Universidad Nacional de Córdoba - Rectorado

20 de Diciembre de 2010 |


Cooperación regional, el desafío de la educación superior latinoamericana



Ana Lúcia Gazzola, ex directora de Iesalc-Unesco y especialista en educación superior, estuvo en Córdoba para disertar sobre la internacionalización solidaria de la educación superior en el marco del ciclo “La Universidad piensa el Bicentenario”. “Habría que crear un comité gestor de universidades, que planifique de manera sistémica la cooperación entre países” señaló en esta entrevista con InfoUniversidades.

Especialista en políticas públicas en educación superior, ciencia y tecnología en Latinoamérica, Ana Lúcia Gazzola participó del ciclo “La Universidad piensa el Bicentenario”, organizado por las universidades Nacional y Católica de Córdoba.

En entrevista con InfoUniversidades Gazzola afirmó que la universidad avanza, a pesar de la discontinuidad política de los gobiernos nacionales, y lo hace porque su naturaleza es más permanente y porque “tiene una forma más democrática de renovar y cambiar los dirigentes”. Asimismo, insistió en que la acción universitaria debe seguir guiándose por valores humanistas y de responsabilidad, al tiempo que rescató los valores de la Reforma Universitaria de Córdoba, según los cuales “la excelencia académica tiene que tener como su otra dimensión, la pertinencia y la responsabilidad social”.

Crítica por completo ante lo que ella llama “la internacionalización predatoria de la educación superior”, confrontó en numerosas oportunidades con quienes ofrecían, en sus palabras, “cuentas y espejitos de colores”. Puntualmente, se refirió al programa europeo “Alban” que se presentaba como una iniciativa de cooperación pero que en realidad buscaba formar a los estudiantes latinoamericanos en aquellas áreas que eran sólo de interés para la Comunidad Europea. “Crearon el programa Alban y dijeron que respondía a nuestras necesidades, pero en los primeros cinco años nunca nos preguntaron -a los países latinoamericanos- en qué áreas queríamos formar a las personas. Eso no es cooperación”, afirmó. Tanto ella como otros referentes de la educación superior latinoamericana se rehusaron a facilitarles a los europeos la selección de masa crítica exportable.

Según la especialista, para contrarrestar los efectos de la internacionalización predatoria es necesario tener mecanismos de compensación y ello requiere de discusiones políticas. Es que la “succión de cerebros”, como ella prefiere llamarla, tiene consecuencias directas en el progreso de un país, sobre todo en los menos desarrollados. “Haití ha perdido en los últimos siete años, es decir, antes del terremoto, el 80% de su juventud. Se fueron a Canadá, Francia o Estados Unidos. No hay futuro en un país que pierde el 80% de su juventud. Esto, en menor grado, ocurre en nuestros países”.

“No hay que ser ingenuos y pensar que la gente no se va a ir. Las personas tienen que poder irse. Vivimos en sociedades democráticas, felizmente. Hay que construir una agenda compensatoria, pero en el sentido estructurante, para mejorar nuestras universidades, nuestros programas de formación, y eso se puede hacer”, subrayó.

-Este tipo de internacionalización, ¿se traslada también al ámbito de la producción científica?

-Sí. Pero va mejorando por las redes de cooperación. Tenemos muchas redes importantes de universidades, no sólo institucionales sino también temáticas que van avanzando. Sin embargo, hay mucha cooperación bilateral, de profesor a profesor, de investigador con investigador, de universidad con universidad. Creo que el salto de calidad que debemos hacer es una planificación sistémica. Y esto tiene que ver con un sueño que tengo, primero para el Mercosur educativo, y luego para Latinoamérica en su conjunto. Habría que crear un comité gestor de universidades, que planifique de manera sistémica la cooperación entre países. Y, llegados a esta instancia, hay que recordar que los virus, el dengue, los ríos, no tienen frontera. Hay problemas regionales que tienen que ser enfrentados con investigación y acción pública calificada y sistémica.

-¿Este sería el rol social atribuido a las universidades?

-Las universidades son un gran instrumento para esto. Sin embargo, por más que las universidades comprueban que la cooperación puede construir el cambio, los países insisten en mantener fronteras económicas, límites a la cooperación y a las políticas públicas, que hacen inviable la cooperación más profunda y transformadora de las universidades. No quiero decir que ellas no deban mejorar, pero los principales problemas que enfrentan vienen del contexto también. Entonces, si no se construye una agenda política de integración real, discutida en los parlamentos con comités gestores conjuntos, e instrumentos colectivos, seguiremos compitiendo los unos con los otros mientras los de afuera nos destrozan y nos masacran.

Desafíos de la educación superior

Consultada por los principales retos que debe enfrentar la educación superior en Latinoamérica, Gazzola subraya la responsabilidad de los Estados en los problemas que afectan al sistema educativo en general, no sólo al universitario. “La deserción no es sólo un problema de la universidad. Es un problema de la economía nacional, del mercado de trabajo, y también de la universidad”.

Sostiene que el sistema de educación superior está en expansión en toda Latinoamérica, pero que este crecimiento no se produce en relación al mercado de trabajo, las posibilidades de conseguir empleo o lo cambios profesionales: “Hasta hoy, el 42% de los estudiantes de educación superior de Latinoamérica están en las ciencias jurídicas, empresariales en el sentido de administración y gestión, y las ciencias sociales. Es decir, nos faltan ingenieros. Tenemos el 14% en ingenierías y tecnologías. Entonces, el problema no es crecer sino hacerlo con diagnósticos precisos”.

-¿Cómo se evidencia este crecimiento en otros indicadores?

-En la producción científica internacional hoy tenemos una incidencia de alrededor del 4,5%, cuando hace diez años teníamos el 1,7%. Hemos triplicado la participación, pero el principal problema que tiene cualquier indicador de educación superior que se mire en Latinoamérica es su concentración en pocos países: Argentina, Brasil y México. El 83% de la producción científica de la región se hace en estos países. El 88% de las solicitudes de patentes también. Concentran, además, el 55% de la matrícula en educación superior y tienen, juntos, el 79% de la matrícula de posgrado. Así no puede haber desarrollo regional.

Latinoamérica, continente de contrastes

Así opinó Gazzola sobre los siguientes conceptos claves referidos a la educación superior latinoamericana:

Deserción | “Si hay un país en Latinoamérica en que el problema no es la expansión del sistema, es Argentina, porque desde hace varios años tiene una tasa bruta de escolaridad superior del 45%, mientras que la media de ese indicador en Latinoamérica es del 32%. El problema de Argentina es la deserción. Entra una cantidad muy grande de estudiantes pero no se diploman”.

Analfabetismo | Brasil tiene el 10,4% de la población analfabeta, Argentina sólo el 2,5%. Sin embargo, Brasil posee el sistema de posgrado más eficiente de Latinoamérica y el Caribe.

Producción científica | El 83% de la producción científica de Latinoamérica se hace en Argentina, Brasil y México.

Ana Lúcia Gazzola

Formada en Letras y especializada en literatura comparada, así como en políticas públicas en educación superior, ciencia y tecnología, y desarrollo social, Ana Lúcia Gazzola se desempeñó como rectora de la Universidad Federal de Minas Gerais, entre 2002 y 2006, año en que accedió a la dirección del Instituto Internacional para la Educación Superior en América Latina y el Caribe (Iesalc) de Unesco. Fue miembro del Consejo de desarrollo económico y social de la Presidencia de Brasil, y actualmente es secretaria de Estado de Desarrollo Social del Estado de Mina Gerais de ese país.


Mariana Mendoza


Estado de las prácticas empresariales contra el soborno: primer estudio latinoamericano

El documento resultante de esta investigación tiene como objetivo identificar el panorama del soborno corporativo en Latinoamérica, como un aporte para apoyar el proceso de toma de decisiones para combatir este fenómeno, en los sectores público y privado.

La didáctica de las cátedras universitarias bajo análisis

Una investigadora de la Universidad Nacional del Sur publicó un libro, fruto de su doctorado, que representa una novedad en el abordaje pedagógico de la educación superior. La autora plantea para su análisis diferentes estilos de enseñanza que van desde la “transmisión resistida” hasta la “regulación transformadora”, entre otros, para dar cuenta de la singularidad y diversidad de los modos de la didáctica universitaria.

Internacionalización de la educación superior, la experiencia del IUNIR

El Rector del Instituto Universitario Italiano de Rosario compartió la experiencia enriquecedora de las relaciones internacionales para la mejora educativa. Este proceso se concretó a partir de la creación del Área de Relaciones Internacionales del IUNIR que permitió realizar 42 convenios internacionales, y más de 100 rotaciones en el extranjero de estudiantes de grado y graduados, entre otros logros.

Las construcciones postneoliberales en Argentina

Las construcciones postneoliberales en Argentina

Las transformaciones de las democracias latinoamericanas en un contexto de proyectos alternativos al modelo liberal que emergieron “luego de las crisis del neoliberalismo y sus efectos negativos en la región” es el objeto de estudio de un equipo de investigadores. Los especialistas analizan el campo discursivo político y se centran en la democracia argentina desde 2003 hasta la actualidad.

Dislexia: desarrollan un test para su detección temprana

La herramienta evalúa la velocidad de lectura en niños de corta edad. Es la primera en su tipo diseñada en el país y fue realizada por un equipo de psicólogos. Busca identificar tempranamente indicadores de ese trastorno de aprendizaje, que suele pasar inadvertido o ser mal diagnosticado y cuya consecuencia más común es el bajo rendimiento académico. En Argentina, la dislexia afectaría a más de 400 mil alumnos de primaria.

Derechos en la educación, investigación y políticas públicas

Un proyecto de tres universidades argentinas y una uruguaya se dedica a estudiar experiencias de enseñanza que potencien la formación docente, con el propósito de favorecer procesos de inclusión educativa. Los investigadores consideran que “la extensión de derechos en la educación debe ser acompañada de investigaciones que aporten a la definición de políticas públicas”.

Canal de videos 103