Investigación aporta datos y estadísticas sobre Abuso Sexual Infantil

Universidad Nacional de Luján - Sede Central Luján

27 de Mayo de 2019 | 7 ′ 12 ′′


Investigación aporta datos y estadísticas sobre Abuso Sexual Infantil


A partir del análisis de expedientes judiciales, un equipo de investigación trabaja sobre los perfiles de las víctimas, los abusadores y sus familiares. Proporcionan herramientas a profesionales y docentes involucrados en el tema.

La investigación “Infancia y necesidades. Abuso Sexual Infantil (ASI)”, radicada desde 2016 en el Departamento de Ciencias Sociales de la Universidad Nacional de Luján (UNLu), colabora en desarmar mitos respecto de un tema opaco para la sociedad y proporciona herramientas a profesionales de diferentes disciplinas que intervienen en este campo.

“Hay poca formación en este tema para trabajadores sociales, psicólogos, abogados, docentes o médicos y, a la vez, encontramos mucho interés en formarse en contenidos que puedan abrir el panorama”, explica María Fabiana Carlis, magister en Trabajo Social, directora del Proyecto.

A partir del análisis de expedientes judiciales del Fuero de Familia, los investigadores trabajaron sobre los perfiles de tres actores involucrados en casos de ASI: el niño como víctima del abuso; el adulto que lo perpetra, que en general pertenece al entorno familiar; y las personas que escuchan el relato del niño respecto del abuso, el “develamiento”.

“Tratamos de caracterizar a esta población víctima de abusos; qué edades tienen, cuántos varones y cuántas niñas, y sobre el abusador, tratando de comprender cómo se constituye su identidad como tal; y quiénes son los que escuchan y cómo reaccionan frente a lo que dice el niño o la niña”, indica Carlis.

Entre las principales conclusiones de la investigación surge que existe una diferencia de género muy clara, ya que se estima que hay cinco niñas abusadas por cada varón y que la enorme mayoría de los abusos son cometidos por varones que tienen relación directa con las niñas, en primer lugar los padrastros o las parejas de las mamás, y en segundo lugar, los padres.

“Un abusador no se constituye de un día para el otro en una persona que cree que puede disponer del cuerpo de ese niño; también vamos entendiendo que no se trata de un problema centrado en la sexualidad, que lo central es la palabra ‘abuso’, que da cuenta del poder como categoría más relevante”, señala Carlis.

“Se trata de alguien que usa el poder que tiene como adulto, como persona más madura con más conocimientos y trayectoria de vida sobre otro u otra al que toma como un objeto, en este caso, como un objeto sexual. Pero lo central es un adulto que impone el poder sobre un niño o una niña”, amplía.

Respecto de las mujeres que escuchan el relato de la víctima se pueden identificar tres categorías diferenciadas:

- La mamá, la abuela o la tía que creen lo que el niño o niña dice e inmediatamente actúan protegiéndolo, sea expulsando a ese varón del espacio de convivencia, haciendo una denuncia y siguiendo el protocolo de la Justicia y las instituciones.

- La persona que escucha pero en principio no puede creer lo que está pasando, a quien le toma un día, una semana o un mes tener conciencia de que esto pasó e iniciar un proceso de protección. El impacto de lo que ahora sabe no le resulta fácil de procesar.

- La mujer que, por distintos motivos, no puede creer ni generar los actos de cuidado de la víctima. “Ese niño es el que más necesita la presencia de las instituciones del Estado”, explica Carlis.

“Vamos desarmando las características de cada uno de los sujetos para mejorar las intervenciones de los y las profesionales que trabajamos en el tema ya que hay poca información y muchos mitos”, explica la trabajadora social.

Consultada por estos mitos, Carlis detalla que “el primero es que, como cualquier tipo de maltrato sólo sucede en las familias pobres, aunque está probado que sucede de manera similar en todos los niveles socio culturales y económicos”.

“En las familias pobres se detecta más porque son mucho más miradas por la escuela, por el hospital, por las unidades sanitarias… los pobres siempre están más observados que las clases medias o altas y hay más detección de casos que en otras familias están más ocultos”, describe.

“Ese ocultamiento hace que sea más largo el proceso de niños abusados; pasan muchos años hasta que logran poder decir lo que sucedió, lo vemos en los medios, por ejemplo, jóvenes que acusan a sacerdotes o religiosos muchos años después de que han transitado por esos espacios institucionales”, añade.

“Otro mito es que los niños mienten cuando cuentan estas cosas, que son fantasiosos, que inventan”, enumera Carlis y advierte que “sí, los niños por suerte son fantasiosos porque es parte de su construcción como personas, pero nadie puede inventar cosas sobre lo que no conoce”.

“Voy a ser cruda en esto: ningún niño de tres o cuatro años puede describir el pene erecto de un varón adulto si no lo vio, tocó, o si no lo tuvo sobre sí mismo”, señala y afirma que “a los niños hay que creerles porque dicen la verdad, como pueden pero dicen la verdad. Esta probado que el 95 por ciento de ellos manifiesta lo que efectivamente le ocurrió. ¿Por qué quedarnos con una duda por la posibilidad del 5 por ciento que son ‘fantasiosos’? Eso es negar la realidad”.

En este sentido, Carlis indica que “es tan aberrante y difícil para la sociedad en general tramitar que haya adultos capaces de hacer estas cosas que preferimos quedarnos en las sombras, en lo opaco o en lo dudoso, antes que en la certeza de que el niño dice la verdad”.

Para la investigadora estos son algunos de los mitos centrales con los que la sociedad se protege: “Son construcciones sociales para defendernos del miedo que nos da aquello siniestro con lo que tenemos que vivir”, reflexiona.

El equipo del proyecto se propone llegar a los profesionales del área de influencia de la UNLu y también a las áreas de formación docente “porque hay un núcleo de detección de casos, los docentes que no tienen formación en este tema pero son los que primero escuchan, y a veces no saben cómo reaccionar”.

En esta línea, ya realizaron dos jornadas abiertas a la comunidad en 2017 y 2018, con especialistas en el tema de diferentes áreas y muy buena convocatoria. “Estamos encaminados a ampliar las acciones de extensión para llegar a más profesionales y estudiantes y colaborar en generar un cuerpo de personas cada vez más formadas para la prevención y asistencia. Es una misión de la Universidad dialogar y realizar aportes al territorio en el que está inserta”, cuenta Andrea Barcos, también trabajadora social y co-directora del Proyecto.

Centro de Producción Audiovisual
noticiasunlu@unlu.edu.ar
Adrián Terrizzano
Dirección General de Extensión


La comunicación social al servicio de la educación sexual

La comunicación social al servicio de la educación sexual

Los actores sociales que integran los diferentes ámbitos educativos son convocados a reflexionar sobre el lugar que ocupa la educación sexual, lo que obliga a revisar opiniones, creencias, mitos y prejuicios. En entrevista con Argentina Investiga, la licenciada Virginia Palazzi explicó los parámetros que analiza en su trabajo de investigación, cuyo propósito es brindar propuestas desde la comunicación social que aporten a la enseñanza de la educación sexual desde la perspectiva de su vinculación al género.

Bullying: investigadores platenses estudian las causas de este flagelo

Bullying: investigadores platenses estudian las causas de este flagelo

Los hechos violentos son manifestaciones que ocurren en todos los niveles sociales, económicos y culturales y que alcanzan también a todas las instituciones, incluso a la escuela, donde el bullying afecta al 15 por ciento de esa población mundial. Como respuesta a este flagelo, investigadores de la Universidad Nacional de La Plata realizan un minucioso abordaje de las distintas causas que desencadenan esta problemática.

Bullying: “Hablan mal de mí”, el drama de los chicos en la escuela

Bullying: “Hablan mal de mí”, el drama de los chicos en la escuela

El insulto, el “hablar mal” a espaldas del otro y el uso de apodos ofensivos son las principales formas de hostigamiento entre chicos de 11 a 13 años. Así lo determinó un estudio realizado en escuelas primarias de la Ciudad de Buenos Aires que, mediante una encuesta anónima, analizó los roles del hostigador, el hostigado y los testigos de situaciones de acoso que se dan en el proceso de bullying.

Algunos mitos sexuales perviven entre adolescentes

Algunos mitos sexuales perviven entre adolescentes

Según una encuesta llevada a cabo por especialistas del Centro de Formación e Investigación en Enseñanza de las Ciencias de la Facultad de Ciencias Exactas y Naturales, lejos de estar desterradas, ciertas creencias erradas sobre el sexo siguen vigentes entre alumnos del nivel medio de escuelas porteñas y bonaerenses. Entre otros equívocos, se relevó que un alto porcentaje de adolescentes cree que el embarazo puede evitarse si se orina antes o después de una relación sexual.

Canal de videos 103