Nota

Universidad Nacional del Litoral - Facultad de Ingeniería Química

20 de Junio de 2016 | 5 ′ 13 ′′

Zarzamoras santafesinas, alimentos bioactivos y saludables

Las berries cosechadas en Coronda poseen las mismas cualidades bioactivas que las del sur, según una investigación del Instituto de Tecnología en Alimentos de la Universidad Nacional del Litoral. Es una novedad que alienta la producción local y el consumo. Los especialistas ensayan, además, un método para extender la vida útil de los frutos frescos a unos diez días, el doble de lo que se conservan en estado natural.
Zarzamoras santafesinas, alimentos bioactivos y saludables

Investigadores de la Universidad Nacional del Litoral (UNL) demostraron que las zarzamoras que se cosechan desde hace algunos años en la región no tienen nada que envidiarle a las que se plantan en el sur, famosas por su calidad. Sus compuestos y propiedades bioactivas son ideales para la salud.

Se sabe que las condiciones climáticas impactan sobre la concentración y el perfil de los polifenoles, compuestos químicos conocidos por sus beneficios para la salud, debido a sus propiedades antioxidantes y antiinflamatorias. Para averiguar si las berries que se plantan en Coronda conservan estas propiedades, un equipo de la Facultad de Ingeniería Química (FIQ) de la UNL realizó pruebas de laboratorio junto al Plants for Human Health Institute, de la North Carolina State University en los Estados Unidos.

Las zarzamoras fueron facilitadas por la productora de Coronda Angelina García y llevadas a Estados Unidos por Franco Van de Velde, investigador del Conicet que se desempeña en el Instituto de Tecnología de Alimentos (ITA) de la Facultad de Ingeniería Química (FIQ) de la UNL. “Desde hace unos años, en la zona existe un movimiento para incorporar diferentes variedades de frutas finas, como las zarzamoras, los arándanos o las frambuesas, además de las frutillas. Son frutas detectadas como de interés nacional” explicó a Argentina Investiga María Elida Pirovani, quien dirige el trabajo.

Compuestos bioactivos

Las zarzamoras son cultivos que se adaptan muy bien a diferentes condiciones climáticas. Sin embargo, las características del Litoral, sobre todo las lluvias frecuentes, han sido un problema para los productores corondinos. “Nuestro trabajo fue caracterizar tres variedades de zarzamora que la productora adaptó en la zona y que le dieron buenos resultados: Blacksatin, Dirksen y Jumbo, que son de origen norteamericano, pero que se siembran en el sur”, detalló Van de Velde.

En Estados Unidos, los investigadores analizaron la calidad de los frutos a pesar de la diferencia del clima y del suelo en que se producen originalmente. De esta manera, observaron si cambiaban los valores de los compuestos fenólicos, que son los promotores de propiedades bioactivas para la salud. “Analizamos las propiedades antiinflamatorias naturales de las zarzamoras a nivel in vitro. A partir del estudio de ciertos marcadores genéticos se puede ver si hay un beneficio sobre la aplicación de células sobre-estimuladas. Vimos que en las zarzamoras locales hay un efecto moderado sobre la inflamación. Son resultados muy prometedores”, apuntó Van de Velde.

De esta manera, el grupo pudo determinar que en nuestra región pueden producirse zarzamoras con buena calidad y sin perder sus compuestos saludables: “Sería bueno que los productores no abandonen la actividad. Seguiremos estudiando las propiedades de los cultivos y les transmitiremos ese conocimiento para que lo puedan aprovechar”, acotó.

El procesamiento

Las zarzamoras pueden durar frescas unos cinco días, pero sus compuestos bioactivos pueden perderse con el procesamiento al que son sometidas luego de las cosechas. En otros casos, ese mismo proceso puede llegar a aumentar la capacidad de estos compuestos. Es lo que provoca algo conocido como “estrés abiótico del producto”: “Una acción del efecto de la alta temperatura, de una composición gaseosa alterada, de la lesión mecánica del producto (el corte, por ejemplo)”, según Pirovani.

Es por eso que los investigadores también estudian cómo se comportan los frutos cuando se manipulan para llevarlos a los consumidores. Muchos productores prefieren destinar sus cosechas para mermeladas, pero siempre es mejor destinarlas al consumo fresco. En este sentido, ensayan la nebulización con un compuesto bactericida y fungistático sobre el producto, con el fin de reducir la carga microbiana inicial del producto al ser cosechado. “De esa manera, se extiende la vida útil de las zarzamoras a unos diez días. Lo importante es encontrar las condiciones óptimas de todo el conjunto del proceso”, dijo.

“Se ha demostrado que las personas que consumen frutas y hortalizas poseen menos riesgos de padecer enfermedades crónicas no transmisibles como la diabetes, ciertos tipos de cáncer, entre otras, que son propias de una mala alimentación. Por eso nuestra idea es que los productos frescos sean convenientes, en el sentido de que sean prácticos, posibles de ser consumidos en cualquier espacio: una escuela o un club, por ejemplo. Las etapas previas al consumo deben ser sencillas, pero necesarias, como el lavado, por ejemplo, pero que al mismo tiempo no deterioren el alimento y que duren lo máximo posible”, finalizó Pirovani.

Romina Kippes
Elizabeth Furlano
Andrea Vittori
Universidad Nacional del Litoral

Comunicación - Universidad Nacional del Litoral
avittori@unl.edu.ar
www.unl.edu.ar


NOTAS DESTACADAS
El transporte y la movilidad, los grandes desafíos urbanos del siglo XXI
Investigadores analizan la restauración de los bosques de tala en la provincia de Buenos Aires
Elevada vulnerabilidad social y sanitaria en feminidades trans y travestis de Córdoba
Inteligencia artificial para prevenir fallas en gasoductos
Ferroviarios: la historia recuperada de una tarea colectiva
Enología sustentable: buscan emplear los sarmientos de poda en la elaboración de los vinos
NOVEDADES
Crean un kit para convertir una moto a combustión en eléctrica
Diez especies de aves de Río Cuarto se benefician por el manejo orgánico
Crearon un cuero ecológico a base de hongos Reishi
Elaborarán barritas proteicas a partir de lactosuero
Un científico rosarino estudia las estrellas de neutrones
La UNR producirá medicamentos pediátricos críticos
AGENDA
NOTAS RELACIONADAS
NOTAS MÁS LEÍDAS
La producción de biogás y biofertilizantes a partir de desechos agrícolas es una oportunidad para pymes agropecuarias
Elaborarán barritas proteicas a partir de lactosuero
“Yateí”, la abeja nativa sin aguijón es una excelente opción para diversificar la producción de miel
Jóvenes y el cuidado de su salud: las relaciones de micromachismo a revisar
Kit de riego automatizado que busca promover la soberanía alimentaria
NOTAS ACADÉMICAS
Fray Mamerto Esquiú, beato y defensor de la Constitución de 1853
Diseño gráfico: el valor de la profesión y su importancia histórica
La UNC forma parte del proyecto astronómico “Salta ventana al universo”
La participación política femenina en Córdoba, más allá de la historia escrita en masculino
El cine y la literatura a la luz de las nuevas tecnologías

logo SIU logo CIN logo SPU logo Ministerio de Educación

Argentina Investiga - Todos los derechos reservados