Nota

Universidad Nacional del Sur - Departamento de Geografía

15 de Abril de 2013 | 4 ′ 32 ′′

Cintia Píccolo: “Las autoridades deben entender que estas tormentas serán cada vez más frecuentes”

Especialistas en clima advirtieron que los fuertes eventos climáticos que azotaron a varias ciudades y causaron inundaciones en Buenos Aires y La Plata no ocurrieron por casualidad y van a suceder cada vez más seguido. Por este motivo recomiendan prevenir a los habitantes y preparar las ciudades a partir de obras de infraestructura. El cambio de espacios verdes por cemento y el crecimiento urbano sin planificación, entre las causas del desastre.

“Las autoridades deben entender que estas tormentas serán cada vez más frecuentes. Lo que nos queda como sociedad es preservar nuestro hábitat”, afirma a Argentina Investiga la doctora Cintia Píccolo, investigadora superior de Conicet y especialista en climatología. Junto a ella, el doctor Eduardo Gómez, del Instituto Argentino de Oceanografía (UNS-Conicet) y el ingeniero agrónomo experto en agrometeorología, Eduardo Sierra, -de la UBA-, coinciden en que “de nada vale discutir si el calentamiento global es responsabilidad del hombre o de la naturaleza. No tiene sentido, porque igualmente va a seguir sucediendo”.

Cabe aclarar que el término calentamiento global refiere al fenómeno del aumento de la temperatura media global, de la atmósfera terrestre y de los océanos que ocurre desde 1850, cuando finaliza la denominada Pequeña Edad de Hielo. Estamos entrando en un período de mayor energía en la atmósfera, por incremento de la radiación solar, entre otros factores, y eso significa procesos atmosféricos -tormentas, tornados, etc.- más frecuentes y más intensos. Es por esto que la especialista recomienda “ser conscientes de que estos eventos van a pasar más a menudo y los gobernantes deben preparar las ciudades y los espacios habitados para que resistan y puedan superar eventos de este tipo”.

Gómez está convencido de que el cambio climático sucede “por cuestiones naturales” y que la mano humana “nada puede hacer” salvo adaptarse; “si fuera causante la emisión de gases del efecto invernadero a la atmósfera, tampoco podríamos revertirlo porque, por más que no se quemaran más combustibles fósiles, que no haya más vehículos circulando, tardaríamos más de 100 años en bajar los niveles de dióxido de carbono”. El especialista insiste en que todas las modificaciones del clima de los últimos 10 mil años fueron mucho más importantes que la actual y que en cada ciclo solar hay oscilaciones de entre 50 y 200 años, con cambios de temperatura más veloces. “Tranquilamente ahora mismo podemos estar en uno de esos picos. A largo plazo, sí, vamos hacia un calentamiento, pero hay que esperarlo para dentro de unos 600 años”, reflexiona.

“Hay que tener en cuenta que el Océano Atlántico está 30 o 40 años frío y otros 30 o 40 caliente y que en la década de 2000 empezó su fase caliente, lo cual provocó la vuelta de huracanes en Nueva York, las tormentas costeras y la sequía en el interior. Lo mismo se advierte en Argentina. Ahora estamos en una racha de 5 o 6 años más tormentosos, que terminaría posiblemente en 2015”, explica Sierra.

El fenómeno de las ciudades impermeables

El cambio de espacios verdes por cemento es una de las causas del fatídico fenómeno sucedido en las ciudades de Buenos Aires y La Plata. El crecimiento sin planificación motivó que se resignen superficies absorbentes por otras impermeables. “Por eso, una tormenta que fue 10% o 15% más fuerte que otras produjo un impacto 10 veces mayor que lo normal, con casi 60 muertes”, explica Sierra. Y agrega que los edificios altos también inciden, porque forman una barrera para el viento, conocida como rugosidad: “Una precipitación de 100 milímetros en una hectárea es un millón de litros de agua. Si la hectárea es de pastura, absorbe el 80%, mientras que si es urbana, absorbe sólo el 20%”.

Al momento de brindar recomendaciones que empiecen por casa, los especialistas detallaron la limpieza habitual de los desagotes y una mayor disciplina al momento de manejar los residuos.

Advertencia final

“La realidad es que no se pueden prevenir, tenemos que tener conciencia de que van a pasar cada vez más seguido. Los gobernantes tienen que saber que estos fenómenos van a ser frecuentes, deben preparar las ciudades, sus calles, tratar de observar pendientes y pozos, toda la infraestructura, para mejorarla y también preparar a sus habitantes. El cambio climático es muy drástico -señala Píccolo-, se produce cuando se sale de los valores medios, para no retornar jamás. Lo que tenemos ahora es un estadío de variabilidad climática por irrupciones permanentes de anticiclones migratorios antárticos. Se confunden conceptos”.

Marcelo C. Tedesco
Universidad Nacional del Sur

Dirección de Prensa y Ceremonial
prensa@uns.edu.ar
www.uns.edu.ar


NOTAS DESTACADAS
Una barra de cereal nutritiva con material residual de la elaboración de cerveza
Cómo afectará el cambio climático a las áreas de distribución del quebracho blanco
Jóvenes y el cuidado de su salud: las relaciones de micromachismo a revisar
Modelos matemáticos: desde lo abstracto hasta su aplicabilidad
Durante la última década crecieron los episodios de consumo excesivo de alcohol en la Argentina
Hacia un uso sustentable de las tierras en la producción agrícola
NOVEDADES
Un científico rosarino estudia las estrellas de neutrones
La UNR producirá medicamentos pediátricos críticos
Científicos tucumanos realizan diagnósticos por medio de inteligencia artificial
Cuál es la percepción social acerca de la enfermería comunitaria
La Máquina de Desaparecer: una instalación del fotoperiodista Eduardo Longoni
La universidad pública apuesta al desarrollo de medicamentos, tratamientos y tecnología médica
AGENDA
NOTAS RELACIONADAS
Arquitectura de la pospandemia

Arquitectura de la pospandemia

Miguel Ángel Vecino, docente e investigador de la UNNOBA, explica las nuevas prioridades para el diseño de espacios compartidos a partir de las ...

NOTAS MÁS LEÍDAS
La producción de biogás y biofertilizantes a partir de desechos agrícolas es una oportunidad para pymes agropecuarias
Convierten desechos agroindustriales en suplementos dietarios naturales
El sedentarismo, la obesidad y su impacto en los niños
SENASA aprobó una innovadora vacuna contra la rabia animal producida por la UNL
Desarrollan nanopartículas para el tratamiento de enfermedades genéticas
NOTAS ACADÉMICAS
El cine y la literatura a la luz de las nuevas tecnologías
Una investigadora de la UNQ en Harvard
Carlos Castro: “El objetivo es alumbrar aquellos espacios en los que creíamos que no era posible la luz"
Ramiro Perrotta, biotecnólogo de la UNQ, participará del proyecto para resucitar al mamut lanudo
Esponja y trapo rejilla ¿aliados en la cocina o reservorio de bacterias?

logo SIU logo CIN logo SPU logo Ministerio de Educación

Argentina Investiga - Todos los derechos reservados