La peligrosa cercanía a los campos fumigados

Universidad Nacional de Córdoba - Rectorado

09 de Febrero de 2015 | 6 ′ 32 ′′


La peligrosa cercanía a los campos fumigados


Cuanto más cerca de las zonas donde se aplican pesticidas viven o trabajan las personas, mayor es su riego de padecer enfermedades asociadas a intoxicaciones crónicas. Así lo demuestra un estudio realizado en la localidad de Morrison, en el sureste provincial. Entre las afecciones más frecuentes se ubican las de tipo ocular, las cutáneas y los dolores de cabeza. También se detectó una elevada proporción de recién nacidos con bajo peso y de nacimientos antes de término.

Se trata de un estudio piloto del Instituto Superior de Estudios Ambientales (ISEA) de la Universidad Nacional de Córdoba (UNC) que relevó y georreferenció las principales variables socioambientales que permiten caracterizar el riesgo ambiental en Morrison, una localidad típica de la zona rural del interior de Córdoba, ubicada a 190 kilómetros de la capital provincial. Como la mayoría de los pueblos rurales, Morrison está rodeado de cultivos de soja y maíz, que constituyen la principal actividad económica, seguida por la ganadería.

Allí, un equipo de profesionales integrado por médicos, psicólogos sociales y estudiantes avanzados de la UNC implementó una encuesta epidemiológica que alcanzó a 169 hogares (526 personas, casi el 20 por ciento de la población).

Uno de los principales resultados revela la existencia de una relación funcional entre el número de personas que manifiesta síntomas de enfermedades asociadas a intoxicaciones crónicas o subagudas (así como la frecuencia de estos síntomas) y la distancia que los separa de los campos pulverizados con agroquímicos. “Cuanto más próximo se está, más riesgoso resulta para la salud”, sintetiza a Argentina Investiga Cristina Arnulphi, directora del proyecto e investigadora de la UNC.

De acuerdo a los datos relevados, la mayoría de los encuestados reside en la misma vivienda desde hace más de 60 años y se encuentra a menos de 150 metros de las áreas fumigadas. “Esto demuestra que fueron las prácticas agrícolas las que avanzaron sobre la ciudad y no a la inversa”, asegura.

Entre las afecciones más frecuentes, se ubicaron las de tipo ocular, las cutáneas y los dolores de cabeza. También se detectó una elevada proporción de recién nacidos con bajo peso (12,5 por ciento) y de nacimientos antes de término (13,8 por ciento), cifras sensiblemente superiores a las registradas en el resto de la provincia (7 por ciento y 7,8 por ciento, respectivamente). Los autores observaron, además, que los casos de cáncer también aumentan en la medida en que uno se acerca a las zonas de fumigación.

Según consta en el informe de situación socioambiental de Morrison, estos resultados dan cuenta de la percepción de riesgo ambiental de la población, ya que los datos surgen de las respuestas de los vecinos encuestados acerca de su estado de salud. La información fue respaldada por médicos que acompañaron el trabajo epidemiológico y constataron las enfermedades y síntomas descriptos.

Como segunda etapa, el relevamiento fue replicado en la ciudad cordobesa de Pozo del Molle, donde se evaluaron los efectos nocivos de los agroquímicos con carácter diagnóstico y preventivo.

Uso naturalizado

La encuesta también indagó en las características sociodemográficas de los habitantes, así como en el área de ocupación y exposición en el hogar a sustancias químicas, entre otros aspectos. De allí surge que el 77 por ciento utiliza algún producto químico para combatir plagas, y el 35 por ciento lo hace en forma diaria. Además, un tercio de los encuestados reconoce estar expuesto a los agroquímicos por vivir junto a campos que se fumigan, y el 40 por ciento asegura que las avionetas fumigadoras pasan sobre sus casas. “El problema se agrava debido al gran desconocimiento que poseen los pobladores acerca de la peligrosidad de los pesticidas. Su uso está naturalizado, de manera que la mayoría no relaciona la exposición ambiental con problemas de salud”, afirma la investigadora.

De las conclusiones además se desprende que sólo el 10 por ciento de la población trabaja en labores relacionadas con el campo (agricultura y servicios agropecuarios), lo que evidencia que el modelo de agricultura industrial no ofrece a los pobladores de Morrison mayores oportunidades laborales. Sobre este punto Arnulphi opina que “la supuesta riqueza del campo argentino no se derrama sobre esta población, ya que gran parte tiene trabajos de subsistencia o recibe subsidios del Estado”.

El estudio fue llevado a cabo entre 2010 y 2012, y contó con la colaboración de los pobladores. El cuestionario fue diseñado en base a pautas realizativas sugeridas por la Organización Mundial de la Salud, información suministrada por el Movimiento Campesino de Córdoba y reportes de los médicos del lugar y localidades aledañas.

En porcentajes

-El 77% utiliza algún producto químico para combatir plagas.
-El 54% está expuesto a agroquímicos en diversas ocasiones (por vivir junto a campos fumigados, emplear plaguicidas como repelente, cargar o mezclar agroquímicos, consumir o bañarse cerca de áreas fumigadas, y otros).
-El 7% trabaja en la agricultura y el 3% en servicios agropecuarios.
-El 16%, en industria y comercio; el 12%, en la construcción; el 8%, en empleo público y el resto en ocupaciones informales.
-El 57% tiene estudios primarios (muchos incompletos); el 28%, estudios secundarios, y el 7%, estudios terciarios. El 4% nunca fue a la escuela.
-La mayoría (78%) consume el agua de la red de distribución.

Replican el estudio en Pozo del Molle

Durante 2013 y parte de 2014, el relevamiento epidemiológico iniciado en Morrison continuó en la localidad cordobesa de Pozo del Molle, en el Departamento de Río Segundo. En este caso, se encuestaron a 590 familias con el objetivo de evaluar los efectos de los agrotóxicos sobre la salud de la población y obtener un mapa de la situación socioambiental en esa zona. La Universidad Nacional de Córdoba participó en esta iniciativa a través de su programa Suma 400, y en el marco de un convenio firmado con la Municipalidad de Pozo del Molle. También intervinieron el hospital y las escuelas de esa ciudad, junto a los pobladores del lugar. Los resultados del estudio todavía están bajo análisis y se darán a conocer próximamente.

Andrés Fernández
comunicacion@rectorado.unc.edu.ar
Candela Ahumada
Prosecretaría de Comunicación Institucional


Trabajan para disminuir el uso de pesticidas en cultivos de tomate

Trabajan para disminuir el uso de pesticidas en cultivos de tomate

En una primera etapa experimental generaron las condiciones para que exista la enfermedad, luego de inocular al suelo con el microorganismo benéfico. Los primeros resultados indicaron que hay un control en un porcentaje de alrededor del 60 por ciento en algunos casos.

“Una de cada cuatro personas tiene o tendrá problemas de salud mental”

“Una de cada cuatro personas tiene o tendrá problemas de salud mental”

Así lo afirma la psicóloga argentina Dévora Kestel, recientemente nombrada directora del Departamento de Salud Mental y Abuso de Sustancias de la Organización Mundial de la Salud (OMS), entrevistada por Argentina Investiga durante una charla en la Universidad Nacional del Sur.

Camas biológicas: una alternativa eficaz para reducir la contaminación

Camas biológicas: una alternativa eficaz para reducir la contaminación

Ensayan una tecnología capaz de degradar agroquímicos utilizando el propio suelo y materiales de desecho. Permite tratar altas concentraciones, por lo que los investigadores apuntan a su uso en las operaciones de carga de pulverizadores.

Una cruzada por preservar la semilla del tomate platense

Una cruzada por preservar la semilla del tomate platense

Un novedoso proyecto de extensión de la Universidad Nacional de La Plata rescata y conserva más de nueve variedades de semillas de tomate platense para que puedan ser sembradas el año próximo. La iniciativa beneficia de manera directa a decenas de productores familiares del cinturón hortícola, garantizando la calidad y perdurabilidad de las variedades locales a muy bajo costo.

Zebrafish: el único pez que no es ningún "pescado"

Zebrafish: el único pez que no es ningún "pescado"

Jimena Prieto explica cómo sus experimentos con este animal se utilizan para controlar la toxicidad de fármacos en diversas enfermedades.

Control biológico para plagas de la vid

Control biológico para plagas de la vid

Investigadores desarrollan técnicas de protección de cultivos a partir de la combinación de microorganismos naturales con pesticidas. Los ensayos demostraron que es posible reducir hasta en un 50% la dosis de agroquímicos necesarios para controlar la plaga Lobesia botrana, conocida como Polilla Europea de la Vid.

Canal de videos 103