Nota

Universidad Nacional Arturo Jauretche - Instituto de Ingeniería y Agronomía

15 de Mayo de 2023 | 8 ′ 11 ′′

Hacia un sistema de gestión eficiente de la energía

Un equipo de investigadores de la Universidad Nacional Arturo Jauretche trabaja en la elaboración de un diagnóstico sobre cómo se está consumiendo la energía en las instituciones públicas universitarias. El objetivo del trabajo es implementar mejoras, concientizar y capacitar para desarrollar un sistema de gestión eficiente de la energía.

Bárbara Brea es arquitecta, doctoranda en Arquitectura y Urbanismo por la Universidad Nacional de La Plata y Maestranda en Gestión de la energía por la Universidad Nacional de Lanús. En entrevista con Argentina Investiga, la especialista habló acerca de los alcances, las etapas y los objetivos del proyecto GENUP2.0, del cual participa.

–¿De qué se trata y cuáles son los objetivos y las acciones en esta etapa del proyecto GENUP2.0?

–El objetivo general era pensar una herramienta de gestión de la energía para instituciones públicas universitarias. Empezamos a trabajarlo en 2017, porque desde la gestión nacional se volvió a hacer hincapié en la gestión energética en distintos sectores y trataban de reflotar distintas herramientas para trabajar sobre este tema. La propuesta de la Secretaría de Energía de la Nación era una herramienta común para todos los edificios de la Administración Pública Nacional. A lo cual, un grupo de profesores de la UNAJ y de UTN Avellaneda, con quienes también armamos la primera parte de la propuesta, analizamos las diferencias de uso y de capacidad de recursos humanos que tiene cada una de las instituciones, de los usos de los edificios o de las dependencias de la administración pública: desde una base militar, un hospital, un edificio administrativo, hasta universidades.

Por eso, nos pareció que para trabajar este tema tan particular del uso de la energía, primero debíamos superar el concepto de ‘eficiencia energética’ y pensar en la gestión de la energía. Es decir, debemos entender que hay que implementar un sistema de gestión. Y segundo, contemplar que pueda ser por uso específico, atendiendo a los usos de cada dependencia en horas, en equipos, en capacidades energéticas, requerimientos de personal que gestiona las estructuras. Pensamos que cada uno de esos usos requiere de una herramienta diferente para que los actores que se desempeñan en cada una de las instituciones puedan tomarla y desarrollarla de la mejor forma. También, porque el uso de la energía está muy asociado al uso cultural de las cosas, de usos y costumbres. Por lo general, se imponen hábitos muy difíciles, a contrapelo de lo acostumbrado y más pensado en el marco de la gestión pública. Entonces, es importante, primero, pensar cómo se está usando la energía, para generar un sistema que acompañe una transición hacia un mejor uso, más eficiente.

–En esta propuesta de acompañar los usos y los hábitos ¿qué tipo de herramientas, recomendaciones, han encontrado para aportar desde su proyecto?

–Para esto, lo que nos propusimos primero fue hacer un relevamiento de consumo en cada una de las universidades y de actores, es decir, de quiénes y cómo se maneja la energía, para lo cual avanzamos en un análisis de facturación y de cómo se manejaba desde lo administrativo. Vimos que había alguna falencia y que podía mejorarse, ahorrar, no desde lo energético sino desde lo económico. Por otro lado, hicimos un relevamiento de instalaciones, junto al ingeniero que se encargó de la planificación eléctrica en la UNAJ. Pudimos relevar el estado de los tableros.

En el camino de estas acciones, nos surgió la posibilidad de concretar otro proyecto con el equipo que dirijo –como co-director está Jorge Zárate– que fue la instalación de un sistema fotovoltaico en el techo del rectorado de la UNAJ de 3 kilowatts, con un inversor que permite ver los datos de generación y que es principalmente de uso pedagógico y abierto a la comunidad, para contrastar, por ejemplo, según el tamaño de la instalación, qué cantidad de energía genera, para qué usos podría cubrirse. Muchas personas tienen la ilusión de que pueden instalar este tipo de sistemas en los techos y cubrir todas sus necesidades energéticas y no es tan así, porque para ello se requiere una inversión muy grande ya que no son eficientes en cuanto al espacio que ocupan los paneles fotovoltaicos.

Lo que nos ocurrió es que vimos que la universidad era demasiado grande de relevar para los tiempos y los recursos que teníamos. En esta primera etapa también trabajamos con el Grupo Gecor, de la UTN Regional Avellaneda, con Leonardo Melo y Juan Carlos Pitman y alumnos de su grupo, que tienen un proyecto espejo, con otro tipo de financiamiento y son ingenieros electricistas. Nosotros somos un grupo más heterogéneo. Y en el proyecto espejo, con ellos se pudo avanzar con un manual para gestión de la energía para universidades públicas, que pensamos usar para esta segunda etapa del proyecto en la que estamos ahora.

–¿Hacia adónde se orienta esta segunda etapa, luego del relevamiento y de los avances de la realización del manual?

–Utilizando la experiencia de la primera, cuando vimos que algunas cosas no pudimos realizar por no dimensionar bien las escalas de trabajo, decidimos acotarnos a un edificio solo de la UNAJ, para armar una metodología de evaluación energética de edificios. La idea es tener bien plasmada la metodología. Para ello, elegimos un edificio que tuviese un poco de todo, y por eso trabajamos sobre el Laboratorio Abrales de química porque tiene, además de los propios laboratorios, aulas, oficinas, sistema de agua caliente. Y también, esperando la presencialidad, porque esto ocurrió en medio de la pandemia, y si el edificio no se usa, hacer un relevamiento energético no tiene mucho sentido.

–¿Cuál es la idea de eficiencia energética de la que parten y qué tipo de proyección encuentran o encontraron al momento desde la idea de la investigación?

–Hacer eficiencia energética es lograr el mismo objetivo que tengas de uso, pero consumiendo menos energía o de igual forma. Este concepto supone que estás consumiendo energía de más y podrías consumir menos, aplicado a cualquier actividad. Lo cierto es que tanto en consumo doméstico como en cualquier otro uso hay situaciones de infraconsumo. Entonces, se avanza sobre este concepto, pero primero hay que hacer una auditoría para ver cómo se está consumiendo esa energía. No consiste sólo en bajar el consumo, porque puede ser que no esté consumiendo mucho pero sí se esté haciendo mal. Para esto necesitas medidores de electricidad, de energía y potencia, de iluminación, encuestas, uso de luces y aires acondicionados.

–¿Cuáles estiman que pueden ser las proyecciones de máxima, o de mínima, del proyecto?

–Nuestro objetivo es poder dar un diagnóstico de cómo se está consumiendo y más que nada por qué. Y, a partir de eso, implementar, sugerir mejoras, armar talleres de concientización y capacitación más dirigidos dependiendo a qué actores, cómo se va a dar esa información. Para esto es nuestro trabajo inicial con los recursos que tenemos.

Nos ocurrió algo muy interesante y es que nos visitó el Director de biocombustible de la Secretaría de Energía de la Nación, Diego Roger, y le presenté al grupo de trabajo. Le contamos sobre el proyecto –que también tiene que ver con transición energética–, le interesó y nos propuso armar una propuesta para la Secretaría; un piloto para trabajar a nivel de toda la universidad para generar algún recurso más interesante y que esto aplicara como un modelo de política pública. Estamos entonces trabajando en cómo le damos forma para que sea replicable y volvimos a la idea original del proyecto.

Producción Periodística:
Andrea Romero, Damián Ierace y Julio Longa

Responsable Institucional:
Julio Longa
Universidad Nacional Arturo Jauretche

Prensa y comunicación institucional
jlonga@unaj.edu.ar
https://www.unaj.edu.ar/


NOTAS DESTACADAS
Un test para detectar genes que desarrollan la celiaquía
Investigadoras estudian un nexo entre esterilidad masculina y VPH
Evaluará aerogeneradores a escala para optimizar la producción de energía eólica
Mejor prevenir que curar: cuidando nuestros suelos
Bacterias resistentes a antibióticos en peces del río Paraná
Una gelatina vegetal contribuye a descontaminar aguas industriales
NOVEDADES
Estudian la “coreografía cósmica” que forman las órbitas de un particular sistema exoplanetario
Leche de Búfala: una investigación podría impulsar la industria y el comercio de lácteos
Recetario dietoterápico: reformulan recetas tradicionales con menor valor calórico
Nueva herramienta para estimar la compactación de los suelos
Novedosa microválvula para aliviar el glaucoma
Un desarrollo argentino para combatir el dengue
AGENDA
NOTAS RELACIONADAS
NOTAS MÁS LEÍDAS
Evalúan la mejora de la producción de paltas a partir de la abundancia de polinizadores
Analizan la capacidad de plantas nativas para remediar la toxicidad en vegetales agrícolas
El poder del viento: parque eólico experimental medirá el potencial productivo de energías limpias en el sector austral
Producción de carne vacuna a nivel regional: un aporte a la calidad de producto final
Abierta la inscripción a la Maestría en Enfermería-UNDAV.
NOTAS ACADÉMICAS
La construcción de memoria en las escrituras del yo
Manejo ambiental y solidaridad

logo SIU logo CIN logo Ministerio de Capital Humano

Argentina Investiga - argentinainvestiga@siu.edu.ar - Todos los derechos reservados - Publicación Digital - ISSN 2953-402X