Universidad Nacional de la Patagonia San Juan Bosco - Facultad de Ciencias Naturales - Sede Comodoro Rivadavia

13 de Noviembre de 2008 |




Un informe de la UNPSJB revela que el cambio climático y la contaminación que se observan a nivel mundial estarían incidiendo en la flora de la región patagónica.

El estudio realizado por la docente investigadora Sara Fernández aportó un dato inédito sobre la especie Molle (Schinus L.), tras efectuar el análisis anatómico ontogénico del mismo.
La investigadora analizó seis especies de árbol de la familia Anacardiaceae Lindl haciendo hincapié en los aspectos morfológicos y anatómicos. También se dedicó a evaluar las posibles alteraciones estructurales y ultraestructurales en ejemplares que se desarrollan en áreas impactadas por derrames de petróleo.

Por su parte, la directora de tesis, María Agueda Castro de la Facultad de Ciencias Exactas y Naturales, de la Universidad Nacional de Buenos Aires (UBA) brindó asesoramiento hacia la potencial utilización de estas especies en proyectos de conservación y recuperación de zonas áridas y semiáridas de la Patagonia, sometidas a la progresiva desertificación.

Se obtuvieron datos novedosos sobre el género Schinus, y de seis especies de la misma familia: S. johnstonii., S. marchandii, S. fasciculatus var. arenicola , S. roigii, S. o´donellii y S. patagonicus, distribuidas en el área patagónica y que en los últimos años habrían sufrido una importante disminución en el número de ejemplares.

A partir de estos resultados es posible delinear estrategias de control del impacto ambiental tendientes a la preservación de la vegetación autóctona, teniendo en cuenta que la reducción detectada en estos ejemplares estaría vinculada a la intensa acción de la práctica minera, petrolera y vial que inevitablemente repercuten en la dinámica poblacional de la estepa. En este sentido, se comprobó la tolerancia del género Schinus marchandii al proceso de remediación inicial de suelos empetrolados, constatándose que los ejemplares permanecían en pie.

En otro aspecto, el hombre de campo también hace uso de esta planta que tiene alto valor forrajero y suele emplear como leña, al igual que en trabajos artesanales. Tampoco hay que olvidar a los animales que gustan de alimentarse de los rebrotes y frutos, en especial los ovinos, caprinos y ñandúes, así como las liebres y los roedores.
La altura aproximada de esta especie es de tres metros y presenta porte de árboles o arbustos. Posee ramas espiniformes como también abundante follaje y de las hojas se extraen los aceites esenciales. Las flores son de color amarillo y aparecen en septiembre. Los frutos, de color violeta, comienzan a madurar a mediados de octubre.

Otro aspecto relevante de la investigación indica que los “matecitos del molle”, como es la denominación popular para referirse a las agallas leñosas (cedicios) y que suelen confundirse con los frutos, se tratan en realidad de la acción del insecto lepidóptero Cecidoses eremita Curtis; y cuando en el caso de agallas foliares blandas actúa el homóptero (Psyllidae).
La licenciada Fernández empleó una técnica propia para realizar los estudios ontogénicos sobre el proceso de formación de agallas. Por lo tanto, constituye un aporte inédito para la evaluación de posibles alteraciones en el crecimiento de ejemplares afectados por el insecto parasitario y aporta datos útiles para el diseño de estrategias de control fitosanitario de las poblaciones en riesgo de las especies del género Schinus.



El clima y la producción agropecuaria combinados en un software para elaborar predicciones

En una página web, o descargándolo a una computadora o tablet, el desarrollo permite planificar cultivos y rendimiento animal en base a las tendencias climáticas. Se compone de tres submodelos: climático, forrajero y ganadero, que posibilitan identificar variaciones en los índices productivos y económicos de los distintos sistemas de producción Se trata de una herramienta de uso gratuito única en América del sur.

Cintia Píccolo: “Las autoridades deben entender que estas tormentas serán cada vez más frecuentes”

Especialistas en clima advirtieron que los fuertes eventos climáticos que azotaron a varias ciudades y causaron inundaciones en Buenos Aires y La Plata no ocurrieron por casualidad y van a suceder cada vez más seguido. Por este motivo recomiendan prevenir a los habitantes y preparar las ciudades a partir de obras de infraestructura. El cambio de espacios verdes por cemento y el crecimiento urbano sin planificación, entre las causas del desastre.

Una página meteorológica que incluye datos sobre las cenizas del volcán Puyehue

La nueva página web contiene datos del tiempo de 16 localidades y ofrece mayor precisión porque trabaja en una escala menor que otros sitios similares. La información que ofrece va desde humedad y sensación térmica, hasta el comportamiento de El Niño, tendencias estacionales y animaciones digitales sobre eventuales emanaciones del volcán Puyehue. Los datos se actualizan cada 5 minutos, por lo que constituye un desarrollo científico innovador en el pronóstico del clima del sudoeste bonaerense.

“Cuando yo tenía algún dolor, mi abuela me mandaba a las plantas”

La frase pertenece a Pabla Olsina, vecina de la localidad de La Garganta. Ella es una de las 60 personas que colaboraron con el biólogo Gustavo Martínez en su investigación. El trabajo dio origen al libro “Las plantas en la medicina tradicional de las sierras de Córdoba. Un recorrido por la cultura campesina de Paravachasca y Calamuchita”. La investigación en etnobotánica que precedió al libro documentó el uso de plantas medicinales en la cultura serrana y relevó más de 180 especies medicinales y unas 700 aplicaciones diferentes.

Causas y consecuencias de los riesgos climáticos

Como cada región del planeta, Mendoza presenta características particulares que la exponen a numerosos riesgos climáticos. Con el objetivo de contar por primera vez con una herramienta para mitigar el riesgo, investigadores cartografiaron las zonas y sectores poblacionales más vulnerables de la provincia. Con el trabajo se podrá conocer frecuencia, intensidad, vulnerabilidad de la población y cuáles áreas del territorio provincial son más propensas a sufrir fenómenos de riesgo.

Alternativas tecnológicas para el control de la polución

Un grupo de investigación de la Facultad de Ingeniería analiza cómo tratar los Compuestos Orgánicos Volátiles (COVs), contaminantes del aire que son emitidos a la atmósfera y que tienen acción química nociva propia, por lo que generan enfermedades como el cáncer, afecciones respiratorias y neuronales. Para ello, los científicos trabajan con un catalizador de origen nacional con el que tratan a los COVs por medio de oxidación catalítica, lo que representa un proceso efectivo y de bajo costo.