Universidad Nacional del Nordeste - Facultad de Ciencias Exactas y Naturales y Agrimensura

01 de Agosto de 2016 | 7 ′ 50 ′′


Análisis de los sedimentos, la otra forma de conocer los ríos



Ríos, riachos, arroyos, lagunas, esteros, distintos espejos de agua son parte del paisaje con el que convive un habitante de la región del NEA. Este vínculo natural entre el hombre y el escenario donde habita pareciera no estar acompañado de un adecuado conocimiento del recurso más importante que tiene para su vida. El doctor Oscar Orfeo, quien durante más de 35 años investigó la cuenca del Paraná y enfocó sus estudios en la dinámica y el proceso de transporte de los sedimentos que se desarrollan en las llanuras de inundación, dialogó con Argentina Investiga sobre el tema.

El doctor Oscar Orfeo, director del Centro de Ecología Aplicada del Litoral (CECOAL) y docente de la cátedra de Geología de la Facultad de Ciencias Exactas y Naturales y Agrimensura de la Universidad Nacional del Nordeste (UNNE), participó de una de las investigaciones más importantes que se hayan hecho sobre el río Paraná en los últimos años, junto a científicos de distintas universidades de Inglaterra, Canadá, USA y Argentina. Al intentar asociar el estudio de los ríos con los sedimentos que arrastran, Orfeo responde:

-Habitualmente, cuando uno se refiere al río, se lo asocia con el agua, y está bien. Pero tiene que entenderse que no es sólo agua, ni es agua pura lo que el río lleva. Cuando un río fluye, además de agua transporta todos los materiales que incorpora en su contacto con el suelo, sean estos en disolución química, o en suspensión física. A esto hay que agregar una multiplicidad de componentes biológicos que no forman parte de mi objeto de estudio. En síntesis, podemos ver que un río moviliza un complejo sistema físico, químico y biológico en delicado equilibrio.

-¿Qué importancia tiene el estudio de este sistema?
-Conocer esta información tiene múltiples aplicaciones. Cualquier decisor político o analista ambiental que quiera intervenir el ambiente con la instalación de un puerto, un puente, un camino, una alcantarilla o, simplemente, modificar la localización de un balneario, necesita manejar una serie de componentes típicas del sistema.

-No se conoce un río sólo con la variación de su caudal en un período determinado
-Si bien el caudal es uno de los datos más importantes para caracterizar a un río, no es suficiente. Es necesario conocer no sólo la cantidad de agua que tiene un curso fluvial, sino además la cantidad y la calidad de sedimentos que transporta. Hay casos en que el río no arrastra muchos materiales, por lo menos en suspensión, y en otros sí y se hace imprescindible conocerlos y cuantificarlos.

-¿Dónde apreciamos esto?
-Si realizamos un tour imaginario partiendo de Corrientes hacia Resistencia, en primer lugar vemos una coloración turbia del Paraná. En algunos momentos del año es ligeramente rojizo debido a la influencia de los suelos de la alta cuenca de Misiones y Brasil, pero a medida que llegamos a la margen del Chaco, ese río de color rojizo cambia a un tono ocre. ¿A qué se debe esto?, a la influencia del río Bermejo. De esta manera vemos cómo la fisonomía de ambos tributarios es totalmente distinta su influencia y queda reflejada en los sedimentos que transportan a medida que confluyen y se mezclan. Estas diferencias definen la posibilidad de poder utilizarlos para cualquier propósito que se desee, desde la localización de un balneario hasta un proyecto hidroeléctrico.

-¿Es malo que un río tenga un elevado arrastre de sedimento?
-A diferencia de lo que sucede con una producción de granos o de papas, que tener una cosecha elevada es buena, en un río, una producción alta de sedimentos es muy mala, porque significa que estamos exportando suelo de la cuenca. Algunos de nuestros ríos están en cierto equilibrio, y otros tienen una fuerte actividad exportadora de materiales sólidos.

-¿Por ejemplo?
-El río Bermejo. Todo lo que toma de la alta cuenca (Bolivia y la zona cordillerana de Argentina) lo conduce al río Paraguay y, a su vez, lo lleva al río Paraná. Pero, contrario a lo que se pueda imaginar, las islas que posee el Paraná no son el producto de la sedimentación del Bermejo, sino del aporte de grano grueso o arena del Brasil. El Bermejo sedimenta directamente en el Delta. Para que se entienda mejor, el sedimento de grano fino va suspendido como un chorro de tinta (el aporte del Bermejo). El grano más grueso del material de arrastre, va en el fondo del río y forma las islas del Paraná.

-Algunos trabajos suyos vinculan el estudio de la dinámica de los sedimentos con el movimiento de las islas. ¿Cómo se aplica esta información?
-Las aplicaciones han sido inmediatas. Hemos sido consultados sobre la instalación de torres de alta tensión ubicadas en algunas islas del Paraná, concretamente para conocer el peligro de que la isla se desplace y la torre pierda sustentabilidad. Cualquier obra de ingeniería en sistemas naturales debe considerar las particularidades del ambiente que pretende intervenir.

-¿Cuánto conocemos del Paraná?
-Bastante. Hay cosas que son muy bien conocidas. En términos comparativos hemos avanzado mucho en el área de las ciencias de la tierra y las ciencias hídricas básicas. Sin embargo, hay aspectos que nos falta conocer mucho más, por ejemplo respecto de la influencia del fenómeno ENOS (El Niño) que no la tenemos del todo clara. Por el momento manejamos respuestas vinculadas a los conocimientos empíricos. La base conceptual todavía tiene bastantes aspectos oscuros.

-¿Qué tanto cambió el Paraná su cauce y consecuentemente los ríos interiores de la región NEA en los últimos cincuenta años?
-El río Paraná originalmente cruzaba en diagonal la provincia de Corrientes desde Ituzaingó hacia Esquina, constituyéndose en el principal agente modelador del paisaje que luego ocuparon los Esteros del Iberá. La explicación de este cambio en el sistema fluvial está dada por movimientos geológicos del subsuelo que se dieron durante los últimos cuatro millones de años, relacionados con el levantamiento de la Cordillera de los Andes. En el caso del río Bermejo, los cambios en el cauce se originan por movimientos laterales que no tienen relación con el tectonismo. El exceso de sedimentos transportado durante las inundaciones, hace que el río obture su propio cauce durante la bajante y busque salidas alternativas en los sucesivos períodos hidrológicos. Obras civiles básicas, como por ejemplo un puente, deben tener en cuenta la dinámica fluvial para evitar pérdidas de tiempo y también económicas. Hay ríos muy activos como el Pilcomayo, que van retrocediendo, muriendo, con un cauce que se rellena con su propio sedimento y pierde su longitud efectiva.

En el caso particular de los ríos que constituyen límites políticos (ya sean intranacionales o internacionales) es necesario tener presente que se trata de un límite móvil con el que hay que saber convivir para no abrir litigios que no tienen sentido. En las crecientes un río ocupa el territorio correspondiente al cauce más el de la llanura de inundación, la cual es siempre un espacio que le pertenece al río, aunque no lo ocupe todos los años. Comprender esto es de vital importancia para diseñar un ordenamiento territorial adecuado, especialmente cuando se urbanizan las zonas ribereñas y se realizan negocios inmobiliarios muchas veces desaconsejados.


Juan Monzón Gramajo


Bajante extraordinaria del río Paraná: preocupa el pronóstico de los próximos meses

Los casi dos años de bajante extraordinaria del río Paraná constituyen el período más prolongado de la serie histórica registrada para este río, según exponen desde la UNNE. La perspectiva de los próximos meses alerta que podrían agudizarse los problemas en navegación, tomas de agua y calidad del agua.

Los incendios en el Delta y su relación con la bajante del Paraná

Un equipo de investigadores estudia la relación entre la bajante del río Paraná, los incendios en el Delta y el manejo pecuario con el objetivo de desarrollar un programa preventivo que permita controlar y mitigar los potenciales incendios en condiciones de sequía.

Advierten que la bajante del Paraná será más pronunciada que la de 2020

Así puede estimarse por los niveles mínimos del río Paraná previstos para este invierno. A un año de la bajante más importante que ocurrió en nuestro gran río en los últimos 50 años, se acentuarán los impactos geomorfológicos en el paisaje. Cegamiento completo de cauces y avance del delta del arroyo Leyes sobre la laguna Setúbal serán los efectos más significativos a nivel local.

Los efectos de los incendios intencionales en los humedales

Los efectos de los incendios intencionales en los humedales

Los resultados preliminares del primer relevamiento hecho por la UNR detectaron que los suelos de las islas frente a Rosario están más compactados y disminuyeron su fertilidad. “El humedal y su biodiversidad están en riesgo, ya no hay margen para continuar con esta agresión”, advierten los especialistas a cargo del relevamiento.

El Paraná presenta su bajante más importante en 50 años

En la Argentina, el Río no registraba estos valores desde la década de 1970. El déficit de precipitaciones en las cuencas brasileñas del río Paraná y del río Iguazú, y la presencia de un “Niño neutro” son factores determinantes. Alteraciones en las cadenas tróficas y en las fases biológicas de la vida que sustenta el río, reducción y desaparición de cauces cercanos, islas que estaban separadas que van a quedar unidas, entre las consecuencias.

El talón de Aquiles de Mendoza

La zona del piedemonte mendocino sigue en el centro de la escena: a los riesgos naturales se agrega la vulnerabilidad social y estructural. Investigadores trabajan en la región.

Canal de videos 104