Universidad de Buenos Aires - Facultad de Agronomía

04 de Junio de 2012 | 4 ′ 37 ′′


Avance de la contaminación en el Riachuelo



La situación actual de la cuenca Matanza-Riachuelo es preocupante y afecta cada vez con mayor gravedad al Río de la Plata que abastece de agua potable a los porteños. Así lo reveló una investigación de la Facultad de Agronomía que en un muestreo del agua halló materia orgánica y metales pesados. La docente a cargo del trabajo habló con Argentina Investiga sobre el proyecto y la propuesta de algunas soluciones.

La cuenca del río Matanza-Riachuelo es considerada la de mayor relevancia regional, por su intensa relación con el crecimiento urbano ocurrido durante el siglo XX. Como consecuencia, registra la mayor cantidad de problemas ambientales debido al vertido de aguas residuales (con o sin tratamiento) provenientes de la industria, efluentes cloacales, desechos domésticos y contaminantes asociados al escurrimiento superficial de aguas pluviales.

Desde 1998, en la Facultad de Agronomía, se investigan las formas de mejorar la situación actual de la cuenca Matanza Riachuelo. La docente Martha Bargiela, de la cátedra de Química Analítica, dialogó con Argentina Investiga acerca de su trabajo de investigación que revela el grado de contaminación, las causas y las posibles soluciones.

-¿Cómo surgió el trabajo de investigación?
-La idea surge cuando vimos que, con el plan de saneamiento de la cuenca Matanza Riachuelo, se limpiaba el agua y no el sedimento, que está debajo y tiene mucha materia orgánica y metal. La relación entre ellos hace que los metales que estaban instalados en un lugar se puedan movilizar hacia otro.

-¿Cuáles fueron los pasos que siguieron para investigar la contaminación?
-En primer lugar, fuimos al Riachuelo en lancha con Prefectura y tomamos muestras. El muestreo de este trabajo abarca toda la cuenca. En algunos casos, las tomamos del fondo y, en otras, en zonas de fácil acceso (como pueden ser la Cuenca Alta y Media y la zona del Riachuelo). Nos pusimos un traje, guantes y máscara para tomar las muestras con tubos especiales. El aroma es terrible, el olor es igual al de un huevo podrido, porque es sulfuro y eso es lo que retiene a los metales en el sedimento.

-¿Qué contaminantes encontraron?
-Los más importantes que encontramos en la cuenca fueron materia orgánica y metales pesados.

-¿Qué hicieron con las muestras?
-Las llevamos al laboratorio y simulamos el contacto con agua no contaminada para ver si el sedimento que estaba altamente deteriorado se quedaba abajo o si se disolvía y vimos que para los metales contaminantes, como el plomo por ejemplo, en los sedimentos controlaban su pasaje hacia el agua y se disolvían, entonces, el agua se deterioraba más. Si limpiamos el agua y tratamos de sacar los sedimentos del fondo le damos oxígeno y los metales, por el movimiento, se liberan y se vuelve a contaminar.

-Entonces, ¿cuál es la situación actual de la cuenca Matanza Riachuelo?
-Es preocupante. En nuestros sistemas de incubación las muestras no se mueven. En el Riachuelo sí y se va al Río de la Plata. El problema con el Río de la Plata es que, aunque sea ancho y tenga mucha agua, es el que nos da de tomar a nosotros. Por ahora está contaminado pero se diluye en el montón, no sé cuánto más va a aguantar.

-¿Cuál sería la solución a corto plazo?
-Cuando navegamos el Riachuelo para tomar muestras con la Prefectura, vimos que las casitas de la gente que vivía alrededor tenían el caño directo al río. Es decir, no sólo se contamina por la industria sino también por la gente. En la actualidad se trabaja con un plan de saneamiento. Otra solución estaría en no quitar las plantas de la ribera porque, como están adaptadas, pueden fijar los metales (ya observado en otros trabajos de la cátedra). Sería una forma de retener los metales que vienen con el agua.

-¿Las personas conocen la gravedad de la problemática?
-La red de procesos en los sedimentos que tiene el Riachuelo es muy complicada. Tiene un historial muy antiguo de contaminación: empezó con los saladeros que tiraban todos los restos de animales al río. Hay poco conocimiento de lo que es el Riachuelo en sí, tanto a nivel local como mundial. Pese a que su contaminación es peculiar en el mundo, no se conoce la problemática.



Hallan microplásticos en las zonas costeras de Buenos Aires

Investigadoras del Instituto de Tecnología (INTEC) de UADE realizaron un muestreo de arena en las zonas costeras del Área Metropolitana de Buenos Aires para analizar la presencia de microplásticos. Los resultados arrojaron la existencia de microfibras plásticas y microperlas. Un estudio de la Universidad de Newcastle advirtió que una persona promedio podría estar ingiriendo, semanalmente, cinco gramos de microplástico, el peso equivalente a una tarjeta de crédito.

Nanotecnología y botellas recicladas para purificar el agua de efluentes urbanos

Con botellas de plástico recicladas y nanopartículas, investigadores de la Universidad Nacional de La Plata y de la Universidad Nacional del Litoral desarrollan un sistema de filtros que sirve para purificar el agua residual urbana. De este modo, a muy bajo costo, logran disminuir su carga microbiana y toxicidad para luego utilizarla para el riego en zonas semiáridas.

Hallan microplásticos en los peces de la costa porteña del Río de la Plata

Un equipo de investigadores analiza la contaminación con microplásticos hallados en el tracto digestivo de los peces de la costa porteña del Río de la Plata. Entre los ejemplares estudiados se encuentran el bagre blanco, el bagre porteñito y la boga, especies con hábitos alimenticios variados.

Los gases del tránsito vehicular son el principal contaminante del aire en la ciudad de Córdoba

Mediciones efectuadas por investigadores identificaron valores de dióxido de nitrógeno (NO2) por encima de los límites máximos recomendados internacionalmente. La topografía de la ciudad tampoco ayuda: Córdoba se ubica en una depresión, por lo cual la circulación y remoción del aire es mucho más lenta.

Reducen la carga contaminante de la vinaza

Reducen la carga contaminante de la vinaza

En ensayos de laboratorio, investigadores tucumanos mejoran la composición de uno de los principales efluentes de la actividad sucroalcoholera

Un fotodesinfectante en productos frutihortícolas para reemplazar a los agrotóxicos

Investigadores desarrollaron un fotodesinfectante para productos frutihortícolas. El producto está en tratativas para salir al mercado. Lo que permite hacer este compuesto es alargar la vida de frutas y verduras desde que se produce la cosecha hasta que llega a la góndola.

Canal de videos 103