Universidad Nacional del Nordeste - Facultad de Medicina

26 de Agosto de 2013 | 5 ′ 36 ′′


Hongos correntinos podrían controlar parasitosis endémicas del NEA



Como en otras partes de la Argentina y el mundo, científicos de la Universidad Nacional del Nordeste trabajan en la búsqueda de hongos que actúan como agentes biológicos capaces de degradar los huevos de parásitos que infectan al hombre, a los animales y, principalmente, a niños e inmunosuprimidos. Los resultados de los estudios permitirán diseñar planes de biocontrol de las parasitosis y evitar la enfermedad, y el gasto económico individual y en la salud pública que todo esto acarrea.

El equipo de investigadores, integrado por la licenciada Magdalena Mangiaterra; el doctor Gustavo Giusiano; la magíster Viviana Bojanich y la bioquímica María Mercedes Sarmiento; está tras la búsqueda de hongos saprófitos que habitan los suelos, libres en el medio ambiente, que tengan la característica de ser antagonistas de huevos de nematodos causantes de las parasitosis humanas más frecuentes en el NEA, y a su vez, no patógenos para el humano. Estos hongos se caracterizan por descomponer la materia orgánica, cumpliendo un importante rol ecológico, siendo los principales "recicladores del planeta". Dicho de otra forma, que tengan la capacidad de degradar los huevos de los gusanos, que son la forma infectiva para el hombre y animales, y que viven en los suelos de parques, plazas, areneros y playas.

Estos parásitos que se reproducen en forma ilimitada podrían llegar a ser controlados por los hongos con los que cohabitan, arrojando beneficios tanto para la salud pública como también financieros. A priori, un avance en estas investigaciones será beneficioso para las zonas endémicas de ciertas parasitosis, donde hasta el momento no se ha logrado erradicar ni al parásito, ni al vector, o interrumpir su forma de transmisión, en caso de que la parasitosis no sea transmitida por un vector. Además, representará un mecanismo de biocontrol eficaz, de prevención, que disminuirá el índice de personas enfermas y, consecuentemente, el gasto en personal y de obras sociales en fármacos, hospitalización e insumos en salud pública, entre otros beneficios.

Las parasitosis se contagian porque tanto niños, como adolescentes, y adultos -sobre todo los que trabajan con la tierra como los agricultores y jardineros-, ingieren los huevos de gusanos en forma accidental cuando, en contacto con la arena/el suelo: se llevan la mano a la boca, llevan un juguete con arena a la boca, comen arena por curiosidad (síntoma característico de niños con parasitosis, conocido como “pica”), llevan a la boca un alimento sin el previo aseo de manos, comen frutas y verduras mal lavadas, es decir, con restos de tierra, etc.

Este tipo de gusanos son geohelmintos, es decir, sus huevos, que cayeron a la tierra con las heces del portador, necesitan de las condiciones especiales que hay en ésta (oscuridad, nutrientes, oxígeno, T° 25-35 °C, humedad) para desarrollarse y llegar a ser infectivos.

Experiencia

El plan de trabajo que está desarrollando la bioquímica María Mercedes Sarmiento, quien forma parte del equipo de investigación del Instituto de Medicina Regional, tiene por objeto aislar e identificar hongos quitinofílicos/líticos saprófitos del suelo de plazas de la ciudad de Corrientes, antagonistas de huevos de Toxocara canis (T. canis). Se estudiaron nueve plazas ubicadas en el casco céntrico de la ciudad, en dos estaciones climáticas diferentes. Para conseguir los huevos de T. canis se desparasitó un perro cachorro infectado, y del parásito hembra se extrajeron los huevos.

Hasta el momento, la becaria Sarmiento descubrió la presencia de especies de hongos fitopatógenos (que parasitan plantas), y dermatofitos no patógenos para el ser humano, altamente proteolíticas, los cuales podrían ser buenos candidatos para planear el biocontrol de esta parasitosis endémica del NEA, y cuyo perfil enzimático y acción in-vitro frente a huevos de T.canis están siendo evaluados.

Sin solución

No han podido erradicarse aún estas parasitosis por varios motivos: inadecuada eliminación de excretas; falta de información; deficiente educación higiénico-sanitaria; descuido de padres respecto de los hábitos de niños; por no lavar frutas y verduras antes de ingerirlas; riego de cultivos con aguas negras; uso de materia fecal como abono de tierras para cultivos, etc. Los huevos de estos gusanos presentan un alto grado de resistencia a: cambios de pH y de T°, sequedad del suelo, acción de agentes químicos: oxidantes, hipoclorito de sodio, alcohol, etc. Es así que como único agente de combate de estos huevos, por ahora se cuenta con algunas especies de hongos saprófitos de suelos, capaces de alimentarse de la quitina que éstos poseen en su pared, y así logran romper mecánicamente o debilitar con sus enzimas la cubierta externa de los huevos. Esta particularidad hace que se los conozca científicamente como hongos quitinolíticos.

En el terreno experimental, una vez hallados estos hongos en las muestras de tierra obtenidas de playas, plazas, y parques, se los identifica (género y especie) con las claves adecuadas, se los aísla en tubos individuales, y se los enfrenta a huevos de parásitos, llevándose a cabo el estudio enzimático del hongo, y pudiéndose observar su acción mediante las imágenes obtenidas por Microscopía Electrónica de Barrido (MEB). De esta manera es posible dilucidar cuál es el mecanismo mediante el cual actúa la especie fúngica.


Juan Monzón Gramajo


Una herramienta epidemiológica para detectar coronavirus en aguas residuales

Expertos de la UNCUYO, el Conicet y organismos gubernamentales investigan la presencia del SARS-CoV-2 en aguas cloacales y residuales de Mendoza. El objetivo es conocer la circulación del virus para contribuir a la adopción de políticas públicas socio-sanitarias orientadas a hacerle frente a la pandemia.

Desarrollaron un dispositivo que elimina el Covid-19 del ambiente

Desarrollaron un dispositivo que elimina el Covid-19 del ambiente

Cinco ingenieros egresados de la Facultad de Ciencias Exactas de la UNR desarrollaron el Darpas, un artefacto basado en tecnología de radiación ultravioleta, capaz de eliminar el 99% de virus de cualquier ambiente, incluido el Covid-19. El dispositivo se maneja de forma remota y no utiliza productos químicos, por lo que no genera residuos.

Películas antimicrobianas para envases de alimentos

En el Laboratorio de Investigación en Postcosecha de Frutas, de la Facultad de Ciencias de la Alimentación (UNER), se obtuvieron películas biodegradables antimicrobianas, materiales evaluados para su utilización en envases alimentarios. La creación de películas biodegradables y/o comestibles aporta soluciones a las problemáticas de la conservación de alimentos, la salud humana y la contaminación ambiental.

Simulan el telgopor con hongos

Simulan el telgopor con hongos

Desarrollan una tecnología que permite que los hongos entretejan materiales de baja densidad, ignífugos e hidrófobos, que pueden reemplazar al poliestireno expandido (telgopor) y que puede ser aplicado en las industrias de la construcción y automotriz, y en embalajes.

Un fotodesinfectante en productos frutihortícolas para reemplazar a los agrotóxicos

Investigadores desarrollaron un fotodesinfectante para productos frutihortícolas. El producto está en tratativas para salir al mercado. Lo que permite hacer este compuesto es alargar la vida de frutas y verduras desde que se produce la cosecha hasta que llega a la góndola.

Investigadoras crearon microcápsulas que previenen la contaminación del maní

Las probaron con éxito tanto en el laboratorio como en plantas acopiadoras de la zona. Sirven para el tipo de maní confitería, el que va a la industria y el que se utiliza como semilla para nuevas siembras.

Canal de videos 103