Universidad Nacional del Sur - Departamento de Ingeniería Química

04 de Noviembre de 2019 | 4 ′ 57 ′′


De plantillas antihongos a medicamentos personalizados: la tecnología 3D al servicio de la ciencia



Plantillas antihongos y con perfume, un minirreactor, medicamentos personalizados y avances en tecnología de salud son algunas de las iniciativas que llevan adelante científicos bahienses aprovechando las posibilidades de la impresión 3D.

En Bahía Blanca, un instituto de investigación dependiente de la Universidad Nacional del Sur y el CONICET creó un espacio abierto, tipo laboratorio, para que fluyan la creatividad y la concreción de las ideas. El “Laboratorio de Ideas” es un espacio del que pueden hacer uso los becarios e investigadores de la Planta Piloto de Ingeniería Química (PLAPIQUI) permitiendo la aplicación de las nuevas tecnologías en las diferentes ramas que se desarrollan en sus investigaciones.

En su mayoría tienen en promedio 36 años, son ingenieros químicos, en alimentos o farmacéuticos y se doctoraron en la Universidad Nacional del Sur. La PLAPIQUI es uno de los doce institutos de doble dependencia UNS-CONICET que funcionan en la UNS.

La flexibilidad en el diseño que ofrece la impresión 3D permite la fabricación de unidades ad-hoc de prácticamente cualquier forma imaginable, explotando así aspectos operativos y de diseño imposibles de alcanzar con las técnicas de fabricación convencionales.

Ana Grafía trabaja junto con una empresa de Capital Federal en la concreción de plantillas personalizadas, con diferentes funciones, y a “gusto” de cada persona. “Se escanea la planta del pie del paciente, se imprime en 3D la plantilla a medida y se incorporan partículas que permiten características como antihongos, que sean de colores o que tengan perfume”, explicó.

Por otro lado, Ivana Cotabarren, Loreana Gallo y Camila Palla utilizan la nueva tecnología para desarrollar formas farmacéuticas que puedan liberar principios activos de manera personalizada.
“La idea es desarrollar medicamentos y nutracéuticos que se liberen en zonas específicas del organismo, como en el intestino, y con la dosis adecuada de acuerdo a la edad y contextura del paciente. También, la impresión 3D de medicamentos puede resultar una alternativa para aquellos lugares alejados de las grandes ciudades, como los hospitales de campaña, donde la necesidad de medicamentos es inmediata y a medida; o para la elaboración de comprimidos con diversidad de colores y formas, con el objetivo de hacerlos más amigables y divertidos para el uso con niños, por ejemplo”, indicó Ivana.

Eduardo López, por su parte, lleva adelante el proyecto de minirreactores químicos, orientados a procesos relacionados con energías renovables y la remediación de problemas medioambientales. Entre otras, se abordan reacciones químicas que incluyen la eliminación de monóxido de carbono de corrientes de gases y la purificación de aguas residuales por eliminación de compuestos específicos (por ejemplo, colorantes).

Además, se lleva adelante una línea de investigación sobre la performance y eficacia de dispositivos médicos utilizados para el tratamiento de enfermedades respiratorias, tales como inhaladores, espaciadores y aerocámaras. Para ello, un grupo interdisciplinario formado por farmacéuticos, ingenieros de procesos y licenciados en química, entre otros, realiza evaluaciones de estos dispositivos, con el propósito de identificar oportunidades de mejora en los diseños actuales. PLAPIQUI cuenta con capacidades en simulación fluidodinámica, lo que le permite calcular la fracción de fármaco que efectivamente será inhalada por el paciente cuando éste utiliza una aerocámara específica, y proponer nuevos diseños que mejoren la administración de los fármacos.
“En este contexto, la incorporación de la impresión 3D en PLAPIQUI tiene un valor fundamental debido a que permite crear prototipos a partir de nuevos diseños digitales. Por ejemplo, es posible combinar geometrías de cuerpo y válvula de las aerocámaras para optimizar su rendimiento. De esta manera, es posible disminuir tiempos en los desarrollos de los nuevos dispositivos”, dijo Diego Bertín.

El Laboratorio se gestó en el marco del Proyecto de Investigación de Unidades Ejecutoras de PLAPIQUI “Desarrollo de productos innovadores en un nuevo eje tecnológico institucional”, según sostuvo la directora de PLAPIQUI, doctora Verónica Bucalá. Contó con una inversión de medio millón de pesos, entre infraestructura y equipamiento. Además, indicó que dos de las impresoras fueron construidas en el mismo laboratorio adecuándolas a las necesidades de los proyectos de investigación. Existe personal específico para el desarrollo de los proyectos. La diseñadora industrial Teresa Dutari y un Ingeniero electrónico Diego Colaneri son quienes colaboran en el asesoramiento.

Por otro lado, dentro de la formación que brinda PLAPIQUI en esta rama, varios investigadores -Eduardo López, Diego Bertín, Diego Boldrini, Ivana Cotabarren, Camila Palla y Ana Grafía- se capacitaron en impresión 3D y realizaron estadías en centros tecnológicos de España y EEUU, para poder conocer y estar a la vanguardia de los últimos avances.


Karina Cuchereno


Brazo articulado como complemento para sillas de ruedas

Brazo articulado como complemento para sillas de ruedas

Docentes y estudiantes de la Universidad Nacional de Villa María diseñaron y confeccionaron un brazo articulado semipermanente que permite la comunicación de personas con parálisis parcial a través de una Tablet. El dispositivo cuenta con cuatro puntos de rotación multidireccional y dos de deslizamiento lineal. Permite regular y adaptar en la posición según la actividad.

Los gases del tránsito vehicular son el principal contaminante del aire en la ciudad de Córdoba

Mediciones efectuadas por investigadores identificaron valores de dióxido de nitrógeno (NO2) por encima de los límites máximos recomendados internacionalmente. La topografía de la ciudad tampoco ayuda: Córdoba se ubica en una depresión, por lo cual la circulación y remoción del aire es mucho más lenta.

En Tucumán desarrollan huesos artificiales que el cuerpo reabsorbe

El trabajo está en etapa preclínica de estudio y podría evitar que una persona que sufrió pérdida ósea se someta a más de una cirugía para restaurar la zona.

Un juego que permite analizar si los niños y niñas comprenden las imágenes cuando usan la tablet

Una investigación radicada en el IRICE se dedica a estudiar la forma de interactuar con las pantallas de los pequeños de hasta tres años.

Operan a un joven de 23 años de su columna con la ayuda de un biomodelo 3D

Un biomodelo 3D realizado en la Universidad Nacional Arturo Jauretche permitió concretar con éxito procedimientos quirúrgicos en el “Hospital de Alta Complejidad El Cruce – Dr. Néstor Kirchner”, de Florencio Varela, Pcia. de Buenos Aires. El equipo de traumatología y ortopedia del nosocomio utilizó como referencia una copia exacta en 3D de la columna deformada del paciente para realizar la operación que, por su complejidad, se realizó en dos etapas.

Buscamos mucho más que sólo representar datos

Entrevista a la magíster Carola Dreidemie, directora del Laboratorio de Investigación y Desarrollo en Tecnologías de Visualización, Computación Gráfica y Código Creativo (LVCC-UNRN).

Canal de videos 104