Universidad Nacional de La Matanza - Departamento de Ingeniería e Investigaciones Tecnológicas

26 de Octubre de 2009 |


Un sistema monitorea a personas enfermas

Un sistema monitorea a personas enfermas


Se trata de una alarma instalada en un cinturón o una tobillera, que posibilita controlar a los pacientes de avanzada edad o ambulatorios. Ante alguna actividad inusual, instantáneamente la central recibe una señal de emergencia y el familiar más cercano puede brindarle una contención temprana. El desarrollo se compone de un chip capaz de analizar movimientos y de transmitir la información a la central; luego, por medio de un mensaje de texto, se avisa al familiar. Aunque existen aparatos similares, en nuestro país no están disponibles o bien tienen un costo demasiado alto.

“Un padre puede criar diez hijos pero diez hijos no pueden cuidar a un padre”, sostiene un dicho popular. Cuando la soledad se hace amiga de la vejez o cuando un paciente debe hacer reposo en su domicilio y no cuenta con un familiar cerca, se presenta un problema. Es ante la necesidad de estar presentes, que surge este proyecto capaz de mejorar tanto la calidad de vida del enfermo como la de su entorno.

Desde hace varios meses, un grupo de investigadores de la Universidad Nacional de La Matanza (UNLaM) trabaja en la implementación de un sistema de cuidado remoto. El docente y director del proyecto, Sergio Gwirc, contó a InfoUniversidades de qué se trata, cómo funciona y qué hace falta para ponerlo al alcance de la gente.

“La idea surgió porque siempre hablábamos acerca de las dificultades de salud que padecen nuestros familiares y de que, si les llegara a pasar algo, sólo se dispone del teléfono para estar al tanto”, comentó el mentor que junto a su colega Daniel Lupi, crearon el sistema. Junto al equipo de investigación, pensaron en el desarrollo de un circuito censor de caídas y golpes, cuyo tamaño fuera pequeño y pudiera ser llevado en la vestimenta. De esa manera, el chip analiza la señal que emite el movimiento de la persona y, ante una situación de riesgo, transmite la información a una central de análisis e interpretación de datos. Luego, mediante el envío de un mensaje por GSM (de texto) avisa al familiar.

En cuanto a la metodología empleada, Gwirc explicó que “se trabaja con áreas de suma sensibilidad. La central inteligente tiene la facultad de procesar información de varios dispositivos y, a la vez, analizar e interpretar las situaciones”. Hasta el momento, el sistema de alarma fue probado en un prototipo de pulsera, pero la idea a futuro es confeccionarlo en tamaño pequeño como para que no moleste en los quehaceres cotidianos. “Podría llevarse en un cinturón, ya que la persona tendría que tenerlo puesto todo el día”, expuso Lupi, docente de la cátedra Componentes e instrumentación de control.

El sistema está “bastante encaminado” y el equipo trabaja en el armado del detector y trasmisor de datos. “Hay que elaborar un software que almacene todo los datos y pueda decidir cuándo y en qué momento se produce una situación anormal”, manifestó Gwirc.

Prueba piloto

Aunque los investigadores son conscientes de la complejidad del trabajo planean finalizarlo hacia fin de este año. Es por esto que ya piensan en efectuar una prueba piloto que determine la documentación final.

También consideran que “todavía falta pulir ciertos detalles. No sabemos si los datos que ingresamos en la pulsera pueden almacenarse, ya que la memoria es muy chica. Otro punto es la duración de la batería, porque ésta tendría que estar encendida todo el día”. Si bien existen aparatos que prestan una ayuda similar, aún no están disponibles para el común de la gente ya que o no se encuentran en nuestro país, utilizan protocolos cerrados o resultan de un costo muy elevado.

Beneficiarios

Teniendo en cuenta que las personas ancianas son las que están más expuestas al deterioro natural de la salud, este sistema les sería de gran utilidad. Además, ellas son las más propensas a sufrir ataques cardíacos, caídas y accidentes domésticos. También, ayudaría a las personas epilépticas o que padecen diabetes y pueden sufrir desmayos ocasionales.


Florencia Garavaglia y Alejandro Brusca


Investigadores tucumanos trabajan en el desarrollo de chips para el diagnóstico de enfermedades

Similares a los chips empleados en los test de embarazo, la nueva tecnología será de fabricación local, más económica y el dispositivo permitirá un diagnóstico más rápido. Su uso podría extenderse también a la industria. Los especialistas se encuentran en la etapa de “prueba de conceptos” para comprobar si el mecanismo funciona bien y han obtenido resultados satisfactorios.

De los videojuegos a los cálculos científicos

Las supercomputadoras se convirtieron en herramientas vitales para la ciencia por su capacidad para realizar cálculos con volúmenes gigantescos de datos. Semanas atrás, la UNC triplicó la capacidad de cómputo de su mejor máquina, apodada “Mendieta”, hasta los 29 teraflops, es decir, 29 billones de operaciones con números reales por segundo. La clave reside en el uso de tarjetas gráficas muy similares a las que traen las consolas hogareñas de videojuegos, pero conectadas entre sí.

Canal de videos 104