Universidad Nacional de Entre Ríos - Facultad de Trabajo Social

01 de Noviembre de 2010 |


Ponen en funcionamiento una planta de recuperación de residuos



Inició sus actividades una planta de recuperación de residuos inorgánicos en la ciudad de Paraná, Entre Ríos. El proyecto fue impulsado por la Facultad de Trabajo Social, institución que brinda asesoramiento técnico y acompañamiento a los trabajadores de la basura. La propuesta forma parte de una serie de iniciativas orientadas a mejorar las condiciones de vida y de trabajo de los recicladores urbanos.

Impulsada por el programa “Trabajo y ciudadanía: la inserción socio-laboral de los recicladores urbanos de residuos a través de una estrategia en red” de la Facultad de Trabajo Social, se encuentra en funcionamiento una planta de recuperación de residuos inorgánicos en la ciudad de Paraná, Entre Ríos.

En la planta, desarrollan su tarea trabajadores informales de la basura de los barrios San Martín, Mosconi y Antártida Argentina, en la zona sudoeste de la ciudad, que rodean el vertedero municipal a cielo abierto -conocido en Paraná como “El Volcadero”-, donde se depositan alrededor de 300 toneladas diarias de residuos sin ningún tratamiento. La actividad se ha convertido en un medio de vida para miles de personas que, acompañadas desde 1991 por la FTS - UNER, se organizaron como una sociedad solidaria y productiva.

La coordinadora de la propuesta, licenciada Griselda Anzola, señaló a InfoUniversidades que “en el basural a cielo abierto trabajan 700 familias y el resto hace otro tipo de cirujeo; recorren la ciudad, recogen y se llevan a sus casas lo que pueden vender. El grupo con el que trabajamos desde la Facultad es el de la gente que espera los camiones recolectores en el playón del basural y que, a cielo abierto, selecciona el material para la venta o para alimentar a sus animales. Ellos organizan su tarea en relación a la recolección municipal, y las condiciones en las que trabajan son insalubres: no cuentan con las herramientas adecuadas, no tienen una protección contra accidentes ni seguridad, la ganancia es magra y no conocen otras formas de comercializar más que con los intermediarios. Este eslabón es el que intentamos construir con el proyecto”.

La propuesta “es una iniciativa productiva que tiene varias aristas: aborda lo social desde la alfabetización de adultos y la capacitación de jóvenes, y brinda un espacio de juego y esparcimiento para los chiquitos”, declaró Anzola. La complejidad de la problemática que atraviesa la comunidad de trabajadores llevó al equipo a construir una estrategia basada en dos pilares fuertes: el trabajo en red y el abordaje integral. Así, otras aristas del proyecto se plasman en la apertura de una salita nocturna y de cuidados maternales; la implementación de talleres de capacitación para jóvenes con salida laboral; la construcción de espacios comunitarios de recreación, expresión y denuncia para los niños de la comunidad; la gestión de becas para jóvenes; la apertura de dos centros de alfabetización; y la concreción de operativos de documentación.

La iniciativa de la planta de recuperación de residuos inorgánicos se realiza en coordinación con la Municipalidad de Paraná, que presentó el programa “Separar es valorar”, para la división de residuos en origen que ya se implementa en algunas zonas de la ciudad. Por otro lado, el ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva de la Nación financió la maquinaria y las herramientas para la transferencia tecnológica de la propuesta productiva, lo que permitió a los trabajadores contar con una balanza y una enfardadora, y la actual gestión de la compra de un medio de transporte para el emprendimiento.

Además de brindar el asesoramiento técnico y el acompañamiento social para el desarrollo de la propuesta, el grupo de trabajo de la Facultad capacita a los trabajadores en la introducción de tecnología y para el trabajo solidario. El programa fue seleccionado como finalista del premio presidencial “Prácticas educativas solidarias en educación superior” 2010, distinguido por su calidad y excelencia entre los 272 programas presentados.


María José Hernández Ross comunicación@fts.uner.edu.ar


Desarrollan un compostador automatizado

Desarrollan un compostador automatizado

Investigadores trabajan en la creación de un prototipo para automatizar el proceso de tratamiento de los residuos orgánicos mediante la tecnología del compostaje. El desarrollo tiene el potencial de transformar este tipo de residuos en recursos agronómicos y de esta manera disminuir la cantidad que se destina a los rellenos sanitarios, con los consecuentes beneficios para el medio ambiente.

Biogás a partir de los desechos de un frigorífico de pescado

Investigadores de la facultad de Ciencias Exactas y Naturales y Agrimensura trabajan en un proyecto que buscará reducir el impacto ambiental que genera un frigorífico y, al mismo tiempo, producir biogás a partir de la utilización de los desechos. La obtención de este gas mediante degradación anaeróbica abarca diferentes utilidades que van desde la generación de energía eléctrica, hasta la producción de calor en estufas y hornos.

Biocombustibles: nuevas tecnologías y compromiso social

Dos biodigestores, destinados a avanzar en la investigación y el desarrollo de tecnologías para familias rurales y actividades industriales, fueron instalados en la Facultad de Agronomía. Los estudios que se llevan a cabo están orientados a que familias y escuelas rurales puedan, a partir del biodigestor, convertir sus residuos domésticos en combustible para diferentes usos y a la obtención de biogás a partir de efluentes para industrias. Algunas de estas tecnologías se exponen en Tecnópolis.

Una bacteria patagónica para degradar hidrocarburos contaminantes

Una bacteria patagónica del género Rhodococcus acumula aceites a partir de residuos orgánicos y es capaz de degradar hidrocarburos. Así lo determinó un equipo de investigadores, luego de que en INDEAR, la primera plataforma genómica del país, se descifrara su material genético. La información obtenida permitirá desarrollar métodos de biorremediación de suelos contaminados, además de la producción de biodiesel a gran escala y otros productos de utilidad biotecnológica.

Bacterias: materia prima de los biocombustibles

Bacterias: materia prima de los biocombustibles

Ciertas bacterias oleaginosas autóctonas de la Patagonia tienen la capacidad de transformar a los residuos orgánicos en aceites para biodiesel. El fenómeno bioquímico de esta transformación es analizado por un equipo de investigadores de la Facultad de Ciencias Naturales, que busca nuevas fuentes para la generación de biocombustibles y, en particular, la ampliación de la escala de producción de aceites para biodiesel a partir de estas bacterias.

Enseñan técnicas de reciclado a internos bonaerenses

Mediante el curso “Capacitación para el Reciclado de Residuos Orgánicos”, un proyecto de extensión desarrollado por la Cátedra de Edafología, docentes y alumnos de la UNLP capacitan a presos en el reciclado de desechos orgánicos que se producen en cárceles de la región. Los contenidos están destinados a mejorar la calidad de vida de la población carcelaria con la enseñanza de técnicas de fácil aplicación. Los internos obtienen de sus residuos el “compost” que utilizan para mejorar la producción de la huerta que tienen en el Penal. También aprenden lombricultura y la obtención del “lombricompuesto”, abono orgánico y acondicionador de suelos de excelente calidad.

Canal de videos 103

Palabras Claves