Nota

Universidad Nacional de La Plata - Facultad de Ciencias Agrarias y Forestales

06 de Noviembre de 2008 |

Una cura para las abejas

Centro de referencia internacional, un laboratorio de la UNLP investiga las causas de un mal que afecta la calidad de la miel. Argentina es el principal exportador de un producto que genera ingresos superiores a los 140 millones de dólares.
Una cura para las abejas

La Loque Americana provoca la muerte de las colmenas.

La Loque Americana ingresó a la Argentina hacia fines de la década del ’80, cuando un productor avícola de la ciudad de Tandil compró abejas a una cabaña de Estados Unidos que no contaba con certificación de los organismos sanitarios. Esas abejas trajeron esporas de Paenibacillus larvae que se diseminaron en la región y con el tiempo se transformaron en un problema para los productores.

La Loque Americana es una enfermedad bacteriana que ataca a las larvas y afecta la calidad de la miel. El principal problema es que las esporas (formas de resistencia producidas por las bacterias que les permiten sobrevivir en condiciones adversas hasta más de 40 años) permanecen alojadas en la miel e inutilizan la producción. En términos biológicos, lo que sucede es que cuando las condiciones son favorables, las esporas germinan y dan lugar de nuevo a la bacteria.

Argentina produce anualmente cien mil toneladas de miel, de lo cual el 90 por ciento es destinado a la exportación. Se calcula que en el país existen alrededor de 3 millones de colmenas en manos de 30 mil productores. El 60 por ciento de la producción total del país se realiza en la provincia de Buenos Aires.

“La miel contaminada con esporas no afecta la salud de los humanos ni altera sus propiedades, lo que ocurre es que ningún país quiere importar el producto contaminado porque estarían diseminando la enfermedad en su territorio”, explicó la ingeniera agrónoma de la UNLP Adriana Alippi. Por ejemplo, basta con que una abeja se pose sobre un frasco de miel contaminado para que luego disperse la enfermedad y afecte a otras colmenas.

La especialista agregó, además, que “las mismas precauciones se toman con las abejas reinas -Argentina también las exporta- que, si bien no son afectadas por la enfermedad, pueden actuar como agentes transmisores”.

Desde hace casi dos décadas, el grupo de científicos encabezados por la ingeniera Alippi estudia la incidencia y diversidad de la bacteria Paenibacillus larvae, que causa la Loque Americana, que ataca a las colmenas y afecta la calidad de la miel. La Loque Americana se combate con un antibiótico llamado oxitetraciclina, el único permitido porque no deja residuos en la miel y sus derivados (propoleo, jalea real, polen). Muchos productores apícolas comenzaron a utilizar esta droga en forma preventiva sobre colmenas sanas, y esto produjo el surgimiento de cepas más resistentes a la bacteria Paenibacillus larvae.

Uno de los objetivos es evaluar antibióticos alternativos. En este sentido, Alippi adelantó que ya desarrollaron dos nuevas fórmulas que, en los ensayos, demostraron ser de rápida degradación y, por lo tanto, no dejan residuos agroquímicos en los productos. “Sabemos que ya hay cepas más resistentes y que, si se diseminan, será muy difícil de controlar la enfermedad. Por eso, buscar otros antibióticos es adelantarnos a lo que va a pasar”.

Para realizar las investigaciones, la UNLP dispone de 140 colmenas ubicadas en la Estación Experimental Julio Hirschhorn, en Los Hornos.

Reconocimiento mundial para Ciencias Agrarias

Ahora, la Unidad de Bacteriología del CIDEFI se transformó en el primer laboratorio de una universidad argentina en ser incorporado al listado de referentes de la Organización Mundial de Sanidad Animal.

El laboratorio trabaja desde 1989 como diagnosticador y asesor en técnicas para combatir la enfermedad, incluso es referencia para el Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (SENASA). “Hace casi 20 años, en forma de servicios para terceros, analizamos muestras que nos envían de otros laboratorios, o desde distintos apiarios del país y del exterior. La distinción de la Organización Mundial de Sanidad Animal nos hace reconocidos oficialmente por el máximo organismo de control y diagnóstico de enfermedades”, señaló la investigadora.

Producción Periodística:
Eduardo Spínola

Responsable Institucional:
Eduardo Spinola
Universidad Nacional de La Plata

Dirección General de Comunicación Institucional
gonzalo.albina@presi.unlp.edu.ar
www.unlp.edu.ar


NOTAS DESTACADAS
Como pez en el Paraná
Crean una herramienta que visualiza evidencia delictiva de WhatsApp
Enfermedades transmitidas por vectores: qué hacen los investigadores mendocinos frente a ese desafío
Publicación sobre terapia ocupacional y salud mental: Memorias de una profesión feminizada
Microplásticos en suelos de huertas
Dengue: La UNSL suma equipamiento para diagnósticos rápidos y de bajo costo
NOVEDADES
Científicos de la UNRC relevan qué peces habitan las aguas del río Cuarto
Recetario dietoterápico: reformulan recetas tradicionales con menor valor calórico
Nueva herramienta para estimar la compactación de los suelos
Novedosa microválvula para aliviar el glaucoma
Un desarrollo argentino para combatir el dengue
Laboratorio de bioseguridad en el ámbito universitario
AGENDA
NOTAS RELACIONADAS
NOTAS MÁS LEÍDAS
El árbol autóctono “sangre de drago” tendría propiedades antimicrobianas
Dengue: La UNSL suma equipamiento para diagnósticos rápidos y de bajo costo
Científicos de la UNQ avanzan en el desarrollo de un kit para diagnosticar dengue
Cine "Siempre habrá un mañana"-UNCuyo.
Becas Progresar Nivel Superior y Progresar Enfermería-UNDAV.
NOTAS ACADÉMICAS
“Hacer ciencia desde Quilmes es una propuesta rebelde frente al estigma de los medios”
El primer Biotecnólogo de la UNR ingresó a la Academia Estadounidense de Microbiología
La construcción de memoria en las escrituras del yo
Manejo ambiental y solidaridad


logo SIU logo CIN logo Ministerio de Capital Humano

Argentina Investiga - argentinainvestiga@siu.edu.ar - Todos los derechos reservados - Publicación Digital - ISSN 2953-402X