Universidad del Norte Santo Tomás de Aquino - Facultad de Psicologia y Ciencias de la Salud

17 de Octubre de 2011 | 4 ′ 56 ′′


El vínculo entre nutrición y socialización en los adolescentes



De 375 adolescentes tucumanos consultados, el 27% tiene conductas alimentarias de riesgo porque quiere adelgazar y el 17% presenta insatisfacción corporal. Así lo evidenció un estudio interdisciplinario y concluyó que el retraimiento y la ansiedad son las principales consecuencias en el comportamiento social. Los investigadores llevaron adelante tareas de capacitación en escuelas de contextos de vulnerabilidad social para fomentar desde la institución hábitos alimentarios saludables.

Un equipo interdisciplinario de investigadores analizó los vínculos entre el estado nutricional antropométrico, el consumo alimentario, las conductas alimentarias de riesgo y las habilidades sociales de adolescentes escolarizados de zonas urbanas y rurales de la provincia de Tucumán. Durante la ejecución del proyecto (2010-2011) se trabajó con 375 adolescentes, de 14 años como edad promedio, asistentes a las escuelas públicas de la capital de la provincia (zona urbana) y de las localidades de Burruyacu y Gastona Sud (zona rural).

Tanto la conducta alimentaria como los hábitos alimentarios adquieren en la forma de vida de las personas un significado que abarca distintos tipos de experiencias. Entre la necesidad fisiológica de saciar el hambre y la conducta alimentaria, se interponen cuestiones que van desde lo psicológico hasta aspectos sociales y culturales. Los nutrientes, los alimentos y sus propiedades particulares, y la comida están atravesados por distintos factores como los ambientales, que influyen en el tipo de dieta local según la disponibilidad de los alimentos y las pautas socioculturales que estipulan las costumbres y su valor simbólico.

Por este motivo, los resultados de la investigación se agruparon en dos aspectos principales: uno, vinculado a las dimensiones nutricionales y, el otro, a los aspectos psicosociales e interpersonales de los adolescentes.

En relación al primer aspecto, se encontró que el 27% del total tenía conductas alimentarias de riesgo relacionadas con deseos de adelgazar y el 17%, insatisfacción corporal. Respecto a las conductas de riesgo según el estado nutricional, se observó que los adolescentes con sobrepeso y obesidad mostraban mayor insatisfacción corporal y deseos de adelgazar. En cuanto al estado nutricional, el 18% presentó sobrepeso y obesidad y el 2% déficit nutricional. El 26% de los adolescentes rurales percibieron su cuerpo con el peso adecuado, mientras que el 55% de los adolescentes urbanos manifestó no tenerlo. En el primer grupo, el 23 por ciento expresó que debía bajar de peso entre 1 a 6 kg, al igual que el segundo.

Respecto a los aspectos psicosociales e interpersonales, se observó que los adolescentes rurales se percibían con habilidades facilitadoras de socialización, aunque los de Burruyacu referían más comportamientos de retraimiento. Al considerar la variable sexo, el grupo de las mujeres presentó mayor ansiedad social y timidez respecto de sus pares varones en las zonas rurales. Se encontraron asociaciones estadísticas entre la presencia de una disconformidad corporal y comportamientos agresivos.

Los adolescentes con conductas alimentarias de riesgo mostraban dificultades en sus habilidades sociales, particularmente retraimiento y ansiedad social. Los adolescentes con sobrepeso y obesidad manifestaron conductas alimentarias de riesgo, escaso autocontrol en sus relaciones sociales y manifiesta ansiedad social.

El estudio

A los adolescentes participantes, con el previo consentimiento de sus padres, se les realizaron mediciones antropométricas administrándoles, además, dimensiones del Inventario de Conductas Alimentarias (ICA) de Casullo & Pérez (2003), la Batería de Socialización BAS-3, de Silva & Martorell (1989) y una encuesta nutricional en la que se incluyó un recordatorio de 24 horas y frecuencia de consumo de alimentos, y otra, sociodemográfica. En las tareas de muestreo colaboraron alumnos avanzados de la licenciatura en Nutrición y Psicología de la Facultad de Ciencias de la Salud y del Centro Universitario Concepción.

Según indicó a InfoUniversidades la directora del proyecto, doctora en Psicología Betina Lacunza, “los datos encontrados posibilitaron la ejecución de tareas de intervención en la población adolescente, a partir de talleres sobre hábitos alimentarios saludables y comportamientos sociales asertivos para los adolescentes participantes, como así también la capacitación para docentes y preceptores, como promotores de comportamientos saludables”.

Con esta capacitación se trabajó en instituciones educativas pertenecientes a contextos de vulnerabilidad social y pobreza, apuntando a la prevención de los trastornos de la conducta alimentaria y trastornos psicopatológicos asociados. El trabajo articuló las disciplinas psicología y nutrición, con un propósito preventivo y obtuvo una mención especial en el Encuentro Norte de Jóvenes Investigadores del Bicentenario Argentino-Chileno, realizado en Jujuy en 2010. A partir de esta mención se comenzó a trabajar en un proyecto conjunto con investigadores de la Universidad de Bio-Bio, Chile, que comenzará a ejecutarse en 2012.



COVID-19: Estudian los efectos del aislamiento social en la salud mental y física

Un grupo de profesionales del área de psicología y de la actividad física y salud elaboró una encuesta online con el objetivo de conocer qué hábitos y conductas se modificaron con la cuarentena. Sostienen que la práctica de actividad física es clave para combatir el estrés y la depresión. La investigación es parte de un estudio a nivel mundial en el que intervienen más de diez países.

COVID-19: ¿Cómo sobrellevar la cuarentena?

La doctora en Psicología Ana Bloj analiza la nueva coyuntura de aislamiento que atraviesan millones de personas en el mundo debido a la pandemia de Coronavirus COVID-19. Miedo intenso, ansiedad, angustia, irritabilidad, enojo, falta de concentración y problemas del sueño son algunas de las respuestas emocionales a la cuarentena.

Qué comen los estudiantes universitarios

Un equipo de investigadoras en Nutrición encuestó a estudiantes universitarios de distintas unidades académicas de la Universidad de Belgrano con el objetivo de conocer las competencias culinarias y así poder estimar el consumo de alimentos procesados y ultraprocesados entre los ingredientes empleados en preparaciones hogareñas, o en las comidas realizadas fuera del hogar.

Estudian el comportamiento sedentario y el nivel de actividad física de diversos sectores poblacionales

Mediante cuestionarios específicos y técnicas de acelerometría, un grupo de investigadores se propone medir el comportamiento sedentario y el nivel de actividad física en personas mayores, empleados de oficina y embarazadas.

El origen de los problemas

El origen de los problemas

En Argentina, más del 70% de las muertes son provocadas por enfermedades crónicas no transmisibles (ECNT), representadas principalmente por las enfermedades cardiovasculares, diabetes, cáncer y respiratorias. Este dato, sumado a muchos otros, mantiene encendidas las alarmas y ha hecho que los especialistas trabajen para revertir la situación.

Picotear ya no será un problema para tu salud

La Universidad participa de una investigación que te va a permitir picotear y sentirte satisfecho por más tiempo y sin culpas. Dirigida por Mariana Ugarte, nutricionista y magister en Tecnología de los Alimentos, este desarrollo es novedoso porque implica transferencia hacia la industria y trabaja en el diseño de un snack saludable que se va poder consumir sin impactos negativos en la salud.

Canal de videos 104