Universidad Nacional de Tucumán - Facultad de Ciencias Exactas y Tecnología

30 de Diciembre de 2019 | 4 ′ 38 ′′




El trabajo está en etapa preclínica de estudio y podría evitar que una persona que sufrió pérdida ósea se someta a más de una cirugía para restaurar la zona.

Los injertos de hueso o la colocación de placas metálicas suelen ser dos de las alternativas más usadas para los casos de pérdida ósea de grandes dimensiones, que pueden producirse como consecuencia de accidentes o de enfermedades. En algunos países -como en Bélgica- se utiliza una especie de prótesis o hueso artificial realizada en impresora 3D. Y en esta parte del hemisferio, científicos tucumanos, en colaboración con profesionales del INTI y del CONICET Buenos Aires, desarrollan un nuevo material diseñado en impresora 3D, que permitiría paliar una pérdida ósea.

La nueva estructura o andamiaje, que está en etapa de ensayo preclínico, tiene como plus que se reabsorbe en el cuerpo y que, además, favorece la nueva formación del hueso. El sistema permitiría abaratar los costos respecto de las otras alternativas de injertos óseos porque requiere una única cirugía, solamente para su colocación. Su nombre es BoneFIT y resume el concepto del desarrollo: un hueso hecho a medida, por el significado de las palabras inglesas bone (hueso) y fit (ajuste).

El grupo de investigación lleva aproximadamente una década dedicada a la ingeniería de tejidos. Tiene como sede el Laboratorio de Medios e Interfases, que es parte del Instituto Superior de Investigaciones Biológicas, de doble dependencia entre la Universidad Nacional de Tucumán (UNT) y el CONICET. Como la mayoría de los desarrollos científicos de la actualidad, es casi imposible impulsarlo en soledad. Por ese motivo, el equipo se unió a profesionales del INTI y del CONICET de Buenos Aires, para agilizar las pruebas y estudios.

El hilo que usan para imprimir el injerto óseo está compuesto por una fibra sintética biodegradable y por dos sustancias inorgánicas bioactivas. Una de esas sustancias imita al tejido óseo y la otra estimula la formación de los vasos sanguíneos. La estructura se hace a medida del paciente, luego de realizarle una tomografía computada en la zona afectada. Esto permite conocer la forma que tiene el tejido perdido y, entonces, se emplea un modelo computacional para diseñar la parte faltante.

Integran el equipo de investigación Andrea Rodríguez de la UNT-CONICET, Marcelo Vázquez del Sistema Provincial de Salud (SIPROSA) y también de la casa de estudios tucumana y Leandro Monsalve del INTI y del CONICET de Buenos Aires. Las otras dos investigadoras que completan el grupo son Paula Moreno Madrid y María José García Cabello, ambas tucumanas.

Rodríguez señaló: “el material que empleamos otorga buen soporte mecánico (en cuanto a su funcionalidad) y estético (para que no se note) y además su peso es similar al hueso, a diferencia de los implantes metálicos que son más pesados”. Precisó que, en una primera etapa, se focalizarán en los injertos cráneo-faciales, aunque no descartó que luego puedan desarrollar huesos artificiales para otras partes del cuerpo.

La profesional mencionó que el implante está destinado a aquellos pacientes que sufrieron pérdidas óseas de grandes volúmenes, donde el organismo no lo puede regenerar por sí mismo. “Estamos realizando las validaciones físico-químicas y en el futuro cercano esperamos hacer las biológicas y cumplir con las normativas de la ANMAT y de otros organismos internacionales. Esto permitirá comenzar con las pruebas clínicas”, precisó.

Vázquez, que es ingeniero electrónico y jefe del Departamento de Electromedicina del SIPROSA, manifestó que el sueño es hacer transferencia de tecnología a la gente mediante la creación de una empresa. Aseguró que los hospitales de Tucumán están interesados en el desarrollo y que ya manifestaron la predisposición a cooperar con los ensayos.

El ingeniero comentó que la mayor ventaja de BoneFIT es que se puede usar especialmente en niños y adolescentes porque acompaña su crecimiento. “Se opera una sola vez y una vez colocado el material, no necesita de una nueva cirugía para extraerse. Cuando el hueso del paciente va creciendo, el material se va degradando en el cuerpo”, finalizó.

El equipo científico fue uno de los cinco finalistas del concurso 1000k de Latam, donde compitieron 1250 empresas de 17 países, en la categoría Pitch. También resultó finalista de los concursos Samsung Innova y De Emprendé ConCiencia.



POSTA, el proyecto que vincula a personas en situación de discapacidad con creadores de tecnologías asistivas

"Proyectos Open Source de Tecnología Asistiva" (POSTA) es un portal web que, bajo la filosofía del open source, agrupa y organiza bocetos, planos e instrucciones listos para replicar, adaptar o crear soluciones tecnológicas, dirigidas a mejorar la calidad de vida de personas con discapacidad. Es una iniciativa de un equipo interdisciplinario de profesionalesde la UNC, en colaboración con la Università Iuav di Venezia.

“El Nobel de Economía a investigaciones sobre la pobreza es emocionante y esperanzador”

La doctora María Emma Santos, profesora de Política Económica en la UNS, investigadora del CONICET y Asociada al Oxford Poverty and Human Development Initiative, reflexiona sobre el reciente premio Nobel a Banerjee, Durflo y Kremer, el aporte de estos investigadores y los cuestionamientos éticos que se han realizado a su metodología.

Un juego que permite analizar si los niños y niñas comprenden las imágenes cuando usan la tablet

Una investigación radicada en el IRICE se dedica a estudiar la forma de interactuar con las pantallas de los pequeños de hasta tres años.

Diseñan mano biomédica que será manejada con la contracción o relajación de un músculo

Un proyecto avanza en un prototipo de mano biomecánica controlada por señales electromiográficas, producidas durante el proceso de contracción y relajación de un músculo. La meta es lograr un prototipo que maximice la ergonomía y confort para el paciente, aportando una solución a personas con la amputación de la mano o de la primera parte del brazo.

Operan a un joven de 23 años de su columna con la ayuda de un biomodelo 3D

Un biomodelo 3D realizado en la Universidad Nacional Arturo Jauretche permitió concretar con éxito procedimientos quirúrgicos en el “Hospital de Alta Complejidad El Cruce – Dr. Néstor Kirchner”, de Florencio Varela, Pcia. de Buenos Aires. El equipo de traumatología y ortopedia del nosocomio utilizó como referencia una copia exacta en 3D de la columna deformada del paciente para realizar la operación que, por su complejidad, se realizó en dos etapas.

Buscamos mucho más que sólo representar datos

Entrevista a la magíster Carola Dreidemie, directora del Laboratorio de Investigación y Desarrollo en Tecnologías de Visualización, Computación Gráfica y Código Creativo (LVCC-UNRN).