Aditivos que reducen la contaminación del alimento de los cerdos

Universidad Nacional de Río Cuarto - Facultad de Ciencias Exactas, Físico-Químicas y Naturales

20 de Junio de 2011 | 4 ′ 28 ′′


Aditivos que reducen la contaminación del alimento de los cerdos


A partir de una investigación se halló un modo que permite reducir la contaminación en el alimento para cerdos. El empleo de algunos adsorbentes biológicos en aditivos nutricionales hace posible disminuir las micotoxinas" data-toggle = "tooltip" title = "Toxina producida por un organismo del Reino Fungi, que incluye setas, mohos y levaduras.">micotoxinas presentes en estos alimentos. El hallazgo se coloca en línea de diversos estudios que se desarrollan a nivel mundial destinados a potenciar la producción porcina cuyo consumo ha crecido en forma exponencial en los últimos 30 años.

Una serie de ensayos in vitro, realizada por la doctora Carina Pereyra del departamento de Microbiología e Inmunología, comprobó que ciertos adsorbentes de origen biológico, incluidos en aditivos nutricionales, reducen los efectos nocivos que causa la ingesta de alimentos contaminados por parte de los cerdos.

La producción porcina es de gran importancia para el mundo: “En los últimos 30 años, el consumo de carne de cerdo evolucionó en consonancia con el crecimiento de la población mundial”, indicó a InfoUniversidades Pereyra, y agregó que “Argentina ocupa un lugar importante a nivel mundial como país ganadero, ya que produce el 5% de la faena, ubicándose en el quinto puesto luego de Estados Unidos, Brasil, China y Rusia”.

En nuestro país la alimentación representa la mayor parte del costo total de los sistemas de producción porcina. Si bien los avances en las prácticas del manejo y el uso de programas mejorados de genética y vacunaciones impulsaron el rendimiento porcino hasta alcanzar niveles récord de eficiencia, “la contaminación de los alimentos con hongos y micotoxinas sigue siendo un obstáculo para la optimización del rendimiento”, señaló Pereyra.

Según explicó la microbióloga, el estudio se basó en el análisis de la incidencia de hongos y micotoxinas en los alimentos que se emplean para la alimentación de los cerdos; además, se ensayaron métodos de prevención de las micotoxicosis, ya que “los alimentos balanceados destinados a cerdas en diferentes etapas de reproducción y a cerdos en diferentes etapas de crecimiento poseen un grado de micotoxicidad que puede afectar no sólo los parámetros productivos, sino también la salud de los animales”.

La enorme cantidad de brotes de contaminación de los productos agrícolas con micotoxinas motivó que investigadores de todo el mundo desarrollen métodos para prevención y detoxificación.
Fue en este marco que Pereyra, junto a investigadores locales, ensayó diferentes procesos de detoxificación mediante la utilización de adsorbentes de origen biológico, como paredes celulares de levaduras de Saccharomyces cerevisiae y conidios muertos de aspergilos negros.

“Las estructuras se emplearon para determinar su capacidad de adsorber las dos micotoxinas encontradas en los alimentos en altos niveles, estas fueron zearalenona (que actúa alterando el sistema reproductor de los animales) y aflatoxina B1 (altamente tóxica, produce efectos deletéreos sobre el hígado, el sistema inmune, y puede llegar a ser carcinogénica y teratogénica en altas concentraciones). La presencia de estas micotoxinas en los alimentos conduce a la disminución de la productividad animal”, explicó Pereyra.

Los ensayos demostraron que ambas estructuras adsorben en forma in vitro las micotoxinas mencionadas. Para el ensayo, se simularon las condiciones gastrointestinales del cerdo. Se analizó la capacidad de adsorción a pH 2 y pH 6, emulando los fluidos gástrico e intestinal, a 37º C y durante 30 minutos para simular la temperatura corporal del animal y el tiempo en que este tardaría en digerir el alimento contaminado con la micotoxina.

“Los resultados indican que los adsorbentes de origen biológico son efectivos en su aplicación como aditivos para la detoxificación de micotoxinas en los alimentos destinados a la producción porcina”, expresó la microbióloga y remarcó que, si bien los resultados fueron relevantes, dado que ambas estructuras adsorbieron cantidades significativas de aflatoxina B1 y zearalenona, en un futuro deberían realizarse ensayos in vivo para disminuir los efectos de las micotoxinas a nivel de campo, donde estas estructuras deberían agregarse al alimento contaminado con micotoxinas en forma de polvo.

“Es importante destacar que si bien existen estudios de adsorción utilizando paredes de levaduras, éste es el primer trabajo a nivel mundial donde se muestra la capacidad de adsorción de micotoxinas utilizando conidios muertos”, concluyó la investigadora.

Alberto Ferreyra
prensa@rec.unrc.edu.ar
Nelson Nusbaum
Departamento de Prensa y Difusión


Brócolis fortificados para ayudar a prevenir enfermedades

Brócolis fortificados para ayudar a prevenir enfermedades

Es la hortaliza acumuladora de selenio por excelencia, por eso investigadores de Esperanza trabajan en su biofortificación. El selenio es un elemento químico involucrado en el mecanismo de detoxificación de radicales libres y tiene efecto antioxidante, por eso se presume que hay una relación directa entre la falta de selenio, las enfermedades cardiovasculares y el desarrollo de cáncer.

Residuos de cervecería: estudian su empleo como alimento alternativo en la producción porcina

Residuos de cervecería: estudian su empleo como alimento alternativo en la producción porcina

Los residuos de cervecería son comúnmente empleados como alimento alternativo en la producción porcina debido al elevado contenido de nutrientes que presentan y su bajo costo. Una investigación analiza si el alimento resulta susceptible a la contaminación bacteriana y/o fúngica, su nocividad para los cerdos y si la posible contaminación en los animales podría trasladarse al humano a través del consumo.

Identifican especies para determinar la toxicidad en alimentos

Identifican especies para determinar la toxicidad en alimentos

Una investigación permitió diferenciar especies de Aspergillus que hasta el momento no habían sido descriptas en nuestro país. Este conocimiento es fundamental para detectar y evitar la contaminación en productos de la cadena alimentaria. A. Niger es el grupo de especies más frecuentemente aislado como contaminante en todos los sustratos analizados, y es el único presente en la soja.

Amaranto orgánico: estudian su biodiversidad fúngica

Amaranto orgánico: estudian su biodiversidad fúngica

Un trabajo demostró que en Santa Fe se puede producir grano de amaranto orgánico de manera natural, con niveles de micotoxinas permitidos por la legislación de la Comunidad Económica Europea y que con riego artificial se puede producir más del doble del cultivo. El amaranto tiene cualidades alimenticias muy importantes, dado que aporta proteínas y, además, se puede sembrar en tierras marginales.

Técnica de vitivinicultura ecológica

Técnica de vitivinicultura ecológica

A partir del empleo de levaduras en la eliminación de los microorganismos que afectan la calidad del vino, en lugar de fungicidas y otros compuestos químicos, científicos de la Universidad Nacional de Cuyo aplican el biocontrol en la vinificación de la uva. Para lograr el objetivo, los investigadores realizaron previamente una tarea de identificación y aislamiento de los hongos más problemáticos que existen en la zona de San Rafael, Mendoza.

Estudian la contaminación de los alimentos

Estudian la contaminación de los alimentos

Un proyecto de investigación apunta a lograr alimentos de mayor calidad y concientizar a la sociedad sobre los hongos que afectan los granos en la etapa de almacenamiento. El equipo de profesionales evalúa las condiciones actuales de manejo post-cosecha de granos y su efecto sobre el desarrollo de hongos y producción de micotoxinas.

Canal de videos 103