Universidad Nacional del Nordeste - Facultad de Ciencias Veterinarias

10 de Diciembre de 2018 | 3 ′ 55 ′′


Farmacología Veterinaria: desarrollan un novedoso antiparasitario para equinos



El avance en productos farmacológicos utilizando poloxámeros llevó a un grupo de investigadores a obtener una nueva fórmula para ser suministrada por vía oral a equinos, conteniendo Ivermectina (IVM), un fármaco endectocida, ampliamente utilizado para el tratamiento de parásitos gastrointestinales.

“En general, los Laboratorios utilizan la carboximetilcelulosa como excipiente; lo novedoso del trabajo es utilizar el poloxámero en esa concentración, con la cual se da una buena palatabilidad, no se elimina fácilmente, se adhiere a la boca y ayuda a disolver el principio activo. Todas estas propiedades son importantes resaltarlas en la formulación, y sobre todo su eficacia que se prolonga a los 90 días”, explica la doctora Laura Lozina.

Para el desarrollo de este antiparasitario se utilizó, a modo comparativo, la carboximetilcelulosa y poloxámero 407 como “excipientes”, es decir, como sustancias que ayudaron a desarrollar un sistema semisólido conteniendo IVM, y al mismo tiempo que facilite la ingesta del animal.

Por sus propiedades mucoadhesivas, la carboximetilcelulosa fue adecuada para la administración oral de los geles, observándose una total deglución del preparado con una consistencia óptima en la concentración utilizada del 5%.

La propiedad del poloxámero de facilitar la incorporación de principios activos insolubles en solventes acuosos, como es el caso de IVM, fue considerada para la selección del polímero como vehículo para el desarrollo de la segunda formulación. Los poloxámeros son sustancias de características tensioactivas (emulsionantes), formados por la unión de bloques moleculares de polioxietileno (hidrófilo) y polioxipropileno (hidrófobo). La concentración ideal de poloxámero para la formulación del gel de IVM, en el presente trabajo, fue de 40%.

Pruebas y resultados.
La eficacia antiparasitaria medida en porcentaje de reducción del conteo de huevos por gramos de materia fecal (HPG) en los equinos a los 30 y 60 días fue adecuada para ambas formulaciones.
A esta conclusión se arribó después de evaluar muestras fecales de los equinos y realizar el conteo de huevos parasitarios en función a un test correspondiente.

Luego de 90 días en los equinos tratados con el gel que contenía Poloxámero, el test de reducción en el conteo de huevo permaneció en valores por debajo de los 200. Por su parte, el lote de animales tratados con la formulación conteniendo carboximetilcelulosa requirió tratamiento, ya que los equinos presentaron una carga parasitaria mayor a 200 HPG.

En base a estos resultados, Lozina y su equipo concluyen que en las condiciones de trabajo realizada, la formulación de IVM en gel de poloxámero podría tener una mayor persistencia de la droga y, por ende, un mayor tiempo en el control de los parásitos. En cuanto a la persistencia de la droga en sangre, ambas formulaciones son evaluadas para determinar la cinética de liberación por técnicas cromatográficas.

En estas condiciones ambos desarrollos mostraron ser inocuos, es decir, no presentaron reacciones adversas a la administración en los animales por lo que serían una alternativa válida para el tratamiento y control de los parásitos gastrointestinales del equino.

Antecedentes.
El equipo de investigación de Lozina tiene el antecedente de haber desarrollado el gel termosensible para tratar enfermedades del conducto auditivo externo (CAE) de caninos.
El gel en cuestión está hecho en base a una combinación de distintos poloxámeros que le confieren una fácil aplicación de los principios activos de propóleos en la piel del CAE del canino.

Como ocurre en todo desarrollo científico farmacológico, ese gel resultó importante para la promoción de las propiedades de los poloxámeros en medicina veterinaria. De hecho, la obtención del antiparasitario da cuenta de otro principio activo que se utiliza para tratar afecciones en animales.


Juan Monzón Gramajo


Zoonosis, una batalla de nunca acabar

Zoonosis, una batalla de nunca acabar

Desde épocas bíblicas se conocen enfermedades transmitidas por animales al ser humano. En la actualidad nuestra especie se enfrenta a amenazas desconocidas como es el caso del nuevo coronavirus. El doctor Roberto Mera y Sierra, de la Universidad Maza, nos abre la puerta del complejo mundo de la zoonosis.

Enseñarán a producir leche probiótica

Estudiantes y docentes elaboran un yogurt nutritivo cuya receta enseñarán a los comedores barriales, en el marco de un proyecto de extensión universitaria.

Las parasitosis intestinales bajo la lupa de investigadores de la UNLP

Las parasitosis intestinales bajo la lupa de investigadores de la UNLP

Las parasitosis intestinales representan un problema recurrente en la salud pública y afectan a millones de personas en el mundo. Cuando no se tratan debidamente pueden afectar el crecimiento y desarrollo en los niños y la productividad laboral en personas adultas. Con acciones preventivas, un equipo de investigadores de la Universidad Nacional de La Plata pretende erradicar estas infecciones de la población local.

Hallan en Corrientes parásitos asociados con roedores no descritos en el país

Con muestreos durante dos años en distintos tipos de ambientes de la ciudad de Corrientes, un estudio científico busca profundizar el conocimiento sobre la fauna parasitaria de roedores de áreas urbanas y periurbanas. Para la especie “Rattus rattus”, el roedor más común, se hallaron asociaciones parasitarias no descritas en el país.

Investigan a las vinchucas para controlar la enfermedad de Chagas

Investigan a las vinchucas para controlar la enfermedad de Chagas

La UNNOBA trabaja en colaboración con otros organismos en proyectos orientados a develar aspectos del vector de la enfermedad de Chagas. La resistencia a insecticidas, el desarrollo embrionario y la interacción entre el insecto y el parásito son los ejes prioritarios de iniciativas de interés sanitario.

Un ingenioso método para combatir los alacranes: enfermarlos con parásitos

En ensayos de laboratorio, investigadores prueban el efecto letal que desencadena un tipo especial de parásitos al ingresar al cuerpo del Tityus trivittatus, el escorpión más peligroso de Argentina. Sucede que el parásito deposita bacterias y éstas, a su vez, liberan una toxina fatal. Los primeros resultados son alentadores. Con este sistema de control biológico, el 80% de los alacranes expuestos durante seis días a estos nematodos falleció. El desafío a futuro es llevar el experimento a escala doméstica. En Córdoba, las picaduras de escorpiones produjeron en el año 2017, 1.134 envenenamientos.

Canal de videos 104