Universidad Argentina de la Empresa - Facultad de Ingeniería y Ciencias Exactas

13 de Julio de 2020 | 4 ′ 43 ′′


Hallan microplásticos en las zonas costeras de Buenos Aires



Investigadoras del Instituto de Tecnología (INTEC) de UADE realizaron un muestreo de arena en las zonas costeras del Área Metropolitana de Buenos Aires para analizar la presencia de microplásticos. Los resultados arrojaron la existencia de microfibras plásticas y microperlas. Un estudio de la Universidad de Newcastle advirtió que una persona promedio podría estar ingiriendo, semanalmente, cinco gramos de microplástico, el peso equivalente a una tarjeta de crédito.

Investigadoras del Instituto de Tecnología de UADE recolectaron y analizaron muestras de sedimento proveniente de tres diferentes zonas costeras del Área Metropolitana de Buenos Aires (norte, centro y sur). El trabajo de campo se realizó durante el invierno de 2019, en un parche de suelo de 25 cm de lado y 5 cm de profundidad. Este relevamiento se enmarcó en un proyecto de investigación internacional de carácter colaborativo con la Universidad San Ignacio de Loyola (Perú-Lima) y la Universidad EAN (Colombia-Bogotá), que replica muestreos similares en zonas costeras de Colombia y Perú para contar a futuro con comparaciones regionales.

Día a día incorporamos en nuestra rutina diaria el uso de elementos plásticos. Para conservar alimentos, como medio de pago, para proteger nuestro teléfono celular de caídas, para lavarnos los dientes, para vestirnos, entre otros. Sin embargo, estos productos tienen una vida útil y son descartados, convirtiéndose en un problema para el ambiente y el hombre. En 2015, según el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente, se produjeron 300 millones de toneladas de residuos plásticos en todo el mundo.

Más allá, de la contaminación física que apreciamos visualmente (bolsas de plástico en el suelo, conductos pluviales bloqueados con botellas) existe una reciente forma de contaminación, más imperceptible para nuestros ojos, se trata de los microplásticos. Estos son plásticos cuyas partículas tienen un diámetro menor a cinco milímetros, más pequeños que una lenteja. Los conocidos como microplásticos primarios son aquellos que fueron fabricados de ese tamaño y están presentes, principalmente, en productos de cuidado personal o limpieza. Por su parte, los degradación de productos plásticos de mayor tamaño como botellas, neumáticos y juguetes.">microplásticos secundarios provienen de la degradación de productos plásticos de mayor tamaño como botellas, neumáticos y juguetes.

El agua es el principal medio por el que se transportan los microplásticos, que drenan desde nuestros hogares hacia cuerpos de agua receptores, sin ser detenidos por ningún sistema de tratamiento. Miles de fibras plásticas se desprenden en cada ciclo de lavado de ropa y pasan inadvertidas. Una vez que están presentes en ríos y mares, muchas terminan siendo ingeridas por la fauna marina, que las confunde con su alimento: el plancton. Al no ser completamente digeridas, estas fibras pasan a través de todos los organismos de la cadena trófica aumentando así su acumulación en aquellos de mayor tamaño, como los seres humanos. Este efecto ya ha sido evidenciado en un informe publicado por la firma Dalberg y la Universidad de Newcastle- Australia en 2019: una persona promedio podría estar ingiriendo, semanalmente, 5 gramos de microplástico, un peso equivalente a una tarjeta de crédito.

Las muestras recogidas de las tres zonas analizadas del Área Metropolitana de Buenos Aires por parte las investigadoras de la UADE fueron procesadas de manera tal de poder extraer los microplásticos presentes en ella. Luego se realizó una caracterización visual al microscopio óptico. Este análisis permitió evidenciar la presencia de microperlas y microfibras. Siendo las microperlas los elementos hallados en mayor proporción (Gráfico 1).

Como puede observarse en el gráfico de barras (Gráfico 2), fueron halladas cantidades considerables de microperlas oscuras y transparentes, provenientes de productos de cuidado personal o productos de limpieza, así como también microfibras azules, rojas y negras. Pudiendo las azules provenir de restos de redes de pesca, mientras que las rojas y las negras, de agua de lavado.

La diferencia entre los valores de cada sitio podría vincularse a cuestiones climáticas como las corrientes del río, los vientos y las lluvias. También podría verse afectado el ingreso de los microplásticos al suelo por la presencia de follaje, como sucede en el caso del Punto Norte.

La presencia de microplásticos en la costa rioplatense es un tema que ha sido muy poco estudiado. Por lo que la presente investigación pretende continuar a lo largo del tiempo, para dar el puntapié inicial a una línea de referencia que analice la evolución de esta problemática ambiental.

Leandro Ezequiel Ungaro
prensa@uade.edu.ar
Andrés Cuesta
Secretaría de Investigación


Tecnología para detectar alteraciones en alimentos, medicamentos y cosméticos

¿Estuvo un alimento expuesto a contaminación cruzada? ¿El medicamento que tengo mantiene sus propiedades farmacológicas o está alterado y puede afectar mi salud? ¿Puedo detectar si una persona tiene fiebre sólo mirando un apósito en su frente? Científicas trabajan en el desarrollo de materiales capaces de dar respuesta a todas esas preguntas.

Nanotecnología y botellas recicladas para purificar el agua de efluentes urbanos

Con botellas de plástico recicladas y nanopartículas, investigadores de la Universidad Nacional de La Plata y de la Universidad Nacional del Litoral desarrollan un sistema de filtros que sirve para purificar el agua residual urbana. De este modo, a muy bajo costo, logran disminuir su carga microbiana y toxicidad para luego utilizarla para el riego en zonas semiáridas.

Hallan microplásticos en los peces de la costa porteña del Río de la Plata

Un equipo de investigadores analiza la contaminación con microplásticos hallados en el tracto digestivo de los peces de la costa porteña del Río de la Plata. Entre los ejemplares estudiados se encuentran el bagre blanco, el bagre porteñito y la boga, especies con hábitos alimenticios variados.

Los gases del tránsito vehicular son el principal contaminante del aire en la ciudad de Córdoba

Mediciones efectuadas por investigadores identificaron valores de dióxido de nitrógeno (NO2) por encima de los límites máximos recomendados internacionalmente. La topografía de la ciudad tampoco ayuda: Córdoba se ubica en una depresión, por lo cual la circulación y remoción del aire es mucho más lenta.

Un fotodesinfectante en productos frutihortícolas para reemplazar a los agrotóxicos

Investigadores desarrollaron un fotodesinfectante para productos frutihortícolas. El producto está en tratativas para salir al mercado. Lo que permite hacer este compuesto es alargar la vida de frutas y verduras desde que se produce la cosecha hasta que llega a la góndola.

Investigadoras crearon microcápsulas que previenen la contaminación del maní

Las probaron con éxito tanto en el laboratorio como en plantas acopiadoras de la zona. Sirven para el tipo de maní confitería, el que va a la industria y el que se utiliza como semilla para nuevas siembras.

Canal de videos 104