Todo lo que hay que saber sobre "Hantavirus"

Universidad Nacional de Tucumán - Facultad de Bioquímica, Química y Farmacia

21 de Enero de 2019 | 7 ′ 54 ′′


Todo lo que hay que saber sobre "Hantavirus"


Argentina Investiga entrevistó a la especialista en Virología de la Universidad Nacional de Tucumán, Susana López de Caillou, sobre los casos registrados en el país. Se refirió a la transmisión intrahumana y las medidas preventivas.

En las últimas semanas (diciembre 2018 a enero 2019) se está desarrollando un brote de Hantavirus inusual, cuyo único antecedente es el de El Bolsón en 1996, debido a la sospecha de la transmisión interhumana como principal modo de contagio. Así lo indica un informe de la Sociedad Argentina de Infectología (SADI).

El 14 de noviembre de 2018 se identificó un caso por Hantavirus en Epuyén (Chubut) con nexo epidemiológico de exposición ambiental. El 3 de noviembre dicho paciente asistió a un evento social y 5 asistentes presentaron hantavirus con inicio de síntomas en las siguientes semanas. Hasta el 10 de enero se informaron unos 25 casos totales y una decena de muertes, todos contactos de otros casos. Inclusive falleció una persona de nacionalidad chilena que había estado conectada al evento.

En Argentina circulan dos especies de virus Hanta (Andes y Laguna Negra) y al menos 10 genotipos virales diferentes, 8 de ellos han sido asociados al síndrome cardiopulmonar por Hantavirus (SCPH). La titular de la cátedra de Virología de la Facultad de Bioquímica de la Universidad Nacional de Tucumán Susana López de Caillou afirmó que debido a la amplia distribución y dinámica de los reservorios (ratones colilargos), y a la intervención humana en hábitats silvestres, “existen condiciones para que la enfermedad ocurra en otras provincias”.

Las zonas de riesgo en nuestro país de SCPH son: 1) Noroeste, que coincide con la ecorregión de Yungas y en menor medida el Chaco Seco, 2) Noreste, que abarca la selva misionera, 3) La región pampeana y el Delta del Paraná y 4) El bosque valdiviano en la precordillera patagónica.

¿Transmisión entre humanos?

Estudios de la Universidad Austral de Chile de 2006 ya describen que algunos genotipos del virus Andes pueden albergarse en glándulas salivales y otros fluidos corporales como el semen de las personas, lo que permite el contagio interhumano. La Revista IntraMed señala que lo que llevó a la comunidad científica a aceptar que hay contagio entre personas fue el caso de una mujer argentina que en 1997 se enfermó en Bariloche. Luego de viajar a Buenos Aires contagió a otras 16 personas que no estuvieron expuestas a fecas de ratones, e incluso la doctora que atendió a la paciente murió de Hanta.

Precisamente ese ‘Virus Andes’ es el único genotipo que posee el factor de transmisibilidad interhumano, de acuerdo a la bibliografía internacional. Si se encuentra que la secuencia genómica del virus en todos los infectados de Epuyén es la misma, se convertirá en el brote por transmisión interhumana con mayor número de afectados en el mundo. En otras regiones del planeta el Hanta no se ha descrito con estas características de transmisión.

López de Caillou aseguró que existe evidencia de transmisión persona a persona, y por ello, las secreciones como la saliva y otros fluidos humanos “deben considerarse potencialmente peligrosos”. Sin embargo, la profesional estableció la diferencia de genotipos de Hantavirus que circulan en el norte porque estos no mostraron hasta ahora ser transmisibles entre personas, a diferencia del genotipo Andes.

Entre el 2013 y 2018, se reportaron en Argentina 111 casos fallecidos confirmados de Hantavirosis con una letalidad del 18,6%, llegando la letalidad en algunas provincias de la región Sur del país cercana al 40%. Esto de acuerdo con registros del Sistema Nacional de Vigilancia de Salud. La Organización Panamericana de la Salud notificó en Argentina 1.350 casos de esta enfermedad, desde 1995 hasta diciembre 2016.

¿Qué es el Hantavirus?

La enfermedad por Hantavirus es una zoonosis emergente producida por virus ARN pertenecientes a la familia Bunyaviridae. Los virus tienen una distribución mundial, y producen en humanos dos formas clínicas graves, la Fiebre Hemorrágica con Síndrome Renal en Asia y Europa y el Síndrome Cardiopulmonar por Hantavirus en América. Se transmite al ser humano por roedores silvestres. Estos animales presentan una infección crónica asintomática con virus en sangre, en forma persistente y eliminan el virus a través de la orina, la saliva y excretas. En particular lo transmite el ratón de campo o colilargo, pertenecientes a las familias Muridae/Cricetidae (de hábitos silvestres y nocturnos)


¿Cómo se transmite?
Se transmiten fundamentalmente por inhalación de aerosoles cargados de partículas virales provenientes de las heces, orina y saliva de roedores infectados. Otras posibles vías de transmisión son: contacto con excrementos o secreciones de ratones infectados con las mucosas conjuntival, nasal o bucal, o mordedura del roedor infectado.

La transmisión al humano generalmente ocurre al introducirse en el hábitat de los roedores en zonas suburbanas y ambientes rurales, principalmente en los peri-domicilios y durante el desarrollo de actividades laborales, recreativas, o en lugares cerrados como galpones o depósitos infestados por roedores.
La otra forma de transmisión que hasta el momento sólo se dio en Argentina es de persona a persona, modalidad que está siendo estudiada por los investigadores de nuestro país y de Chile.

¿Qué síntomas presenta?
El síndrome cardiopulmonar por Hantavirus puede presentarse como un cuadro leve con un síndrome febril inespecífico o llegar hasta la manifestación más grave con insuficiencia respiratoria grave y shock cardiogénico.

Los primeros síntomas son similares a un estado gripal: fiebre 38°C, dolores musculares, escalofríos, cefalea, náuseas, vómitos, dolor abdominal, diarrea sin compromiso de vías aéreas superiores.

¿Qué tiempo de incubación suele tener el virus?
Generalmente entre 15 y 20 días, aunque puede aparecer a los pocos días o extenderse hasta 40 días, según algunos casos reportados.

¿Cómo prevenir el contagio?
● Evitar la convivencia con roedores y el contacto con sus secreciones.
● Tapar orificios en puertas, paredes y cañerías.
● Realizar la limpieza (pisos, paredes, puertas, mesas, cajones y alacenas) con una parte de lavandina cada nueve de agua (dejar 30 minutos y luego enjuagar). Humedecer el piso antes de barrer para no levantar polvo.
● Colocar huertas y leña a más de 30 metros de las viviendas, cortar pastos y malezas hasta un radio de 30 metros alrededor del domicilio.
● Ventilar por lo menos 30 minutos antes de entrar a lugares que hayan estado cerrados (viviendas, galpones). Cubrirse la boca y la nariz con un pañuelo húmedo antes de ingresar o mascarilla respiratoria.
● Tener especial cuidado en la puesta en marcha de ventiladores y de aparatos de aire
acondicionado cuyos filtros o conductos puedan haber tenido contacto con polvo contaminado, roedores o excretas de estos.
● Al acampar hacerlo lejos de maleza y basurales, no dormir directamente sobre el suelo y consumir agua potable.
● Si se encuentra un roedor vivo: usar veneno para roedores o tramperas para capturarlo (no intentar tocarlo o golpearlo). Consulte en el municipio si se dispone de un servicio de control de plagas.
● Si se encuentra un roedor muerto: rociarlo con lavandina junto con todo lo que haya podido estar en contacto y esperar un mínimo de 30 minutos. Luego recogerlo usando guantes y enterrarlo a más de 30 cm de profundidad o quemarlo.
● Las personas que presenten síntomas de la enfermedad deben concurrir rápidamente a un establecimiento de salud para la consulta y evitar el contacto estrecho con otras personas.

Daniela Orlandi

Dirección de Medios y Comunicación Institucional


Investigadores detectaron un 8% de ratones positivos para el virus Junín

Investigadores detectaron un 8% de ratones positivos para el virus Junín

Se trata de la especie Calomys musculinus. Los resultados surgieron de análisis serológicos de muestras de sangre de estos roedores, causantes de la fiebre hemorrágica argentina.

Muerte por Streptococcus Pyogenes: informe de la Facultad de Ciencias Exactas de la UNLP

Muerte por Streptococcus Pyogenes: informe de la Facultad de Ciencias Exactas de la UNLP

Ante la presencia varios casos letales de enfermedad invasiva por Streptococcus pyogenes (o estreptococo del grupo A), miembros de la cátedra de Microbiología Clínica de la Facultad de Ciencias Exactas de la Universidad Nacional de La Plata, junto con la Sociedad Argentina de Bacteriología, Micología y Parasitología Clínicas (SADEBAC), elaboraron un informe para esclarecer el origen y los alcances de esta bacteria.

Las parasitosis intestinales bajo la lupa de investigadores de la UNLP

Las parasitosis intestinales bajo la lupa de investigadores de la UNLP

Las parasitosis intestinales representan un problema recurrente en la salud pública y afectan a millones de personas en el mundo. Cuando no se tratan debidamente pueden afectar el crecimiento y desarrollo en los niños y la productividad laboral en personas adultas. Con acciones preventivas, un equipo de investigadores de la Universidad Nacional de La Plata pretende erradicar estas infecciones de la población local.

Estudian enfermedades transmitidas por insectos

Estudian enfermedades transmitidas por insectos

Se ha avanzado en el conocimiento de diversas patologías causadas por mosquitos. Sin embargo, existen otras como el Mal de Chagas y la Leishmaniasis, sobre las que deberían profundizarse los estudios por la importancia sanitaria que tienen.

Triquinosis, desarrollan un laboratorio para su diagnóstico

Triquinosis, desarrollan un laboratorio para su diagnóstico

El laboratorio de diagnóstico de Triquinella Spiralis de la Universidad Nacional de Luján ya se encuentra en funcionamiento. En él se analizan por el método de digestión artificial muestras provenientes de pequeños productores y productores familiares, que utilizan la carne de cerdo para la elaboración de embutidos y salazones frescos para consumo familiar.

Virus, especies sin peligro de extinción

Virus, especies sin peligro de extinción

Investigadores de la UNQ del Laboratorio de Ingeniería Genética y Biología Molecular (área de Virus Emergentes y Zoonóticos) buscan generar un método capaz de determinar con mayor especificidad qué parásitos infecciosos habitan la sangre de los pacientes enfermos, dado que el principal inconveniente que presentan muchos virus es su reactividad cruzada, es decir, que es muy difícil detectar con qué agente están infectadas las personas que presentan síntomas.

Canal de videos 103