muy buena y las tesis que se han terminado tienen mucho nivel. Hay un grupo de grandes economistas y cientistas sociales que pasaron por nuestro Doctorado y hoy forman parte de instituciones (gubernamentales y no gubernamentales) y toman decisiones. Estamos conformes, pero siempre vamos por más.

Leticia Spinelli
Universidad Nacional de Quilmes

Dirección de Prensa y Comunicación Institucional
prensa@unq.edu.ar
www.unq.edu.ar


NOTAS DESTACADAS
Estudian los mecanismos cerebrales previos a las acciones motoras
Analizan mohos del pacú que podrían ser utilizados como alimento en piscicultura
Políticas públicas para Ciencia y Técnica: hacia la construcción de un Estado innovador
Mejoran prótesis de titanio para reducir infecciones y rechazos
La relación entre las patologías intestinales y las enfermedades articulares
Tras las huellas de los animales en el Parque Ecológico Urbano de Río Cuarto
NOVEDADES
La universidad pública apuesta al desarrollo de medicamentos, tratamientos y tecnología médica
Una nueva especie de parásito fue descubierta en Pampa de Achala
Los cuerpos dóciles: la educación física infantil durante la dictadura
Carvedilol: un fármaco para la hipertensión resultó efectivo en el tratamiento del Chagas
Investigadores de la UNT producirán harina de batata apta para celíacos
Fluoruro en aguas de consumo
AGENDA
NOTAS RELACIONADAS
VIH, la otra pandemia

VIH, la otra pandemia

Cristian Alberti, comunicador, docente e investigador de la UniverSIDAd Nacional de Rosario, analiza los discursos en torno al HIV-SIDA, desde sus ...

NOTAS MÁS LEÍDAS
Ejercicios para disminuir la ansiedad durante el embarazo
Wanda, La China, Pampita y Paula Chaves y los estereotipos en los medios de comunicación
Dos astrónomos y una estudiante de la UNLP investigan qué hay en el centro de la Vía Láctea
Un sistema para predicción y alerta meteorológico a corto plazo
Porotos con sello local, una alternativa para la alimentación animal en la Norpatagonia
NOTAS ACADÉMICAS
Una investigadora de la UNQ en Harvard
Carlos Castro: “El objetivo es alumbrar aquellos espacios en los que creíamos que no era posible la luz"
Ramiro Perrotta, biotecnólogo de la UNQ, participará del proyecto para resucitar al mamut lanudo
Esponja y trapo rejilla ¿aliados en la cocina o reservorio de bacterias?
Las tecnologías digitales como constructoras de subjetividad

logo SIU logo CIN logo SPU logo Ministerio de Educación

Argentina Investiga - Todos los derechos reservados