Las plantas más antiguas del mundo

Universidad Nacional de Córdoba - Facultad de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales

28 de Marzo de 2011 | 4 ′ 51 ′′


Las plantas más antiguas del mundo


En la provincia de Jujuy, investigadores encontraron muestras fósiles de plantas terrestres del período Ordovícico inferior. La datación indicó que tienen 470 millones de años aproximadamente, lo que las convierte en el registro de plantas terrestres más antiguo conocido hasta el presente. El trabajo constituye un aporte significativo en la reconstrucción de la historia evolutiva, dado que se trata de la colonización terrestre por parte de los organismos vivos.

En los sedimentos del río jujeño Capillas, ubicado en las Sierras Subandinas, plena selva jujeña, un equipo de investigación descubrió las esporas fosilizadas de cinco tipos diferentes de hepáticas, una forma de planta muy elemental. Se las conoce como “criptoesporas”.

Constituyen la evidencia de las plantas terrestres más antiguas encontradas hasta el momento, lo que indica que hace unos 470 millones de años (en el período Ordovícico inferior) las plantas dieron allí sus primeros pasos sobre la superficie terrestre. En esa época, el mundo era otro. El territorio donde el geólogo Ricardo Astini, de la Universidad de Córdoba, y su equipo de investigación descubrieron los fósiles formaba parte del este de Gondwana, el bloque continental antiguo que contenía a todos los actuales territorios del hemisferio Sur (Sudamérica, Australia, África, Antártida y parte de Asia).

Hasta este descubrimiento, los restos de plantas más antiguos conocidos fueron encontrados a principios de la década del noventa en República Checa y Arabia Saudita (oeste de Gondwana), pero tenían una antigüedad de 460 millones de años, mientras que los fósiles encontrados en el noroeste argentino son 10 millones de años más antiguos.

Astini señaló que la prueba de que estas plantas eran terrestres está en que contienen una cubierta externa llamada “esporopolenina”, que se encuentra sólo en plantas terrestres, dado que no cumplen ninguna función en las acuáticas.

“Esta protección se genera porque la dispersión aérea, a los efectos de asegurar la reproducción, necesita de una pared mucho más resistente que la que se da en medios acuosos. Ésta es la verdadera innovación que conduce a la colonización del medio aéreo. Por eso se dice también que la presencia de la cubierta resistente de esporopolenina constituye una novedad evolutiva”, explicó a InfoUniversidades Astini.

La esporopopelina también fue lo que permitió que las muestras se hayan conservado. De todas formas, el científico aclaró que los fósiles encontrados son excepcionales. “Las muestras están carbonizadas, han sufrido una fuerte presión de las temperaturas, como si estuvieran sobre cocinadas”, añadió el investigador.

La colonización de las plantas

Astini fue quien extrajo las muestras en la selva jujeña. Su trabajo consistió en estudiar las regiones geológicas y en decidir qué elementos muestrear. Con esa información se determinaron los “paleoambientes”, reconstruidos sobre la base de los rasgos y el ordenamiento de las rocas halladas en los sedimentos. El paleoambiente determinado en este trabajo fueron llanuras de mar bordeando estuarios que existieron hace aproximadamente 470 millones de años en esta región.

¿Cómo era el mundo hace 470 millones de años? “Las reconstrucciones realizadas de esta época muestran ambientes casi desérticos. Sólo piedras y mar. Lo primero que uno se imagina es un desierto, donde hay una zona vegetal, de color verde, en la parte marino marginal: hay musgo, unos pastizales bajos. Así fue la primera colonización, con plantas casi invisibles”, asegura el investigador.

El trabajo de los científicos alumbra en este aspecto esencial de la historia de la vida en la tierra: la colonización terrestre por parte de los organismos vivos. De este tránsito se sabe muy poco, “se cree que fue progresivo. Pero en cuanto al momento de la colonización, a qué la produjo o cuál fue su factor de presión, no se sabe mucho. Hay quienes dicen que se fue dando con condiciones paulatinas atmosféricas, por presión de oxigeno, que permitió que los ambientes terrestres hayan sido más amigables”.

La invasión de las plantas a la superficie terrestre es uno de los más importantes hitos en la historia evolutiva. Cambió el clima para siempre, y permitió que la vida se diversifique y evolucione a organismos más complejos. Este tránsito, no obstante, tardará muchos millones de años más.

Los resultados de este trabajo fueron publicados en la revista “New Phytologist”. El equipo de especialistas lo encabeza la paleontóloga Claudia Rubinstein, del Instituto Argentino de Nivología, Glaciología y Ciencias Ambientales de Mendoza (IANIGLA) y el geólogo de la UNC, Ricardo Astini. Además contaron con la colaboración de científicos de la Universidad Liége (Bélgica).

Andrés Fernández
comunicacion@rectorado.unc.edu.ar
Lucas Gianre
Prosecretaría de Comunicación Institucional


Sierras de Comechingones, un estudio geológico analiza sus rocas metamórficas

Sierras de Comechingones, un estudio geológico analiza sus rocas metamórficas

Qué hay debajo de los paisajes hermosos de las Sierras de Comechingones que no alcanzamos a apreciar, ni podemos capturar con una cámara fotográfica. Estas respuestas pueden encontrarse en los resultados de una investigación de la geóloga Stefanía Rádice sobre rocas metamórficas, realizada sobre los suelos de una franja de las Sierras de Comechingones, que va desde el Cerro Champaquí hasta cercanías de la localidad serrana de La Cruz.

Recrearán un bosque de 280 millones de antigüedad

Recrearán un bosque de 280 millones de antigüedad

De la mano de la ciencia podemos ingresar a escenarios totalmente nuevos y variados. Es por esto que un grupo de paleobotánicos se propone recrear un bosque de hace 280 millones de años. Se trata de un soporte que ofrecerá información sobre qué plantas, árboles, tipos de césped y musgos existieron en el período Pérmico, cuando ocurrieron muchos acontecimientos geológicos, como los avances y retrocesos de los mares sobre la tierra.

Forma sencilla y económica de detectar contaminación en aguas subterráneas

Forma sencilla y económica de detectar contaminación en aguas subterráneas

Un investigador de la Universidad Nacional del Sur propone realizar una pequeña perforación junto a los tanques de las estaciones de servicio. Así, se podría controlar con mayor periodicidad si hay filtraciones, evitar contaminación por combustibles en aguas subterráneas y remediarlo en forma rápida. Los resultados del estudio permitirán, además, establecer la tipología, dispersión y degradación de los contaminantes.

Proyecto mundial para medir el riesgo sísmico en urbes vulnerables

Proyecto mundial para medir el riesgo sísmico en urbes vulnerables

El GEM (Global Earthquake Model) se inició en 2009 con el objetivo de compilar información mundial sobre fallas activas y fuentes sísmicas. Tras tres años de trabajo, sus objetivos se redefinieron privilegiando el estudio de la vulnerabilidad de las zonas más densamente pobladas. “Se producirán grandes pérdidas porque estas ciudades han crecido sin una planificación acorde y porque lo han hecho sin construcciones sismorresistentes”, explicó Carlos Costa, uno de los investigadores del proyecto.

El cuarto observatorio astronómico de investigación óptica argentino

El cuarto observatorio astronómico de investigación óptica argentino

El proyecto es impulsado por científicos del Instituto de Astronomía Teórica y Experimental en la puna salteña, en el cordón del Cerro Macón, uno de los sitios que en 2010 fue candidato para la instalación del telescopio más grande del mundo del Observatorio Austral Europeo. Aunque el lugar no resultó seleccionado, los astrónomos aprovecharon el conocimiento generado y la infraestructura instalada para montar un observatorio que ya convoca proyectos de Brasil y Estados Unidos.

Hallan fósiles que confirman la separación de la Patagonia de América

Hallan fósiles que confirman la separación de la Patagonia de América

Un equipo de investigadores concretó un importante hallazgo paleontológico en las tierras rionegrinas de Sierra Grande. Se trata de restos fósiles de arqueociátidos que se hallaban en bloques calcáreos de la formación El Jagüelito. El descubrimiento es uno de los más importantes de la década porque confirma que hace 500 millones de años la Patagonia se encontraba a miles de kilómetros de América y cercana a la Antártida oriental.

Dirección Nacional de Desarrollo Universitario y Voluntariado

Canal de videos 103