Universidad Nacional de Cuyo - Facultad de Artes

14 de Febrero de 2011 |


Como en China hace 2000 años, elaboran papel artesanal ecológico 100% mendocino



Docentes y alumnos de la Universidad Nacional de Cuyo desarrollan una técnica para elaborar papel artesanal ecológico con productos naturales de la zona e investigan cuáles son los métodos más adecuados para su coloración y durabilidad. El sistema artesanal se basa en una técnica histórica aplicada por los chinos hace 2000 años. Los participantes de la iniciativa proyectan hacer una planta de papel artesanal con producción y venta de todos los materiales.

La técnica milenaria desarrollada por estudiantes y docentes para la fabricación del papel ecológico requiere el aprovechamiento sólo de partes o residuos de vegetales autóctonos. “A partir de plantas locales de crecimiento marginal y desechos de cosecha obtenemos la materia prima. Seleccionamos aquellas plantas que rinden o son las más apropiadas para la elaboración artesanal. La cortadera, la totora, la vid, crecen todos los años en Mendoza y el viento se lleva lo que nosotros utilizamos para hacer papel: la infrutescencia. No hacemos daño a la planta. Por ejemplo, las ristras de ajo que se tiran o se queman, los racimos de uva que son desechados, son vegetales que aprovechamos para darles un fin más noble, en las manos de un artista”, señala la profesora Leticia Burgos, directora del programa.

El proceso de elaboración de papel artesanal tiene varias particularidades que lo diferencian del industrial al que se someten los materiales para fabricar las hojas comunes. La técnica empleada se basa en la recolección de plantas blandas, “luego se someten a un proceso de hidratación para después ser cocidas con cenizas de madera. Las lavamos y les hacemos un tratamiento mecánico en la Pila Holandesa, una máquina diseñada para esta tarea. Las fibras celulósicas que forman el papel se desfibrilan después de varias horas de tratamiento”, detalla a InfoUniversidades la profesora Burgos.

Cuando la fibra, es decir la pulpa de papel, está lista, se lleva a una pileta y se diluye en un 95% de agua y un 5% de fibra. Por inmersión se introducen unos bastidores que recogen esa fibra, se deja drenar el agua y queda lista la futura hoja que se vuelca sobre unos fieltros, se prensa y se deja secar. Una vez finalizado este proceso, se obtiene el papel.

La elección del empleo de cenizas de madera en lugar de soda cáustica surgió luego de someter a exámenes con microscopios electrónicos la pulpa obtenida: “Comprobamos que las cenizas de madera no atacaban a la celulosa, dándole una durabilidad de más de 1000 años al papel, beneficio que no se obtiene con la soda cáustica y el cloro para decolorar, ya que queman la cadena molecular de la celulosa. Las fibras trabajadas con las cenizas de madera tienen más larga vida que las procesadas con soda cáustica”.

Desde marzo de este año, los responsables del proyecto investigaron diferentes métodos para crear celulosa ecológica y técnicas para dar efectos, volumen y texturas al papel fabricado. Burgos destaca no sólo el costado ecológico de este método de fabricación sino también el artístico. “Cuando hablo de papel, no me refiero a la hoja lisa, neutra y sin expresión que estamos acostumbrados a usar. A partir de este método, el artista puede crear sus obras ya desde la selección de la planta que va a utilizar. Cada vegetal tiene cualidades propias: hay plantas con mucha cera como la ristra de ajo o el tronco del banano y la totora, y otras como la cortadera que son absorbentes, buenas para la impresión, por ejemplo”.

“La idea de hacer papel a mano permite pasar de una superficie sin expresión a un soporte expresivo, ya que pintamos con pulpas de colores, agregamos texturas y relieves, hacemos estructuras tridimensionales, imprimimos, dibujamos sobre un material que posee un lenguaje propio” completa la especialista.

La técnica de elaborar el papel surgió con fuerza en Estados Unidos en 1970: muchos artistas comenzaron a darle importancia al hecho de rescatar el papel en el reciclado, dando inicio a un movimiento ecologista. “Empezaron a buscar plantas que permitieran hacer papel para que dejaran de talar árboles y esto es lo que inició la búsqueda histórica de papeleros antiguos, técnicas nepalesas, indias... gente estudiando por el mundo a los japoneses y sus secretos y todo sobre el uso del papel en el siglo XV en Europa”, explica Burgos. Así, en la actualidad, existe una gran comunidad de artistas en el mundo que participa en eventos e intercambia sus papeles, fibras, pigmentos y es particular de cada uno que haga el material con las plantas que son originarias de su tierra.

El proyecto contempla aplicar las técnicas investigadas en diversos emprendimientos, como un centro donde se pueda procesar el material de descarte, una planta de papel artesanal con producción y venta de todos los materiales: pigmentos, aditivos, suplementos para hacer papel artesanal, y venta de hojas hechas a mano con el sello de la Universidad Nacional de Cuyo. “Ahora investigamos qué pigmentos orgánicos, inorgánicos, sintéticos, colorantes vegetales tienen permanencia en el tiempo y resistencia a la luz, cuáles poseen mejores propiedades, cómo se fijan, cómo usarlos, qué es lo que nuestro mercado nos ofrece”, aclara la profesional, y concluye: “Tenemos pensado fabricar pigmentos con mica" data-toggle = "tooltip" title = "Minerales pertenecientes a un grupo numeroso de silicatos de alúmina, hierro, calcio, magnesio y minerales alcalinos caracterizados por su fácil exfoliación en delgadas láminas flexibles, elásticas y muy brillantes, dentro del subgrupo de los filosilicatos.">mica, dióxido de titanio, óxido de hierro, para ver si logramos algunos tonos con nuestra materia prima local”.



Simulan el telgopor con hongos

Simulan el telgopor con hongos

Desarrollan una tecnología que permite que los hongos entretejan materiales de baja densidad, ignífugos e hidrófobos, que pueden reemplazar al poliestireno expandido (telgopor) y que puede ser aplicado en las industrias de la construcción y automotriz, y en embalajes.

Reciclado de papel: nuevas metodologías y productos de valor agregado

Convertir desechos de material celulósico en compuestos de alto valor agregado es el trabajo de un grupo de investigadores. Los productos obtenidos tienen potencial utilidad en las industrias farmacéutica; agroquímica, de esencias, aromas y sabores. La investigación se basa en los principios de la química verde, que apunta al ahorro de energía, evitar la generación de desechos, y el empleo de fuentes de materia prima renovable.

Agua potable para familias aisladas y de bajos recursos

Agua potable para familias aisladas y de bajos recursos

Un grupo de ingenieros, a partir de la aplicación de tecnologías para el desarrollo social, patentó un equipo solar para purificar el agua destinada a pobladores de viviendas rurales del norte argentino. La situación de aislamiento requiere un dispositivo que no necesite de insumos ni de mantenimiento y que, en caso de requerirlo, sea mínimo y simple de efectuar por cualquier persona.

La Física Básica al servicio de la tecnología

Investigadores de la UNNOBA y la UNLP llevan adelante un estudio de impurezas metálicas en óxidos semiconductores, que tiene por objetivo el aporte de conocimiento en Física Básica y la aplicación tecnológica. La investigación de estos materiales resulta de gran provecho para la tecnología electrónica moderna, dado que sus resultados son útiles en el desarrollo de aplicaciones biomédicas, sensores, paneles solares y chips de computadoras. Las conclusiones del estudio servirán para generar sistemas de almacenamiento de información más pequeños y rápidos.

Llegaron los adoquines anti-smog

Llegaron los adoquines anti-smog

El concreto fotocatalítico utiliza la radiación solar para reducir la contaminación. Una científica argentina forma parte del equipo de investigadores holandeses que pone a prueba este sistema en Europa. En los ensayos previos se monitoreó la calidad del aire en el lugar y luego compararon los niveles de contaminación de esa calle con otra construida con adherente normal. La clave de la tecnología es la incorporación de dióxido de titanio en la mezcla.

Canal de videos 103