Universidad Nacional de Santiago del Estero - Facultad de Agronomía y Agroindustrias

26 de Enero de 2009 |


Convierten residuos urbanos en abono agrícola



La basura no tratada de manera adecuada puede generar daños en la flora y fauna del paisaje, así como contaminación ambiental. Investigadores de la UNSE tratan de minimizar estos desechos y aprovechar cada uno de los materiales que los componen para transformarlos en materia orgánica y nutrientes para el suelo y las plantas.

De los residuos urbanos que cada habitante genera, gran parte son recolectados por la municipalidad, pero también están los que se depositan en vertederos a cielo abierto. Estos no sólo afectan al paisaje, sino que al degradarse generan contaminación del ambiente. Por ello, los investigadores de la UNSE tratan de minimizar la cantidad de desechos y realizan el tratamiento de sus partes biodegradables. Con esto procuran generar abono como fuente de materia orgánica y nutrientes..

Este estudio se llevó a acabo en Santiago del Estero con la recolección de tres tipos de residuos: los urbanos domiciliarios (provenientes de las casas, de los cuales sólo se elige el material orgánico como los restos de comida, jardinería, etc.), los del mercado frutihortícola y los de un frigorífico matadero (que constituyen los restos del contenido ruminal, algo de excremento y un poco de sangre producidos en la faena del ganado, de los que se extraen sólo los elementos semisólidos).

Para lograr el aprovechamiento de estos desechos se los trata mediante dos procesos: 1) el compostaje y 2) el vermicompostaje. El primero es un proceso en el que intervienen numerosos y variados microorganismos, por lo que es preciso controlar el contenido de oxígeno, la humedad y la temperatura, ya que si ésta se eleva demasiado se mueren los microorganismos que sirven para esta acción. El segundo tratamiento, aplicado a los residuos, también se denomina “lombricompostaje”, ya que se utilizan lombrices californianas para obtener un producto apto para el suelo.

Luego, se establece si el producto obtenido (compost y/o lombricompost) es apto para la agricultura y no un contaminante. Para evaluar estos abonos se los agrega en el suelo y se estudia cómo mejora su calidad nutricional. De esta manera se intenta mejorar la producción hortícola y la calidad nutricional de estas hortalizas.
En cuanto a otros tipos de residuos urbanos como los papeles, plásticos, latas, cauchos, textiles, vidrios, etc., se pueden aprovechar a partir de reciclado. Es decir que se extraen componentes de residuos para transformarlos en material útil. Lo que no se puede reciclar son los pañales, medicamentos vencidos e insecticidas, pues son peligrosos. Ellos representan un 15% del total de los residuos generados en las casas.

Como resultado del proyecto se procuró, mediante campañas educativas en los hogares, generar conciencia para cambiar hábitos en la población con respecto a la separación de residuos en diferentes bolsas. Así, se logró que separen en las casas por un lado los desechos orgánicos biodegradables destinados al compostaje, por otra parte los destinados a reciclaje y aparte aquellos residuos urbanos que no se tratan por no ser aptos para ello. “Con esto se alcanzaron a ampliar los agentes multiplicadores de la comunidad en defensa del medioambiente. Además, se pudo ligar la problemática ambiental con el quehacer universitario y la conciencia ciudadana”, afirmaron los investigadores del proyecto a InfoUniversidades.


María Gracia Fiorentino, Técnica Universitaria en Comunicación Social


En Tucumán desarrollan huesos artificiales que el cuerpo reabsorbe

El trabajo está en etapa preclínica de estudio y podría evitar que una persona que sufrió pérdida ósea se someta a más de una cirugía para restaurar la zona.

Las comunidades de lombrices alertan sobre el cambio climático

Una nueva señal de alerta: el cambio climático puede impactar en las comunidades de lombrices y las funciones que cumplen. Un equipo de investigación de la UNRC participó de una exploración mundial sobre la diversidad, la distribución y las amenazas que afectan a las comunidades de estos invertebrados. El estudio incluyó a 6.928 sitios de 57 países.

Reducen la carga contaminante de la vinaza

Reducen la carga contaminante de la vinaza

En ensayos de laboratorio, investigadores tucumanos mejoran la composición de uno de los principales efluentes de la actividad sucroalcoholera

Ecomanto, un recubrimiento biodegradable que inhibe malezas para el cultivo orgánico

Investigadores trabajan en el diseño de un manto biodegradable para huertas que impide el crecimiento de malezas de forma natural y favorece, de esta manera, la producción de alimentos orgánicos. El recubrimiento se compone de un biopolímero que se extrae de la cáscara de frutos cítricos.

Biorremediación: una planta acuática para tratar efluentes

Un equipo de investigadores estudia la introducción de una planta acuática para limpiar aguas con alta carga orgánica.

Con técnica innovadora analizan sedimentos del lecho de un río

Mediante la observación en un Microscopio Electrónico de Barrido de muestras de sedimentos del lecho de un río, investigadores del Centro de Ecología Aplicada del Litoral (UNNE-Conicet) estudiaron en detalle cómo se comportan los sedimentos más finos, lo cual es importante para prever cómo será el transporte de dichos agregados en el sistema fluvial.

Canal de videos 104